La zanahoria es el rubro cuyo precio sufrió los mayores incrementos, pasando rápidamente de 1800 en marzo, a 6800 bolívares en mayo.

Caracas. Los precios de las hortalizas en pocas semanas se dispararon, lo que golpea fuertemente el presupuesto familiar.

De estos rubros, la zanahoria es la que más se ha encarecido. En marzo el kilo estaba en 1600 bolívares, precio que se mantuvo hasta abril, pues en mayo tuvo un salto a 6800 bolívares, más de 300 %.

En  un recorrido realizado por Crónica.Uno se evidenció que además de la zanahoria, los costos de otros bulbos comestibles se han acelerado. El kilo de cebolla actualmente está en 6500 bolívares, y en dos meses subió 59 %, pues en marzo estaba en 4100 bolívares. Un aumento que no va a la par con los ajustes en el salario mínimo.

El pimentón también se ha convertido en un lujo que no muchas familias pueden permitirse, pasó de costar 4700 bolívares en marzo, a 7200 bolívares hoy día, 53% de incremento.

Marcos Monsalve, profesor de educación física residenciado en Agua Salud, comentó su descontento con respecto al aumento de precios, Todavía no me acostumbro a no poder planificar las compras que voy a hacer porque salgo de mi casa pensando que me voy a gastar tanto, termino gastando mucho más y comprando todavía mucho menos de lo que se suponía, pero tengo fe Dios mediante que esto va a cambiar pronto.

Yo entiendo perfectamente que la crisis ataca todos los sectores, que todo está caro y sigue subiendo, ya nos acostumbramos a vivir en esta zozobra, pero lo que nunca voy a entender, es lo que tienen en la cabeza los vendedores que te quieren meter unos vegetales todos podridos al precio de unos frescos, opinó Cecilia Montoya, una ama de casa proveniente de la parroquia El Recreo.

Lee también
Las remodelaciones en el hogar quedaron en el pasado

Otros productos como los tomates, papas, plátano y yuca rondan los 2000 bolívares por kilo. Las variaciones a diferencia de otros alimentos han estado en 30 %.

Pero la alta inflación, que se traga rápidamente los ingresos de los venezolanos, hace que la mayoría de las familias deban reducir las porciones recomendadas drásticamente, inclusive hay quienes indican que no consumen ninguno de esos alimentos a menos que sea para aliñar o darle sabor a un plato específico.

Foto referencial: Mariana Mendoza.



Participa en la conversación