El precio del kilo de café en los mercados no se encuentra por menos de 1,2 millones de bolívares. Y tomarse un cafecito implica gastar desde 80.000 hasta 220.000 bolívares.

Caracas. La producción de café está afectada por la menor disponibilidad de insumos y las regulaciones y no puede atender la demanda. El café molido o en granos se ha encarecido y los ciudadanos tienen que gastar más por el cafecito de las mañanas y de las tardes. 

El consumo de café en la calle ya no todos pueden pagarlo. Un café de pequeño está entre 40.000 y 110.000 bolívares en panaderías y comercios similares. Mientras que el grande va desde los 80.000 a los 220.000 bolívares. 

Frente a esto, los clientes señalan que esos precios están fuera de su presupuesto. Algunos prefieren consumir el café que ofrecen los vendedores ambulantes o abstenerse. “En la calle compro un solo café diario y solo a veces… No todos los días”, agrega Mariana Silva. Esta oferta oscila entre 5000 y 25.000 bolívares. 

Los comercios han tenido que hacer ajustes porque el kilo de café se ha disparado al igual que el costo de los vasos. Y por los precios, las ventas bajan.

“Desde enero las ventas han disminuido, por ello solo compramos tres kilos de café para el trabajo de toda la semana”, declara Mari Fuentes, trabajadora de un cafetín. 

Gregori Vélez, vendedor ambulante, señala que “se nos hace difícil conseguir azúcar, vasos, café”. Agrega que cuando consigue los productos compra pocas cantidades. Sus ventas han disminuido por la crisis de efectivo. 

Actividad en jaque 

La actividad cafetelera no logra dar a basto. El director la Confederación de Asociaciones de Productores Agropecuarios (Fedeagro), Vicente Pérez, señaló que en el país se producían alrededor de 1,6 millones de quintales de café y en la última cosecha se generaron apenas 500.000.

Destaca que en Venezuela se demandan casi 2 millones de quintales de café, de manera que la producción local solo abastece 25 % del consumo. De acuerdo con Pérez, el café ha sido el rubro agropecuario más golpeado por los controles y la escasez de insumos.

Las distorsiones se reflejan en los precios. En los mercados municipales el kilo de café ha subido 400 % en lo que va de 2018

Al inicio del año el kilo estaba en 240.000 y ahora se ofrece entre 1,2 millones de bolívares y en algunos puntos está en 2 millones de bolívares.  

Los productores ofrecen 36 kilos de café a 500.000 bolívares y el producto llega a los mercados con el precio cuatro veces más alto.  

Por esto, la oferta no es amplia y no hay suficientes presentaciones de ¼ de kilo, medio kilo o en grano. 

Eleazar Márquez, conserje, declara que su consumo de café es bajo y que ha optado por reciclarlo. Es decir, utilizar hasta dos veces la borra que sirvió para el café de la mañana.

“Tomarse un café en la calle ya no es accesible. Con lo que pagas por un café de 100.000 bolívares puedes comprar 100 gramos de café en polvo y rendirlo por varios días”, concluye.

Fotos: Reymar Reyes

Lee también
Se hunde la reputación internacional de Venezuela


Participa en la conversación