Los artículos importados que están en supermercados, abastos y farmacias tienen elevados precios y no todos pueden costearlos.

Caracas. El control de precios y la falta de materia prima por la restricción en la entrega de dólares impacta en las operaciones de las empresas y, por tal motivo, productos de fabricación nacional están ausentes en los anaqueles. Sin embargo, en los últimos meses los mercados han comenzado a llenarse de rubros, pero esta vez todos son importados, con precios inaccesibles para el bolsillo del trabajador y en muchos casos de dudosa calidad.

Los que más he visto son los productos de Turquía y Brasil, también he visto otros chinos pero ni loca los compro, me dan mucha desconfianza porque aparte piratean a otras marcas, así que una nunca sabe, expresó Claudia Quintero, ama de casa residente de La Candelaria.

En un recorrido realizado por Crónica.Uno en diferentes zonas comerciales de Caracas, incluyendo supermercados, mercados municipales y una conocida tienda de ropa que ahora se dedica a la venta de productos de consumo importados, se pudo constatar no solo que los precios son “aterradores”, sino que la gran mayoría son simples imitaciones de marcas comerciales.

Los productos regulados poco a poco han desaparecido, por lo que muchas personas han debido optar por estos productos a pesar de los precios. Este es el caso del señor Alberto Granadillo, quien expresó su descontento por tener que comprar productos de marcas raras y poca calidad.

Pienso que el principal problema no es el precio, el problema está en que destruyeron el aparato productor del país para alimentar las importaciones de las cuales solo unos pocos se benefician, todo a costa de jugar con nuestra salud porque mucha de la mercancía que está llegando al país no tienen ningún tipo de calidad. El otro día compré unos atunes de una marca que jamás había visto en mi vida, malo” (sic), contó.

A las limitaciones que tienen las industrias por el control de precios y el control de cambio, se suma la orden dada a las plantas de alimentos y artículos de higiene personal de vender la mitad de lo que fabrican a los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap), por tanto, la disponibilidad de rubros locales en los comercios es menor, y se suplen con los importados.

En los supermercados, por ejemplo, aparece más la pasta importada que la nacional, que varía entre los 4000 y 6000 bolívares. La presentación regulada no la hay. El aceite que se encuentra es de Brasil y Portugal y su precio supera los 10.000 bolívares.

Situación similar se registra con los artículos de higiene personal. En los anaqueles hay toallas sanitarias turcas y chinas cuyos precios oscilan entre 6000 y 14.000 bolívares, la presentación regulada es de 114 bolívares y no se consigue.

La producción de jabón y crema dental está parada por las fallas con el suministro de insumos, no obstante, en los comercios hay esos artículos de diferentes partes del mundo.

El jabón de baño, que está regulado en 10,77 bolívares, se encuentra en los negocios en casi 5000 bolívares y son de Colombia e Indonesia. La crema dental, que tiene un precio fijado en 190 bolívares, en varios establecimientos se encuentra desde 16.000 hasta 24.000 bolívares, algunas son de marchas chinas.

Un reporte de Ecoanalítica reveló que el pasado año las adquisiciones de varios rubros aumentaron y los países que más vendieron fueron Estados Unidos, México, Colombia y Brasil. También hubo importaciones de Suecia, Croacia y Letonia.

Fotos: Omar Villafañe



Participa en la conversación