Ambas ciudades quedaron este viernes sin el servicio a raíz de lo que el gobernador de Bolívar, Justo Noguera, catalogó como un “acto terrorista” en una estación de bombeo.

Ciudad Guayana. Desde las 7 de la mañana de este viernes, los habitantes de San Félix (municipio Caroní) y de Upata (municipio Piar) se quedaron sin el servicio de agua potable.

La empresa hidrológica estadal, Hidrobolívar, informó a través de su cuenta de Twitter que debido a una “falla imprevista” en las estaciones de bombeo Golfo 2 y Golfo 3, el servicio estaba suspendido.

Pero horas después, el gobernador de Bolívar, Justo Noguera, también por la vía de los tuits, informó sobre otra causa: un presunto “acto terrorista” en esas estaciones.

“Debido a presuntos actos terroristas, he  ordenado a todos los organismos de inteligencia del Estado que investiguen y den con los culpables de manera inmediata a quienes hurtaron más de 5000 kg de cables de cobre en la estación de bombeo Golfo II y III del acueducto Macagua”, escribió en su cuenta, @justonoguerap.

En la misma tarde del viernes, Noguera apuntó: “Ya tenemos un equipo multidisciplinario trabajando las 24 horas del día para solventar y establecer el suministro del vital líquido”.

Y  nada…

Sin embargo, en la tarde del sábado la falla persistía: ni en San Félix ni en Upata tenían agua. Después de las 4 de la tarde, Hidrobolívar informó que un equipo “de ingenieros y técnicos de Hidrobolívar y Sidor continúan las labores de recuperación en Golfo2”. No asomó ninguna hora sobre el restablecimiento del servicio.

Más que una eventualidad, en ambas ciudades las fallas del agua son rutinarias. Nada más por la ausencia de ese servicio, a finales de enero hubo una protesta en el sector Inés Romero, de San Félix, luego de que sus vecinos estuvieran si agua durante 20 días.

Lee también
Reparaciones del pediátrico de San Félix duraron hasta las elecciones presidenciales

En el mismo mes, varias comunidades de Upata cerraron calles y autopistas por la misma razón. En ese entonces no hubo excusas sobre actos terroristas, sino sobre la instalación de válvulas en una estación de bombeo. Las excusas abundan. El agua escasea.

Foto referencial



Participa en la conversación