A cuatro años del “Dakazo” los fabricantes e importadores de neveras, cocinas y televisoras siguen sin ver luz. La oferta de aparatos está disminuida y los pocos que hay tienen precios elevados. Equipar una casa implica gastar 79 millones de bolívares.

Caracas. Ahora tenemos menos clientes y los que vienen si acaso solo se llevan un solo producto, cuenta Alexander Rodríguez, gerente de una tienda de venta de electrodomésticos en el oeste de Caracas, que tiene una oferta reducida de neveras, cocinas y lavadoras. El negocio apenas subsiste y la situación de este establecimiento se repite en otros del mismo ramo.

La razón es que el sector electrodomésticos, a cuatros años del “Dakazo”, está acorralado. Por el recorte severo en la entrega de dólares para adquirir equipos y materia prima, muchas fábricas operan al mínimo y los importadores tienen poco que distribuir, por tanto, en los negocios hay escasa variedad de aparatos. “No está llegando nada”, comenta Rodríguez.

Recorrido electrodomesticos. San Martin

¿Qué sucedió?

El sector de electrodomésticos ya venía con dificultades por la menor asignación de billetes verdes de años anteriores, pero el 8 de noviembre de 2013 —un mes antes de las elecciones de alcaldes— quedó contra las cuerdas. Ese día, el presidente Nicolás Maduro inició la denominada “ofensiva económica” y bajo el argumento de atacar la especulación de precios, ordenó rebajar en más de 70 % los precios de todos los artículos que estuviesen en las tiendas Daka.

“He ordenado la ocupación de esa red de tiendas y sacar los productos a la venta a precio justo, que no quede nada en los anaqueles, que no quede nada en los almacenes”, dijo. Medida que luego se extendió al resto de los locales de ventas de electrodomésticos y establecimientos de ropa y calzados, donde durante semanas hubo largas colas para adquirir los productos.

Lee también
Cada vez hay más mascotas abandonadas en las calles de Táchira

Cuando las tiendas quedaron sin casi nada, el Gobierno —a principios de 2014— se comprometió a autorizarles dólares para su recuperación, pero lo aprobado fue poco y desde 2015 esta actividad se ha estado hundiendo. En un recorrido realizado por Crónica.Uno se evidenció que en tiendas del este, oeste y centro de Caracas la oferta es limitada.

Fuentes del sector de electrodomésticos apuntan que por la menor aprobación de dólares los fabricantes están trabajando al mínimo y los distribuidores no cuentan con suficientes artículos importados, por tal motivo, los comercios no tienen mucho que vender.

La deuda de los fabricantes e importadores con los proveedores supera los 200 millones de dólares, y a través del sistema de tipo de cambio complementario (Dicom) se asignaron 4,7 millones de dólares, cantidad que no cubrió todas las necesidades, dijeron las fuentes.

La red que el Gobierno calificó de especuladora en 2013 —Daka— desde el pasado año es la que ha tenido más artículos y aunque en las tiendas la oferta no es tan amplia, sus encargados aseguraron que vendrá nueva mercancía para estos últimos meses. Su oferta es mayor porque han recibido divisas preferenciales para importar productos. Por medio de las subastas del Dicom, al grupo le aprobaron 850.000 dólares, 18 % de lo entregado al sector entre mayo y agosto.

En otras tiendas no hay expectativas de mejorías. El gerente de un negocio en el centro de la ciudad —que pidió mantener su nombre en reserva— cuenta que antes del Dakazo teníamos la tienda full. Teníamos hasta 40 modelos de televisores y ahora no tenemos el capital para llenar la tienda. El costo de reposición de mercancía es sumamente alto, por eso el comercio está prácticamente vacío.

Recorrido electrodomésticos, Pablo Electronica, La Candelaria

Las distorsiones

Lee también
Industriales aseveran que hay una mayor contracción en las ventas

Aquellos que intentan mantenerse operativos recurren al mercado paralelo, por las limitaciones en el acceso a las divisas oficiales. Un 50 % de las compras externas privadas se han financiado por la vía del paralelo, estima Ecoanalítica, por tal motivo, los altos precios.

Uno de los gerentes de tienda apunta que “quienes nos distribuyen van aumentando los precios al ritmo del dólar paralelo”.

Por los elevados precios, equipar una casa con lo esencial como lavadora, nevera, cocina, equipo de sonido y televisor cuesta un promedio de 79 millones de bolívares, hace un año ese presupuesto estaba en 2 millones de bolívares.

Una nevera que en 2016 estaba en 1 millón de bolívares, hoy vale más de 20 millones de bolívares, un aumento de 2000 %. Variaciones similares han registrado otros equipos, como las lavadoras, que estaban en 700.000 bolívares hace 12 meses, ahora se encuentran en unos 12 millones de bolívares. Y un televisor, si se consigue, oscila entre los 14 millones y 19 millones de bolívares.

Estos precios, las familias no los pueden costear, y por ello, las ventas son muy bajas. Los clientes se llevan más artículos pequeños que los grandes, dicen los consultados.

Alexander Rodríguez, encargado de un negocio, relata que “los artículos pequeños son los más vendidos: planchas, batidores, ventiladores. Los artículos grandes se venden esporádicamente”. Otro gerente agrega que “antes colocábamos 50 productos por día y ahora vendemos alrededor de 10 ó 5 artículos, y lo que más se llevan son: licuadoras, batidoras”.

Recorrido electrodomésticos, San Martin

Equipos de segunda mano

Frente a la disminuida oferta de artículos nuevos, muchos comercios están empezando a ofrecer equipos usados y fuentes del sector agregan que esa tendencia se incrementará.

Lee también
Los Abastos Bicentenario se convierten en tiendas Clap y ofrecen artículos de empresas privadas

Rodríguez señala que en el negocio que lleva “hemos optado por vender artículos usados. Una cocina usada cuesta un tercio de lo que cuesta una nueva [5 millones de bolívares]”.

Fuentes del sector de electrodomésticos explican que ya muchos establecimientos ofrecen los equipos en buen estado y se están vendiendo debido a que su precio es inferior.

Añaden que por la coyuntura una mayor cantidad de tiendas estará ampliando su oferta con aparatos de segunda mano. “La industria local es escasa, no hay suficientes dólares para importar, los bienes que se ofrecen tienen precios altos y los comercios atenderán la demanda con artículos usados”.

Recorrido electrodomésticos, Pablo Electronica, La Candelaria

Fotos: Francisco Bruzco



Participa en la conversación