Unos 60 venezolanos se reunieron en las afueras del centro de acopio que resguarda la ayuda humanitaria, ubicado en el Puente Internacional Las Tienditas, para pedir que se permita el ingreso de la ayuda humanitaria a Venezuela.

Cúcuta. Consuelo bromea sobre su apellido, “Chávez”. Pero la risa termina cuando dice que es maestra jubilada, tiene 60 años de edad y 42 años de servicio como docente. En enero fue diagnosticada con cáncer en la tiroides, dice que tiene que cuidar sus cuerdas vocales, pero ella grita, otras 60 personas la siguen: “ayuda para Venezuela”.

Ellos viajaron desde San Antonio del Táchira, cruzaron el Puente Internacional Simón Bolívar para pedir desde el centro de acopio ubicado el Puente Internacional Las Tienditas, que se permita el ingreso de la ayuda humanitaria que envió Esatdos Unidos el pasado 8 de febrero.

Consuelo, como otros 300.000 venezolanos, según hizo referencia el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó —quien se juramentó como presidente presidente encargado de Venezuela— están en riesgo de muerte. Consuelo cuenta que en su caso han intentado ayudarla en Venezuela, pero en el Hospital Oncológico del Táchira no la pueden operar porque en los quirófanos no funciona el aire acondicionado y hay muchos pacientes en espera.

Consuelo Chávez cruzó la frontera de Venezuela con Colombia para pedir que sea permitido el ingreso de la ayuda humanitaria. Foto: Luis Morillo

El seguro médico le cubre 10.000 bolívares, pero tan solo la consulta preoperativa cuesta 25.000 bolívares. Consuelo logró obtener el Permiso Especial de Permanencia en Colombia y así pudo obtener una cita médica para que la atiendan en el Hospital Erasmo Meoz de Cúcuta.

“Estoy aquí aportando mi granito de arena para que la ayuda humanitaria llegue a nuestro país. Y si Dios me socorre con la ayuda humanitaria, bienvenida sea”, dice. Pero aclara que lo más importante es que los niños sean atendidos: “Esa es la parte que a uno como docente le llega al corazón, ellos son el futuro. Por capricho de un gobierno, esta ayuda no pude pasar”, sostiene mientras señala los galpones que guardan 50 toneladas de alimentos y medicamentos para cinco hospitales tipo IV y pacientes oncológicos, con cuadros de desnutrición, diabéticos e hipertensos.

Lee también
Puente Tienditas: el elefante blanco por el que nunca ha pasado nadie
Venezolanos gritaron en las afueras del centro de acopio que el país requiere de insumos médicos para salvar la vida de cientos de personas. Foto: Luis Morillo

La Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid) ha dicho que el cargamento contiene alimentos, suministros médicos, artículos de higiene personal y productos nutricionales.

William Rojas, miembro de la ONG Operación Libertad, también se plantó durante cuatro horas en las afueras del centro de acopio. “Lo que necesitamos es que esta ayuda humanitaria no se quede aquí en Cúcuta, sino que en realidad llegue a Venezuela, es allá donde la estamos necesitando. Ya que estamos tan cerca, tenemos que dar ese paso”, expresó.

Rojas ya no quiere ver a familias llorar porque los hijos migran en buscan de oportunidades. “Esto no se trata de un tinte político, de una ideología, se trata de humanidad”.

Este martes, Consuelo y Rojas se reunieran en el Centro Cívico de San Antonio del Táchira para marchar por la juventud, por los caídos, por los enfermos.


Participa en la conversación