En la avenida principal de Las Mercedes, justo donde fue asesinado el joven de 27 años el 10 de mayo, sus amigos, compañeros y familiares colocaron flores y una bandera de Venezuela como homenaje.

Caracas. “¡Nos están matando a nuestros niños!”, exclamaban entre llanto representantes en el estacionamiento del Colegio San Ignacio de Loyola, antes de iniciar una caminata hasta la avenida principal Las Mercedes en homenaje a Miguel Castillo, exalumno de la institución asesinado este miércoles 10 de mayo.

La convocatoria de la caminata fue realizada por la Asociación Antigua de Alumnos del Colegio San Ignacio “sin tintes políticos”.

Con ropas negras o franelas rojiblancas —colores distintivos del plantel— alumnos, exalumnos, representantes, profesores, amigos, allegados de Castillo y población civil, comenzaron a reunirse en el estacionamiento de la unidad educativa antes de iniciar la marcha.

Los abrazos y palabras de aliento no fueron suficiente consuelo para calmar las lágrimas de aquellos que conocieron al joven, licenciado en Comunicación Social de la Universidad Santa María (USM).

Lee también
Miguel Castillo soñaba con ser periodista deportivo

Según el ministro de Relaciones Interiores, Justicia y Paz, Néstor Reverol, el joven de 27 años recibió un impacto de bala en el brazo derecho, mientras se encontraba en una manifestación convocada por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), en Las Mercedes.

Sin embargo, en horas de la noche del mismo día, el diputado Diosdado Cabello dijo que fue  asesinado por “un disparo de cuatro a cinco metros, por ellos mismos [en alusión a la oposición]”.

Compañeros de Castillo ondeaban la bandera del colegio

Justo a las 10:22 a. m., dio inicio la caminata. Al frente, sus compañeros de promoción ondeaban una bandera de Venezuela, junto con el escudo de la institución, volteadas como símbolo de protesta.

Esperamos que su muerte no sea en vano. Que ayude a reconstruir la paz en el país.  Realizamos esta caminata solo con Dios y la oración como bandera”, comentó Guillermo Ochoa, encargado de la asociación que convocó la actividad.

Ochoa recordó que Castillo perteneció al equipo de béisbol de la institución. “Miguel era beisbolista, era un gran jugador. Esto es un momento de gran tristeza para nosotros”.

Sus compañeros de equipo también estuvieron en la convocatoria, vistiendo el uniforme negro y naranja que compartieron con su amigo.

La franela de Miguel era el n.°36. Así lo hizo notar uno de sus compañeros, al llevar un papel pegado en su pecho con estos dígitos. Sus ojos rojos, producto de las lágrimas, fueron ocultados bajo lentes oscuros.

Mientras tanto, la caminata continuaba junto con niños, jóvenes, adultos, monjas. Cada uno con paso lento y en silencio, bajo un sol que no inmutó a los asistentes.

Estudiantes, profesores y población civil atendieron el llamada para conmemorar la muerte del joven de 28 años

Desde un camión con cornetas, uno de los padres de la unidad educativa lideró las oraciones, respondidas al unísono con voces quebrantadas.

Detrás del vehículo iban dos carros. A bordo estaban los familiares de Miguel, quienes con miradas perdidas, respondían a los saludos de los conocidos.

Durante el recorrido, carros y transeúntes detuvieron sus acciones para observar a los marchantes. Los más curiosos sacaron sus celulares para grabar el sentido homenaje, mientras que otros no aguataron la emotividad y se fueron en llanto.

Aunque la marcha transcurría con tranquilidad y sin consignas, al llegar a la avenida Francisco de Miranda, a la altura de la avenida Libertador, el padre usó el megáfono para pedir un minuto de silencio. El resto acató y solo se escuchó el paso de los carros.

Justo antes de doblar a la avenida principal de Las Mercedes, alumnos y exalumnos entonaron el himno a San Ignacio de Loyola y el de la institución, con especial sentimiento.

Cuando la caminata llegó a su destino, frente al Centro Venezolano Americano (CVA), el llanto aumentó cuando todos colocaron sobre el pavimento, justo en el punto donde Castillo fue asesinado, una bandera de Venezuela con flores blancas y estampillas de santos.

Amigos y compañeros voltearon las banderas de Venezuela y del colegio como símbolo de protesta

El sonido de una trompeta acompañado por los versos del capítulo 5 del libro de Mateo dieron por concluido el homenaje.

“¡Que viva el Colegio San Ignacio! ¡Que viva Miguel Castillo! ¡Que viva Venezuela!”, gritaron los asistentes antes de iniciar la caminata de regreso a las instalaciones de la institución, quienes decretaron día de duelo por la pérdida.

En en lugar también estuvieron presentes los alcaldes de los municipios Chacao, Ramón Muchacho; Sucre, Carlos Ocariz y El Hatillo, David Smolansky, junto con el gobernador del estado Miranda, Henrique Capriles Radonski, quienes expresaron su apoyo a la actividad y pidieron el cese de la violencia en las manifestaciones.

39 muertos

De acuerdo con cifras del Ministerio Público han muerto 39 personas en el país bajo el marco de las protestas, iniciadas el pasado 1° de abril por parte de la MUD, luego de que el Tribunal Supremo de Justicia asumiera, a través de unas sentencias, las competencias de la Asamblea Nacional.

Vea en imágenes el homenaje a Miguel Castillo:

Fotos: Luismiguel Cáceres



Participa en la conversación