Un gandola debe abastecer de gasolina hasta tres estaciones de servicios en Barquisimeto. Las colas son interminables en la región.

Barquisimeto. Más de dos semanas se contabilizan ya desde que la escasez de gasolina se agudizó en el estado Lara; y la situación no ha hecho más que agravarse, al punto de que las 105 estaciones de servicio que funcionan en la región están siendo surtidas con apenas entre cuatro y cinco gandolas.

Una gandola, que carga 36.000 litros de combustible, es enviada  para que surta a dos y hasta tres estaciones, indica Azalia Colmenárez, secretaria general del Sindicato de Trabajadores de Bombas de Gasolina del estado Lara. Esto hace que la mayoría de las estaciones no estén recibiendo combustible.

Colmenárez explica que ya antes de que recrudeciera la escasez la región era abastecida, a medias, con unas 10 gandolas diarias que fueron disminuyendo progresivamente.

La poca producción en las refinerías, actualmente Lara depende del Centro Refinador El Palito antes era abastecida desde el centro de distribución Mapora, sumado a ello una flota de transporte paralizada por la falta de baterías, cauchos y repuestos, son algunos de los factores que han determinado la falta de combustible en la región y en el resto del país.

“Para el Gobierno es beneficioso que cierre una bomba, pues es una gandola menos y un problema menos, tenemos otros casos en los que hemos reducido de islas porque los surtidores se han dañado y es muy costoso repararlos”, señala Colmenárez.

Hasta tres días

En cada estación la situación es un drama, cada quien tiene una historia distinta, gente que viene de municipios foráneos porque en Barquisimeto se hace más «fácil» surtir, personas que les ha tocado dormir en el carro hasta tres días para echar combustible, otras que han cambiado comida y algunas que han pagado hasta 10 dólares en las colas VIP que se hacen en algunas estaciones.

Colas de hasta tres días en Barquisimeto

Las colas además transcurren entre cortes eléctricos en las estaciones de servicio y esperar que surtan la gasolina.

Noel Moya, que viene de Churuguara -estado Falcón- comenzó a las 8:00 de la noche del domingo pasado a hacer la cola en la carrera 15 con calle 51 al oeste de la ciudad, tenía la esperanza de echar gasolina el lunes, pero el camión no llegó. Estaba a dos cuadras de la estación, pero tampoco podía retirarse porque no le iba a alcanzar el combustible para retornar a su hogar, por fortuna vecinos de la zona lo ayudaron con  comida y así Moya se pudo mantener esos días, hasta que el martes llegó la gandola y pudo equipar.


Participa en la conversación