En medio de la protesta que realizaron frente al rectorado aseguraron que la diáspora de profesores se ubica en 20 % y la de estudiantes en 45 %. La beca estudiantil es de solo cuatro bolivares soberanos. Profesores, trabajadores administrativos y obreros de la Universidad de Carabobo se ven afectados por la crisis presupuestaria.

Valencia. Luz María de Romero, quien trabajó por 25 años en la Dirección de Información de la Universidad de Carabobo y lleva 12 años jubilada, se sumó este lunes a la acción de protesta que se llevó a cabo a las afueras del Rectorado, en la Avenida Bolivar Norte de Valencia, por considerar que su salario actual le resulta insuficiente para mantenerse.

Su salario mensual es de 3.000 bolívares soberanos. Asegura que, con esa cantidad, no puede cubrir sus gastos de alimentación y medicinas. Recordó que mientras estuvo activa, su salario le alcanzaba para llevar una vida “cómoda”.

Con mi sueldo pude comprar casa, carro y hasta pagar el colegio de mis tres hijos. Estudiaron en uno de los colegios más caros de Valencia. Logré crecer como profesional. Ser un trabajador de la Universidad de Carabobo era sinónimo de excelentes beneficios y remuneración”.

Ulises Rojas, vicerrector académico de la UC, indicó que el salario de los universitarios se ubica 1,5 por encima del salario mínimo de 1800 bolívares soberanos, que entró en vigencia en septiembre de este año.

“El salario es de hambre. Nos coloca a todos en una misma escala salarial, no se está respetando la meritocracia”, dijo.

Asimismo, apuntó que la crisis económica que envuelve a la UC no permite que se pueda invertir en investigaciones en aras de dar mayor conocimiento a la población docente y estudiantil. Las bibliotecas tampoco han sido dotadas.

Lee también
Goodyear cesa operaciones en Venezuela

En referencia al comedor y al transporte estudiantil dijo que no están operando con normalidad, pues no está funcionando gran cantidad de autobuses. “En el comedor la situación es precaria”.

De acuerdo con la estadística aportada por Rojas, la diáspora de docentes se ubica en 20 % y la de estudiantes ronda 45 %. La beca estudiantil es de cuatro bolívares soberanos.

“Muchos estudiantes se han inscrito y aparecen como activos, pero la realidad es que no asisten a las aulas de clase porque deben trabajar ya que no pueden costear sus estudios universitarios. La beca para estudiantes no alcanza ni para un pasaje”.

Las exigencias de los universitarios al Gobierno son claras: que se respete la escala, que los ubicaba en 4,5 salarios por encima del sueldo mínimo, y que se dote de insumos para impartir clases, de manera que se pueda garantizar que la población estudiantil acuda a las aulas. No descartan continuar con acciones de calle hasta lograr las reivindicaciones salariales.

Fotos: Leomara Cárdenas


Participa en la conversación