Por primera vez se realizó un operativo de seguridad en esta parroquia de Caracas. Una fuente extraoficial contó que los grupos armados apoyaron a los funcionarios, porque les conviene que acaben con el hampa en sectores donde no tiene dominio.

Caracas. El barrio El Observatorio es una de las pocas zonas del 23 de Enero donde no mandan los colectivos, si no el hampa. Por eso, la Operación de Liberación y Protección del Pueblo (OLP) madrugó el jueves por esos lares, por primera vez a un año de su lanzamiento.

Los vecinos comentaron que entre 4:00 am y 5:00 am se desplegaron funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) y el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc).

Nadie sabía qué estaba pasando. Quienes salieron a trabajar, muy temprano, avisaron a través de llamadas y mensajes de texto a sus familiares para que tuvieran cuidado.

“No sabíamos qué pasaba. Se oyeron tiros en la madrugada, pero como eso es normal mi hija salió a trabajar sin problema. Luego me avisó que había demasiados policías y me dio miedo ir al trabajo, por si se armaba un tiroteo y caía un inocente”, soltó una habitante de El Observatorio, quien por seguridad pidió no revelar su nombre.

El paso estuvo trancado desde el sector La Marina, hasta el final de La Silsa y el bloque 50, por ende no había transporte público y la gente tuvo que caminar bastante para poder llegar a sus casas. “Yo vivo en la parte baja y es lejos, daba miedo caminar por ahí porque nos podía pasar algo”.

Los habitantes se sintieron intimidados al ver gran cantidad de funcionarios, con pasamontañas negro y portando armas largas, por eso se encerraron en sus casas hasta la noche.

OLP 23 Enero 1

“Veíamos esas armas largas y nos daba muchísimo miedo. La información se corrió entre los vecinos, porque no teníamos información de nada, nos enteramos por las redes sociales”, relató otra vecina.

Señalaron que las zonas que visitaron son las más peligrosas del 23 de Enero, porque no hay dominio de los colectivos. El más cercano es el de La Piedrita, que está en la parte baja de El Observatorio, y ni siquiera se mete para allá, de acuerdo con testimonios.

Lee también
Rutas peligrosas son conocidas por todos menos por la policía

El ministro de para Relaciones Interiores, Justicia y Paz, Gustavo González López, informó a través de su cuenta en la red social Twitter que cinco antisociales fallecieron durante un enfrentamiento con las autoridades, entre el 23 de Enero y San Juan, donde este jueves se desplegó la OLP.

Entre los fallecidos estaba “El Lagarto”, cabecilla de la banda que operaba en El Observatorio, y tres integrantes. También cayó alias “El Yumi”, quien pertenecía a la banda “El Macuá”.

OLP 23 Enero 2

Además detuvieron a 17 sujetos dedicados al secuestro, homicidio, tráfico de drogas y extorsión. Decomisaron siete armas, un facsímil de fúsil M4, dos granadas, 2.254 kilogramos de droga y dos millones de bolívares en efectivo.

El 13 de julio la operación cumplió un año desde su despliegue, que inició en la Cota 905. González López destacó que desarticularon 157 bandas, detuvieron a 2.399 personas e incautaron 1.492 armas.

Colectivos no pasan a esas zonas

Una fuente ligada con los grupos armados del 23 de Enero dijo, de manera extraoficial, que no se opusieron para que los funcionarios entraran a esos sectores, pues al parecer les conviene que le den un golpe al hampa, ya que ellos no dominan esas comunidades.

El Mirador, la redoma del bloque 37, El Observatorio y los bloques 2 y 3 de La Silsa, son algunas de las zonas donde los colectivos no mandan, y que además se conectan con El Guarataro. “Ahí hay puros malandros, por eso los colectivos colaboran con la OLP para que pasen, ni ellos se atreven a entrar para allá”.

Habitantes de El Observatorio contaron que siempre ha sido muy peligroso, pero que recientemente ven mucho armamento y sienten que los delincuentes están más alborotados.

Lee también
Colectivos del 23 de Enero venden un fusil en 3 millones de bolívares

A principios de 2016 quemaron y descuartizaron a un joven. Otros de los casos más reflejados por la prensa, fue 11 de mayo, cuando unos hampones detonaron una granada durante un enfrentamiento con el Cicpc y falleció un niño, de seis años, y seis personas resultaron heridas, entre ellas una niña, de tres años.

A mediados de junio, Ana Zambrano, de 43 años, quedó atrapada en un tiroteo entre las bandas que se disputan el control de la droga.

 “Todo el mundo se encierra temprano, a las 9:00 pm estoy llamando a mi hija si no ha llegado. Los malandros están desatados, se caen a tiros a cualquier momento por el control de la zona”, indicó una residente.

Desde que se conformaron los colectivos en el 23 de Enero, los vecinos han contado que poco ven a los cuerpos de seguridad, pues no se lo permiten. “Cuando matan a alguien pasan muchas horas para que pueda venir el Cicpc, es el único momento donde los vemos”, agregó un habitante de Agua Salud.

Incluso, cuando hay actividades políticas los dirigentes deben pedirles permiso a ellos o de lo contrario los intimidan para que salgan de la zona, de acuerdo con el testimonio de un líder comunitario de oposición.

Lee también
Vecinos del 23 de Enero están cansados del terror de los colectivos

“Si eres de oposición no pueden expresarlo porque ellos te intimidan. Nosotros tenemos que ponernos la camisa del partido en el Metro, porque nos da miedo que nos hagan algo”.

De hecho los vecinos admiten que desde que se conformaron estos grupos, en el mandato del presidente fallecido Hugo Chávez, se comenten pocos delitos en la zona porque los antisociales recibirán un castigo por parte de los colectivos.

“Ellos dominan todo, hasta la comida y si andan molestos, como la vez que perdieron la Asamblea Nacional, no dejan a la gente hacer cola para comprar. Ellos son los que mandan en el 23 de Enero y por eso los cuerpos de seguridad no vienen”, sentenció un residente.

Fotos: Twitter @GonzalezMPPRIJP


Participa en la conversación