A esta institución ubicada en el municipio Mariño del estado Aragua, con más de 80 años siendo pionera en la formación de docentes rurales, la delincuencia no le da tregua. Antes del decreto de alarma por la COVID-19, otros 30 robos en sus instalaciones la dejaron prácticamente desmantelada.

Aragua. Ya son dos meses de aislamiento y distanciamiento social decretado por el gobierno de Maduro para evitar la propagación del COVID-19. Pero en ese lapso, la delincuencia sigue actuando a sus anchas. Ejemplo de ello son los 25 robos que se han contabilizado durante la cuarentena en el Instituto Pedagógico Rural El Mácaro Luis Fermín, ubicado en el municipio Mariño del estado Aragua.

Debido a los constantes robos que se registran en la institución mucho antes del decreto de alarma por el COVID-19, sujetos desconocidos sustrajeron más de 200 metros de cableado eléctrico adquiridos en marzo para reactivar la bomba de agua, inoperativa desde 2016 y también para reabrir el comedor.

pedagógico el mácarao
Los delincuentes han sustraído más de 200 metros de cables. Foto:Cortesía.

Los delincuentes se han llevado, entre otras cosas, el tablero principal de la universidad que distribuía la energía eléctrica a 75 % de la institución y en lo sucesivo ha sustraído aires acondicionados, parte del cableado eléctrico, un banco de transformadores, tableros con sus respectivas brequeras y los equipos de oficina de la dirección de la universidad, subdirección de docencia y de la asesoría jurídica.

A la par, dejan destrozos como parte del vandalismo.

Martín Sánchez, presidente de la Federación de Centros de Estudiantes de El Mácaro, condenó el desmantelamiento del que es objeto el pedagógico por parte de delincuentes que a diario ingresan a la institución para robarse lo poco que queda, ante la mirada inerte de los cuerpos de seguridad de la región.

«Todas las noches van por una oficina diferente o por áreas, cargando lo que encuentran a su paso«, contó una estudiante de pregrado.

De enero a marzo, al menos 30 robos fueron contabilizados por las autoridades universitarias y la dirigencia estudiantil. El pedagógico rural suspendió este año el servicio de vigilancia privada, por falta de pago por parte de la Oficina de Planificación del Sector Universitario (Opsu). Y aunque en el 2019 la situación fue similar, al menos la presencia constante de personal docente, estudiantes, empleados y obreros, minimizó la incursión delictiva.

Lee también
Julio cierra con Caracas como el epicentro de la pandemia en el país con 3400 casos y 23 fallecidos

El Instituto Pedagógico Rural El Mácaro Luis Fermín cuenta apenas con 180 estudiantes en Educación Rural, Informática, Matemática, Lengua y Literatura, Educación Física, Educación Inicial e Integral. Para el 2005, la institución tenía una plantilla de 6000 estudiantes en el ámbito nacional entre pregrado y posgrado.

pedagógico el mácaro
Entre los robos se cuentan los bancos de transformadores y tableros con sus respectivas brequeras. Foto:Cortesía.

El pedagógico El Mácaro, fundado en 1938 por Eleazar López Contreras como Escuela Rural El Mácaro, fue la primera escuela normalista del país. En la actualidad ofrece las carreras de pregrado en Educación Primaria, Educación Inicial, Educación Rural, Educación Intercultural Bilingüe, Informática, Matemática, Lengua y Literatura y Educación Física, además de ocho posgrados, dos maestrías, así como un doctorado y un posdoctorado.

En 1992 el instituto se incorporó a la Universidad Pedagógica Experimental Libertador para ser parte de la única universidad en formar pedagogos en zonas rurales de Venezuela.

Cuenta con la sede principal ubicada en Turmero, estado Aragua y tiene presencia en otros siete estados de Venezuela entre Centros de Atención y Extensiones Académicas, en Guárico (Altagracia de Orituco, San Juan de los Morros, Valle de la Pascua y Camagua), Apure (San Fernando y Achaguas), Amazonas (Puerto Ayacucho, Atabapo, Isla Ratón), Falcón (Dabajuro, Pueblo Nuevo de la Sierra, La Cruz de Taratara y Yaracal), Zulia (Machiques, La Guajira) Bolívar (Santa Elena de Üairén, Canaima) y Delta Amacuro (San Francisco de los Guayos).

A partir del estado de alarma por la COVID-19, El Mácaro ha procurado adaptarse a la nueva modalidad docente a través de las clases online, a pesar de las fallas eléctricas y el pésimo servicio de Internet.

El Departamento de Prensa de la institución señaló en un comunicado que: “Se ha logrado el contacto con los estudiantes a través de WhatsApp, la app con mayor acceso, Facebook, correo electrónico, conferencias en línea. Se envían enlaces de páginas y de blogs para complementar el material de investigación, mientras el Consejo Académico está evaluando incorporar otras aplicaciones y medios tecnológicos para culminar el periodo correspondiente”.

Lee también
Un centenar de retornados de Madrid pasa cuarentena en hoteles de Catia La Mar pagando entre $60 y $100

Las autoridades del Instituto Pedagógico Rural El Mácaro Luis Fermín encabezadas por su director, el doctor José Lara, solicitaron el pasado 2 de mayo al comandante general de la Policía de Aragua y secretario de seguridad ciudadana, general José Viloria, el patrullaje constante dentro de las instalaciones para que cesen los robos en la casa de estudios. Este se habría comprometido a prestar apoyo policial con participación de funcionarios regionales y municipales.


Participa en la conversación