Una encuesta realizada por la Comisión de Desarrollo Social del Parlamento arrojó que casi 60 % de los consultados dejó de asistir a su trabajo para ir a hacer cola y poder conseguir alimentos.

Caracas. Las rutinas de los venezolanos se han modificado debido a la dificultad que enfrentan al momento de encontrar y comprar comida. Hacer cola desde horas de la madrugada, adquirir los productos a precios exorbitantes a manos de los bachaqueros o intercambiar algún objeto por otro que necesite, son algunas maromas a las que los ciudadanos han tenido que recurrir para tener en la despensa harina precocida de maíz, arroz y también artículos de higiene personal como desodorante o pasta dental.

La escasez y los altos precios han llevado a los venezolanos a recortar su alimentación. Una encuesta realizada por la empresa More Consulting reveló que 53,9 % de los consultados declaró haberse ido a la cama por la noche con el estómago vacío debido a que en la alacena de su hogar no había suficiente comida.

26
Gráfica de la encuesta.

El estudio de la institución presentó una muestra aleatoria de 2.000 casos y un margen de error de 2,19 %, entre el 8 y 12 de agosto del año en curso. Este es una iniciativa del diputado a la Asamblea Nacional (AN), Miguel Pizarro, quien preside la Comisión de Desarrollo Social Integral del Parlamento.

En relación con el tema de la alimentación del venezolano, la encuesta situó en tres grandes grupos la frecuencia de su alimentación en promedio al día (3 veces o más, 2 veces o 1 vez) y también detalló la calidad de la comida de acuerdo con el tipo de proteínas que consumen, según las categorías: “dieta óptima”, “dieta media” y “dieta grave”.

Solo 24,8 % de la población estudiada pertenece al primer grupo (dieta óptima) —lo que representa alrededor de 7,4 millones de habitantes— y lo componen quienes declararon comer 3 veces al día y, además, de forma balanceada.

27
Gráfica de la encuesta.

El 47,9 % de los encuestados integra el grupo de “la dieta media” —lo que equivale a cerca de 14,4 millones de habitantes—, en donde algunos declararon comer 2 veces al día aunque de forma balanceada, mientras que otros se alimentan 3 o 2 veces diarias pero consumen proteínas de “segundo” nivel.

Por último, están los que pertenecen a “la dieta grave”, que abarcan 24,2 % de la muestra total — 7,3 millones de habitantes— y aseguraron alimentarse al menos 2 veces en promedio al día, sin proteínas de ningún tipo.

¿Cómo consiguen la papa?

Las “vías” a las que ha tenido que recurrir el venezolano para conseguir comida son diversas. La encuesta arrojó que 15,7 % de los consultados expresó que busca los alimentos entre los residuos desechados por establecimientos comerciales, y solo 13,6 % lo hace mediante la entrega de las bolsas de los Clap.

Lee también
Gobierno dará órdenes a los Clap a través de una revista

En la encuesta, los consultados podían escoger hasta dos opciones para responder cómo consiguen la comida. 52,3 % de las menciones señalaron que el recurso habitual son los bachaqueros o buhoneros, seguido por 45,8 % que lo hace mediante las redes de supermercados privados.

Por su parte, 36,7 % consigue alimentos gracias a algún familiar o a través de intercambios con otras personas; y 30,1 % lo hace por medio de las redes de supermercados públicos (Mercal, Abastos Bicentenario).

Por la necesidad de buscar alimentos, medicinas y productos de higiene personal el ausentismo laboral se ha incrementado. El estudio indica que casi 60 % de los consultados dejó de asistir a su trabajo para ir a hacer cola y poder conseguir la comida.

25
Casi el 90% de los consultados declaró sentir temor de quedarse sin comida en su casa.

Participa en la conversación