A dos años de su detención el diputado Juan Requesens llama a Venezuela a no rendirse

juan requesens | desapariciones forzadas

La familia, abogados y compañeros de partido del diputado Juan Requesens recordaron los dos años de prisión transmitiendo al país un mensaje de fortaleza. Denuncian que brote de COVID-19 en el Helicoide pone en peligro la vida de todos los presos políticos allí recluidos.

Caracas. “¿Qué quiere Nicolás Maduro? ¿qué quieren los militares? ¿qué quiere el gobierno? ¿Mantenerse en el poder a costa de los 25.000 o 30.000 venezolanos que mueren en este país cada año? ¿Maduro me va a decir que yo no puedo protestar? Yo no puedo decir que esto se lo llevó quien lo trajo. Yo me niego a rendirme. Me niego a arrodillarme frente a quienes hoy pretenden quebrarnos la moral”.

Era la 1:30 de la tarde del martes 7 de agosto de 2018 y el diputado Juan Requesens expresaba así su indignación ante la plenaria de la Asamblea Nacional por la persecución y amenazas de la que era objeto por esos días su colega de partido, José Manuel Olivares, y en general por la opresión sistemática contra la oposición. Unas siete horas más tarde, una comisión del Sebin se lo llevó a rastras y empujones desde su residencia en Caracas junto con su hermana, Rafaela Requesens. Ella fue liberada a las pocas horas. Él cumple este viernes dos años tras las rejas.

Pero el argumento de la fiscalía para justificar su detención no fue aquel discurso, ni ningún otro que hubiera pronunciado antes en la AN o en la calle, sino su supuesta participación en el complot que tres días antes, el 4 de agosto de 2018, desembocó en el estallido de un dron frente a la tarima presidencial ubicada en la avenida Bolívar, desde donde Nicolás Maduro ofrecía un discurso.

Lee también
Mauricio se recuperó de la COVID-19 sin pasar por el sistema público de salud y fuera del registro oficial

El juicio apenas si ha avanzado en dos años, denuncia periódicamente su defensa. Se le acusa de siete delitos, entre ellos intento de homicidio e intento de magnicidio, ambos en grado de frustración. Repentinamente, y en medio de la pandemia, el tribunal de la causa convocó para el jueves 6 una audiencia con todos los imputados y víctimas, que a la postre fue diferida para el próximo martes 11 de agosto.

Llamado a la unidad
violaciones de los derechos humanos
Durante el foro organizado por la Fundación Juan Germán Roscio, resaltaron la fortaleza del diputado Requesens al enfrentar un juicio injusto.

Este viernes, durante el foro Libertad de Conciencia y Lucha Democrática, Juan Requesens padre afirmó que el pasado 6 de agosto, durante una llamada telefónica que le fue permitida a su hijo, este mostró su fortaleza espiritual y envió un mensaje de ánimo a los venezolanos.

“Ayer envió un mensaje al pueblo venezolano, a su partido, a sus compañeros. Los instó a seguir adelante, a que los obstáculos que pongan y las vicisitudes no transformarlas en pesimismo sino que se encienda la llama por lograr la Venezuela que queremos. A la dirigencia, que tienen que trabajar con las bases. Y un llamado constante a la unidad. La unidad en la lucha democrática es fundamental”, parafraseó Requesens padre.

Dijo que su hijo se mantiene optimista, fuerte y que le transmite ánimo al resto de la familia: “Son dos años de cárcel en la vida de una persona. Pero él es un ente que combate con fortaleza los peores embates. No ha sido fácil, pero nos hemos fortalecido por su pensamiento, su optimismo, fuerza y capacidad de levantarse”.

En el foro también participaron la joven activista cubana Rosa María Payá, fundadora de Cuba Decide e hija del disidente cubano muerto en 2012, Oswaldo Payá; el comisionado presidencial para las relaciones exteriores, Julio Borges y el abogado de Requesens, Joel García.

Lee también
En El Cercado en Barquisimeto las fallas de los servicios públicos son un dolor de cabeza
Juan Requesens se mantiene firme

Payá afirmó que el caso de Requesens “es inspirador para todos los que luchamos en América Latina, afectados por los mismos sistemas criminales”.

Afirmó que tras el crimen contra su padre, ella y su familia fueron impedidos de presenciar el juicio contra el supuesto culpable de los hechos, pues no les dejaron entrar al tribunal. Situación similar a la vivida por la familia Requesens.

“Juan responde con total honestidad. Cuando dice se niega a rendirse no es que quiere ser un mártir, sino que está convencido de que su causa es justa, de que su causa es la correcta no solo para él sino para todos los venezolanos y que está convencido de que es posible vencer el sistema criminal que esta rigiendo en su país”, señaló Payá.

Joel García, por su parte, no dudo en afirmar que su defendido no está preso sino “secuestrado” porque en su proceso se han violado todos los preceptos legales y constitucionales específicos para enjuiciar a un diputado: detención en flagrancia o con pruebas, traslado a su residencia, antejuicio de mérito, allanamiento de la inmunidad parlamentaria y, finalmente, pase a juicio.

“Requesens no lo ha pasado fácil. Ha sido víctima de violaciones de los derechos humanos, aislamiento, maltrato. Sin embargo, cada vez que tenemos la oportunidad de hablar con él, Requesens se mantiene firme y mantiene que se niega a rendirse o a arrodillarse”, dijo el defensor. Destacó que en su expediente “no hay ni un solo elemento de convicción” que lo implique o vincule a los hechos y así lo han demostrado, dijo, en las audiencias.

Lee también
Lo más reciente del 11 de septiembre de 2020
Preso y expuesto al COVID-19
juan requesens | desapariciones forzadas | presos políticos
El diputado Juan Pablo Guanipa exigió que todos los presos políticos en el Helicoide sean trasladados a sus casas. Foto: Luis Morillo

Por otra parte, el dirigente nacional de Primero Justicia, diputado Juan Pablo Guanipa, ofreció una rueda de prensa con motivo de los dos años de prisión de Requesens para denunciar que a la lista de atropellos en su contra se suma ahora el alto riesgo de contagio de COVID-19.

Como se sabe, esta semana familiares, defensores de presos políticos y diputados denunciaron el traslado de uno de los detenidos en el Helicoide a un centro de salud por supuestamente haber dado positivo al coronavirus.

“Está demostrado que el coronavirus llego al Helicoide. Sabemos que Requesens tiene una condición por haber sido operado y por eso no mantiene una salud óptima. No debería estar preso pero ante ese juicio injusto y dilatado, lo lógico es que él y todos los presos políticos estén en sus casas”, afirmó Guanipa.

Confirmó que se ha solicitado a distintas instancias internacionales, entre ellas la representación que mantiene en el país la alta comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, de gestionar el ingreso de sus observadores a las instalaciones donde hay presos políticos para verificar sus condiciones y abogar por sus traslados a sus casas.

Foto principal: Francisco Bruzco, archivo Crónica.Uno


Participa en la conversación