Los padres de Juan Pablo Pernalete, ONG de derechos humanos, dirigentes sociales y políticos reaccionaron contra los señalamientos del fiscal designado por la ANC, Tarek William Saab, sobre homicidios cometidos por funcionarios. Y coinciden en que ha mentido y  busca “salvar” la cadena de mando.

Caracas. Si Tarek William Saab deseaba cambiar la percepción de que en Venezuela no se ha hecho justicia en los homicidios del estudiante Juan Pablo Pernalete y el dirigente de PJ Fernando Albán, no lo logró.

Al menos, los padres de Pernalete así lo expresaron ante las declaraciones de Saab de este sábado.

“Hubo un cambio en la versión de la fiscalía, un cambio de Tarek William Saab. Con este pretende garantizar la impunidad de la cadena de mando. Habla de complicidad correspectiva como si a nuestro hijo lo hubiese asesinado un tumulto en un hecho aislado», expresó Elvira Pernalete, madre del joven asesinado, en video por Twitter. «La verdad es que fue víctima de la acción sistemática del régimen de atentar contra la población civil en el marco de la criminalización de la protesta”.

El fiscal designado por la ANC indicó que el joven murió como consecuencia de una bomba lacrimógena en el pecho. Y 12 funcionarios fueron imputados por homicidio preterintencional en grado de complicidad. El hecho ocurrió el 26 de abril durante una protesta, en Altamira, una de las decenas que marcaron seis meses de 2017.

También la abogada Delsa Solórzano, diputada de la AN de 2015, señaló por Twitter: “Buscan exculparse unos y señalar a otros en busca de impunidad». La apoderada de la familia Pernalete ante instancias internacionales instó a la CPI a que continúe las investigaciones y abrir la etapa procesal que “conlleve a enjuiciar a los responsables”.

“Saab tiene la clara intención de evadir la competencia de la CPI, haciéndoles creer que en Venezuela se está haciendo justicia. Señala que estos no son crímenes de lesa humanidad sino violaciones de Derechos Humanos, porque estas últimas no son necesariamente competencia de la CPI”. Indicó que los funcionarios actuantes “son parte de una cadena de mando”.

Y agregó: “Esta confesión del régimen, sumada a la evidencia de que en Venezuela no hay justicia, la llevaremos a la CPI como parte de nuestras pruebas».

Por su parte, Juan Guaidó expresó también su rechazo a los señalamientos de Saab. “Mientras Venezuela clama justicia, el régimen confirma que siempre ha mentido y que cometen delitos de lesa humanidad. Buscan exculparse unos y señalar a otros en busca de impunidad”, apuntó.

Saab y la impunidad en el caso Albán

La ONG Cepaz también condenó las declaraciones de Saab relacionadas con el homicidio de Albán. Y lo señaló de no haber actuado como debió.

“El Estado venezolano pudo haber demostrado en el caso de Fernando Albán que no hubo tortura, entregando el cuerpo a sus familiares y permitiendo una autopsia independiente. Pero  no lo hizo”, escribió en la red social.

Albán murió al caer de un sexto piso de la sede del Sebin, donde permanecía detenido, en octubre de 2018. El Ministerio Público informó que ocurrió en un supuesto suicido. La versión fue precedida de contradicciones, mientras no se hizo público el informe forense.

Este sábado, Saab reconoció que el homicidio ocurrió en la sede policial y refirió que dos funcionarios custodios están imputados y detenidos por homicidio culposo, quebrantamiento de normas de custodia, agavillamiento y favorecimiento de fuga.

También el Comisionado ante la ONU designado por Guaidó, Miguel Pizarro, cuestionó a Saab.  «Ellos cumplieron órdenes de una cadena de mando encabezada por Nicolás Maduro y su círculo cercano», señaló por Twitter. «Cada uno de ellos también debe responder por su acción u omisión».


Participa en la conversación