Icono del sitio Crónica Uno

Aguas residuales invadieron casas de los habitantes del barrio San José en Maracay

aguas residuales

Foto: Gregoria Diaz

En esta comunidad, que lleva el nombre del epónimo patrón de Maracay, el difunto alcalde Pedro Bastidas inició unos trabajos en enero pasado, pero quedaron inconclusos y con varias calles rotas. Residentes deben colocar bloques en los patios de sus casas para poder caminar en medio de las cloacas.

Maracay. Desde el sector Portillito hasta la sexta avenida del barrio San José, en Maracay, es evidente el colapso de la red de aguas servidas. Los vecinos han colocado avisos rudimentarios en cada hueco por donde brotan aguas residuales y abundan los olores nauseabundos.

Llevan ocho meses inundados con aguas residuales.

Desde enero de este año, las tuberías comenzaron a romperse y a desbordarse las aguas servidas no solo en las calles, sino también dentro de varias viviendas”, explica Agustina Gómez de Peraza, habitantes de San José y quien fungió como vocera de la comunidad.

El hedor es insoportable y así conviven desde hace ocho meses, cuando a raíz de una solicitud comunitaria hecha al entonces alcalde Pedro Bastidas, este ordenó el inicio de unos trabajos solo tres meses después. Fue en marzo, a propósito del mes del patrono de Maracay, San José.

Pero –explica la señora Gómez– los trabajos que hicieron desde la 4ta avenida hasta el pasaje 12, los dejaron inconclusos.

La municipalidad rompió el asfalto en varias intersecciones, pero nunca taparon los huecos ni repavimentaron las calles. Con la llegada de las lluvias, las aguas negras han salido a flote que causan afectaciones respiratorias y de piel en muchos de los habitantes de esta emblemática barriada maracayera.

Cuando llueve todo el patio de mi casa y hasta los cuartos se inundan de aguas servidas. Estamos cansados de acudir a Hidrocentro, porque además, cobran 100 dólares solo para traer el hidrojet”, denuncia molesta Marina Spósito, una de las tantas vecinas del barrio San José, cuya vivienda permanece inundada con aguas residuales.

Con ella conviven otras cuatro personas, incluyendo niños. Debió colocar unos bloques en el patio de su casa, para pisar sobre ellos cuando las aguas residuales se rebosan.

La comunidad pide que el alcalde interino de Maracay, Rafael Morales, concluya los trabajos dejados a medias.

Salir de la versión móvil