Altos niveles de violencia en La Vega y Petare desplazaron a su población en 2020

violencia

De acuerdo con el informe anual de Provea, el año pasado también constataron desplazamientos en Barlovento y en los estados Apure y Zulia. Según la investigación, se registraron 2853 presuntas ejecuciones extrajudiciales en Venezuela, y los jóvenes fueron las principales víctimas.

Caracas. El Programa Venezolano de Educación Acción en Derechos Humanos (Provea) detectó el desplazamiento de la población por los altos niveles de violencia como un fenómeno en el año 2020. En Caracas detectaron que los vecinos de La Vega y Petare salieron de esas zonas por la situación de inseguridad. 

Marino Alvarado, coordinador de investigaciones de la organización y del informe anual 2020, explicó que La Vega llegó a ser receptora de familias que salían de zonas como Barlovento, en el estado Miranda, y de otras partes del país: Hoy está expulsando (La Vega) a parte de su población como consecuencia de los altos niveles de violencia que se están viviendo

Desde finales de diciembre de 2020 la parroquia La Vega presenció la toma de sectores como Valle Alegre, El Carmen y la calle Zulia por parte de hombres armados, presuntamente, aliados de la megabanda de la Cota 905. 

Desde enero los niveles de violencia se incrementaron tras un operativo de seguridad en el que fueron asesinadas 23 personas, según cifras de Provea. La situación fue progresiva con el aumento de enfrentamientos y balaceras que provocaron la muerte de al menos ocho personas, entre el 24 de mayo y el 29 de junio. 

Alvarado destacó que desde “la masacre de La Vega”, entre el 8 y 9 de enero, no hubo pronunciamiento oficial de la Defensoría del Pueblo ni del Ministerio Público. Y, a pesar de que las víctimas han acudido a los entes oficiales, no se ha iniciado una investigación para los autores intelectuales ni materiales. 

Nosotros tenemos identificados a 17 funcionarios que participaron en la masacre de La Vega, añadió el defensor de derechos humanos. 

Crónica.Uno obtuvo testimonios de vecinos que actualmente buscan nuevas alternativas para mudarse de La Vega y zonas cercanas, como La India. También conoció de habitantes que se han desplazado a casas de familiares en la ciudad o en otros sectores de La Vega, que no resultan tan afectados durante los tiroteos. 

En el sector Las Torres, la parte más alta de la comunidad, hay casas en venta. Fuentes indicaron que presuntamente los habitantes resultaron muy afectados durante los enfrentamientos entre la Policía Nacional Bolivariana, que tiene un módulo en esa zona, y presuntos delincuentes.

Los jóvenes, y sus familiares también salieron de comunidades como La Vega y Petare en la búsqueda de protección en otros estados del país, ya que la mayoría de las víctimas de presuntas ejecuciones extrajudiciales tienen entre 18 y 30 años y viven en zonas populares, de acuerdo con la investigación de Provea. 

Alvarado destacó que el desplazamiento en Barlovento también fue notorio durante 2020, incluso entre familias que tienen viviendas en esa zona pero temen ocuparlas debido a la violencia; y en el estado Zulia, hacia las zonas fronterizas.

El desplazamiento interno como consecuencia de la violencia también lo notamos en el estado Apure, como consecuencia de los enfrentamientos entre la Fuerza Armada y guerrilleros, que produjo el desplazamiento de más de 6000 personas hacia territorio colombiano. Hubo desplazamiento también hacia estados limítrofes de Apure, añadió.

Disminución de ejecuciones extrajudiciales a finales de 2020

Durante el 2020 hubo 2853 presuntas ejecuciones extrajudiciales, según el informe anual de Provea. La mayoría de las víctimas fueron jóvenes que vivían en sectores populares y que tenían entre 18 y 30 años.

Lo que indica un patrón de discriminación que pone en riesgo la vida de los jóvenes, dice la investigación de Provea en conjunto con el Centro de Investigaciones Gumilla.

El 13 de marzo de 2020 el mandatario Nicolás Maduro anunció que se habían confirmado los dos primeros casos de COVID-19 en el país y posteriormente anunció el confinamiento nacional. Provea documentó que entre marzo y junio, cuando Venezuela estaba en plena cuarentena, hubo 1091 presuntas ejecuciones extrajudiciales.

Mayo fue el mes en el cual policías y militares fueron más letales, con 379 muertes: Las personas fueron asesinadas en un contexto de cuarentena por coronavirus, en el que la circulación de personas en la vía pública era mucho menor, pero los operativos violentos contra la población no se detuvieron

Marino Alvarado explicó que entre octubre y diciembre de 2020 se redujeron 80 % las presuntas ejecuciones extrajudiciales, luego de que la Misión Independiente de Determinación de los Hechos sobre Venezuela presentara su informe en septiembre.

Esto nos indica que si hubiese voluntad política a fondo se pudiera evitar que en Venezuela se produjeran esos altos niveles de violaciones del derecho a la vida. El gobierno adoptó la medida de orientar a las FAES que redujera su letalidad, agregó. 

Alvarado aseguró que la reducción de las presuntas ejecuciones extrajudiciales no quiere decir que las cifras hayan dejado de ser alarmantes.

El estado Zulia fue el que registró el número más alto de muertes a manos de los cuerpos de seguridad en el año 2020. De acuerdo con el informe hubo 667 fallecidos en Zulia, mientras que en Aragua se registraron 297, en Bolívar 269 y en Lara 193.


Participa en la conversación