La preocupación fundamental de los productores agrícolas y agropecuarios en este momento es cómo transportar y comercializar los alimentos ante la falta de combustible. “Combustible, ese es nuestro principal problema”, expresó el encargado de un camión de verduras proveniente de Táchira.

Caracas. La cuarentena decretada a raíz de la pandemia por COVID-19, al menos de momento, ha tenido bajo impacto en el abastecimiento en la capital del país. El salvoconducto para el sector agroalimentario ha resultado clave para la distribución, aunque comerciantes y productores temen que la falta de combustible pueda incidir, a mediano plazo, en el suministro de alimentos. 

La administración de Nicolás Maduro decretó a mediados de marzo la suspensión de actividades académicas y laborales, a excepción de ciertos sectores, como expendios de combustibles; cadenas de distribución y disponibilidad; actividades de producción, procesamiento y transformación de alimentos; transporte y suministro de insumos para uso agrícola, entre otros.

Mucho antes de que se decretara la cuarentena social y colectiva por la confirmación de casos positivos de COVID-19 en el territorio nacional, ya se conocía sobre la falta de gasolina en varios estados del país. Desde hace más de dos años, Darwin Cárdenas y un grupo de trabajadores viajan a Caracas para vender frutas y verduras en un camión que se estaciona en la avenida Principal de Santa Mónica. 

El sábado en la noche llegan, arman la carpa, organizan la mercancía, y el domingo a las 6:00 a. m. comienzan a vender hasta el lunes al mediodía. Combustible, ese es nuestro principal problema, lamentó Darwin al ser consultado sobre las dificultades de trabajar durante la cuarentena. 

Ahorita nos estamos trasladando con el salvoconducto y la guardia no nos ha puesto ningún problema. Lo que pasa es que conseguir la gasolina para distribuir alimentos es todo un reto, agregó Darwin. Las verduras las cosechan en el estado Táchira, y desde allá tienen que hacer magia para llenar el tanque de gasolina del camión y tener una reserva que les permita hacer el viaje de regreso. 

En la Gaceta Oficial Extraordinaria N.° 6519, en la cual se decreta el estado de alarma en todo el territorio nacional, con fecha 13 de marzo, el párrafo 2 del artículo 9 establece queno será objeto de la suspensión indicada los expendios de combustibles y lubricantes.

alimentos
Foto: Tairy Gamboa
El trabajo no para

Según Darwin, la producción ha bajado, pero no como consecuencia de las medidas de cuarentena. Es algo que tiene tiempo. Antes tú ibas para donde nosotros vivimos y para el lado que miraras podías ver todo lleno de siembra. Eso ya no es así, relató.

Fedeagro registró que en los últimos 11 años se ha generado una caída sostenida del sector agrícola, y solo se garantiza la producción de 25 % de los alimentos que se consumen en el país. Esta drástica disminución implica que de cuatro días que un ciudadano come, solo se le asegura la producción de un día.

Lee también
Producción de maíz disminuyó 30% en 2020 en medio de desfase tecnológico y falta de financiamiento

Como medidas de protección se están cuidando hasta donde pueden. Las mascarillas, los guantes y el antibacterial no pueden faltar antes de manipular cualquier fruta o verdura para organizar las cestas donde los clientes escogen lo que comprarán. “También estamos tomando vitamina C y D para tener las defensas altas”, aseguró. 

El equipo sigue trabajando completo. Tres hombres para la carga, dos que organizan, uno que pesa, el chofer y la dueña. Consideran que son un grupo reducido de personas y los necesitan a todos activos. Vamos a seguir viniendo a Caracas a vender durante la cuarentena. Con lo de la gasolina ya tenemos bastante rato luchando y eso no nos ha detenido, aseguró. 

Foto: Tairy Gamboa
La falta de gasolina complica todo

El presidente del Instituto Venezolano de la Leche y de la Carne (Invelecar), Carlos Albornoz, aseguró que la principal preocupación de los productores agrícolas y agropecuarios en este momento es cómo transportar y comercializar sus productos ante la falta de combustible. 

Aseguró que, por estar en período de cosecha, la producción agrícola no ha sido afectada a gran escala por la cuarentena, pues la cantidad de personal que se traslada al campo es menor. Los que están son los que se encargan de la ganadería o de recoger las cosechas de hortalizas, frutas y verduras, expresó. 

Albornoz no avizora desabastecimiento en el corto plazo o, al menos, no debido a que no haya alimentos, sino a que cada vez es más difícil trasladar los productos a las grandes ciudades. Señaló que lo que han hecho en las comunidades productoras es mandar la mayor cantidad de mercancía posible en cada camión que sale.

Ender Arteaga, empleado de un supermercado en Baruta, comentó que la llegada de productos como hortalizas y algunas frutas se ha tardado más de lo normal. Tomates, limones, cebollas, naranjas, entre otros, han sido los más difíciles de reponer.

Los camiones no están llegando con la misma frecuencia y eso afecta el inventario porque son productos que se dañan con el tiempo. Los tomates que hay, por ejemplo, ya están malos y la gente no se los lleva, afirmó.

El diputado a la Asamblea Nacional Alexis Paparoni alertó el pasado 21 de marzo de que la escasez de productos agrícolas podría enfrentar la peor crisis de la historia en los próximos 30 días si no se atiende la escasez de gasolina e insumos. El sector agrícola tendrá que superar la crisis económica ya existente en el país, el impacto de la caída económica mundial y medidas como la escasez de combustible y de insumos, dijo.

Lee también
Caraqueños con cédulas vencidas o extraviadas están en el aire y sin respuesta del Saime
Foto: Tairy Gamboa
Cambios de rutina para seguir operativos

Para algunas medianas empresas la producción ha disminuido a partir de la cuarentena. Emilio Rodríguez contó que la fábrica de pan donde trabaja está produciendo menos mercancía debido a que están trabajando a medio tiempo. 

Doce camioneros de la empresa se están dividiendo la carga de entregas. El que hace las entregas hoy, no le toca mañana, y así vamos, explicó Emilio. Sin embargo, el resto del personal si está trabajando completo. 

Emilio sostuvo que nunca han tenido inconvenientes con la guardia para transitar por la ciudad durante su jornada de trabajo, siempre y cuando tengan el documento de salvoconducto que les facilitó la empresa, y, por lo general, regresa a su casa antes de la 2:00 de la tarde: Mientras estés con la mascarilla y te eches el gel cada ratico a lo mejor no corres riesgo. Sé que es delicado trabajar en esta época, pero debo hacerlo

alimentos
Foto: Tairy Gamboa
El llamado de los gremios al Estado y la población

A través de un comunicado difundido el 16 de marzo, la Cámara Venezolana de la Industria de Alimentos (Cavidea) aseguró que el sector “continuará sus labores de producción de alimentos” y llamó a la población a evitar compras nerviosas “que afecten el normal abastecimiento de las cadenas de logística, distribución y en los puntos de venta”.

Así mismo, Fedecámaras ideó un plan de propuestas sectoriales ante el COVID-19 que, entre otros puntos, incluye: 

  • Que el Estado apoye y facilite la movilización de cosechas y alimentos a través de las distintas alcabalas. 
  • Agilizar los procesos administrativos y de importación. 
  • Facilitar el libre tránsito de los productores desde los centros poblados hasta las unidades de producción.
  • Garantizar el suministro eléctrico en los ejes productivos e industriales.
Foto: Tairy Gamboa

Participa en la conversación