Familiares y privadas de libertad de la cárcel de Los Teques denunciaron que, presuntamente, este viernes trasladaron a 20 reclusas a otro penal y temen que sea una medida por la protesta que iniciaron el jueves 14 de enero, para denunciar el mal estado de los alimentos y el retardo procesal penal.

Caracas. Sardinas descompuestas, arroz solo, arepas sin relleno y fororo. Esta es la comida que presuntamente reciben las privadas de libertad en el Instituto Nacional de Orientación Femenina (INOF), en Los Teques. Según las afectadas, son pocas porciones y no les echan sal. 

Desde el jueves 14 de enero las mujeres comenzaron una huelga pacífica, en rechazo al mal estado de los alimentos. Y este viernes 15 de enero presuntamente trasladaron a 20 compañeras al Centro de Formación Femenina La Crisálida; las reclusas temen que se trate de una medida en contra de la protesta que iniciaron. Ninguna autoridad del centro penitenciario confirmó estas informaciones. 

Sin embargo, las privadas de libertad y sus familiares aseguran que las sardinas se descomponen y así las cocinan y se las dan. Yo misma acabo de ver las tripas de unas sardinas que las están pasando, les dan comida piche y en mal estado, dijo la madre de una de las detenidas en un video difundido por Una Ventana a la Libertad. 

Las mujeres pidieron a la directora del INOF, Judith Rengifo, que permita que sus parientes les lleven alimentos no perecederos para que ellas puedan sobrellevar las carencias que tienen con la alimentación.

También denunciaron que no reciben suficiente agua potable ni para bañarse. “A veces pasamos hasta 15 días sin agua”, dijo una vocera a través de un audio que difundieron las detenidas a través de mensajería. Contaron que presuntamente les dan 20 litros de agua para bañarse, fregar, asear las celdas y hacer sus necesidades.

Nos dan cinco litros de agua potable y eso se nos acaba rápido. El agua viene en mal estado y hay compañeras que se enferman del estómago, contaron a través del audio. 

Según las denuncias, presuntamente en este lugar dejan las sardinas al aire libre. Foto: Cortesía

María Corina Muskus Toro, consultora de género y derechos humanos, indicó en nota de prensa del Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP) que no se han generado políticas carcelarias con perspectiva de género y, en consecuencia, se invisibiliza y discrimina a este sector de la población penal.

Aseguró que la infraestructura de las prisiones está diseñada para los hombres, tanto así que no existen espacios acondicionados para la estadía de las mujeres y su higiene. Y este es uno de los motivos para que sean más propensas a ser víctimas de violencia sexual. 

A continuación escuche la denuncia difundida por las reclusas:

Además de las condiciones de la alimentación y el agua, las mujeres del INOF denunciaron el retardo procesal penal y pidieron celeridad a los casos de compañeras que ya deberían estar en libertad o recibir algún beneficio. 

Según un informe publicado por Una Ventana a la Libertad, en septiembre de 2019, al menos 70 % de los privados de libertad en el país no tenían una condena definitiva. En ese momento representaban a aproximadamente 50.000 personas de la población penal.

La organización no gubernamental explicó que el retardo procesal penal podría deberse al inadecuado funcionamiento de los tribunales, también la ausencia de alguna de las partes en la audiencia, además es una de las principales causas del hacinamiento.

Un funcionario del estado Zulia dijo, al momento de la investigación, que en una semana fueron diferidas 75 % de las audiencias, por ausencia del imputado.

La presunta corrupción del sistema judicial es otra de las causas que señala el informe. Relataron que hay casos de extorsión de funcionarios a familiares de los detenidos para acelerar el traslado o el proceso.

Sin medicamentos 

Otro motivo de protesta para la población del INOF son los insumos médicos. De acuerdo con la denuncia extraoficial de las afectadas no tienen medicamentos ni para el dolor de cabeza

Hay enfermeras pero no hay insumos para que nos atiendan”, dijeron las reclusas.

En octubre de 2020 María del Carmen Griman, una detenida del INOF, recibió la medida de casa por cárcel debido a su delicado estado de salud. En investigaciones anteriores de Crónica.Uno, la mujer contó que tenía un año con dolor en el seno y presuntamente era cáncer, sin embargo, no había recibido la atención adecuada.

Foto: Cortesía familiares

Para entonces las reclusas también denunciaron que otras compañeras presentaban graves problemas de salud y las autoridades de la cárcel no les ofrecían ayuda.

Datos del OVP indican que en 2019, 6 % de la población penal eran mujeres, lo que equivalía a 2526 privadas de libertad, aunque la capacidad instalada es para 2154.

Según el observatorio, en el país hay tres espacios destinados para mujeres con hacinamiento crítico. El INOF, la única cárcel para mujeres con capacidad para 350 y alberga a 677 presas. El anexo femenino María del Carmen Ramírez, en Mérida, con población para 289 mujeres y capacidad de 100.

En el transcurso de la tarde, al cierre de esta nota, se conoció que presuntamente funcionarios se presentaron en la cárcel del INOF.


Participa en la conversación