Las alcantarillas sin tapas son comunes en las aceras de ese sector. Según los vecinos, cada vez que llueve se inunda todo el lugar.

Caracas. Desorden y mucha basura es lo que se observa en las calles de Propatria, sector de la parroquia Sucre. La mayoría de las alcantarillas están oxidadas y levantadas, mientras que las aceras se perfilan con huecos y troneras en las que más de un vecino se ha doblado un tobillo. Todo eso sin contar que cuando llueve el agua corre por doquier porque los drenajes se colapsan.

En los últimos meses de este 2016, las precipitaciones son constantes sobre la capital venezolana. Y para los habitantes de ese popular sector, la temporada de lluvias es sinónimo de equilibrista: cruzar «ríos» y saltar los charcos que se forman en las calles es rutina aprendida.

La avenida principal de Propatria, por la cual transitan varias líneas de camionetas por puesto, de jeeps, entre otros, es una de las más afectadas ya que al pertenecer a la parte baja del sector, todos los colectores de aguas residuales y de lluvia desembocan allí, se rebosan y generan caos.

CRÓNICA UNO/Mariana Mendoza
Calles destapadas impiden la libre circulación de los carros.

“El 9 de septiembre vino una cuadrilla de limpieza de la Alcaldía de Caracas y limpiaron parte de la alcantarilla, pero eso no es suficiente. Cuando llueva va a volver a inundarse toda esta calle”, dijo José Quintero, líder comunitario de Catia.

Las calles 8, 9 y 10 de Propatria comunican con la principal, y tienen en común que todas están en mal estado.

En una cuadra de esa calle hay una alcantarilla que la atraviesa de una esquina a otra, pero son varias las que ya están dobladas e incluso cedieron, lo que originó la formación de «troneras» en el pavimento de la concurrida avenida.

Los transeúntes andan por el lugar con mucha precaución. Para evitar un desastre mayor, la gran alcantarilla tiene una baranda que evita que los carros se estacionen encima de ella, sin embargo, esta también presenta fallas.

Lee también
Con una lloviznita se desbordan las aguas negras en la calle principal de Casalta

“Aquí no le hacen mantenimiento a nada. Se ha caído a pedazos la baranda y eso se quedó así. Cuando pase algo es que la van a venir a arreglar”, comentó una señora vende periódicos muy cerca del lugar.

Quintero recordó que la última vez que llovió esa calle parecía una laguna. “Esto eran charcos por todos lados, basura, barro. Todas los drenajes se colapsan del basurero que baja de las zonas más altas de Propatria y Casalta”, dijo.

La tercera semana de agosto, el equipo de Crónica.Uno realizó un recorrido por ese sector, ante denuncias de los vecinos luego de las lluvias que cayeron en Caracas para ese entonces. Se constataron los efectos generados por los aguaceros, y hasta la fecha, según los habitantes del lugar, el único cariñito que le han hecho a la zona es el operativo de limpieza que realizó la cuadrilla de la Alcaldía de Caracas.

Fotos: Miguel González y Mariana Mendoza


Participa en la conversación