Detención de Eudis Girot reavivó momentos tensos vividos durante el paro petrolero de 2002

Eudis Girot

Así como dirigentes sindicales exigieron la liberación del directivo de la Futpv Eudis Girot, quienes se desempeñaron en la industria durante el llamado paro petrolero, ocurrido entre 2002 y 2003, refirieron que ven a Girot como un “caballo de Troya”, al considerar que el dirigente apoyó la degeneración de la petrolera estatal. En el último año, Girot ha denunciado casos de corrupción y mafias en el holding estatal.

Barcelona. La detención la mañana de este jueves del director ejecutivo de la Federación Unitaria de Trabajadores Petroleros de Venezuela (Futpv), Eudis Girot, generó revuelo en el ámbito sindical de la entidad, que rechazó su detención y exigió su liberación inmediata, además de extrabajadores de la industria petrolera, quienes no dudaron en señalar que el hecho no es más que una mera distracción de los problemas que a diario sacuden al país.

El dirigente de la Futpv ha cobrado notoriedad en el estado Anzoátegui desde el llamado paro petrolero celebrado entre finales de 2002 e inicio de 2003, cuando se catalogó como “uno de los defensores de la industria frente al sabotaje”, y 18 años después elevó nuevamente su voz de protesta para señalar presuntos casos de corrupción, mafias y destrucción del salario y beneficios de los trabajadores.

Antes de su detención este jueves, Girot participó en la protesta que familiares y compañeros de trabajo sostuvieron frente a la sede del Palacio de Justicia en Barcelona, en la cual denunciaron las graves condiciones de salud del dirigente de PDVMarina Bártolo Guerra, quien se encuentra detenido desde el pasado 6 de mayo, tras participar en una reunión con directivos del holding en donde denunció las malas condiciones en las que laboran los marinos en remolcadores y muelles de la petrolera.

A la par de ello, durante una de las varias protestas efectuadas por el gremio de jubilados y trabajadores activos por la implementación del seguro Sicoprosa y los bajos salarios que devengan, Girot denunció en septiembre pasado que, si bien dentro de la refinería de Puerto La Cruz hay gasolina almacenada, esta era controlada por una especie de mafia.

El que quiere gasolina que busque a Gamboa y Cipriani, que son los que tienen el control en Anzoátegui”, comentó Girot en esa oportunidad.

Voces aliadas

La solidaridad no se hizo esperar. Sindicalistas de la administración pública, del sector salud y hasta parlamentarios exigieron la liberación de Girot, al considerar que “su pecado” fue denunciar la corrupción y el estado de deterioro de Pdvsa.

Su compañero en la Futpv José Bodas instó a otros integrantes del movimiento, como Wills Rangel, a pronunciarse sobre el hecho que consideran un atropello del ejecutivo de Nicolás Maduro no solo contra el dirigente, sino contra todos los trabajadores de la industria petrolera.

Esta es una evidencia más del carácter autoritario del gobierno, y su decisión de criminalizar la protesta obrera y popular. No es el primer dirigente o trabajador detenido por exigir sus derechos y denunciar el estado deplorable en el que está la industria petrolera, es el caso de Bartolo Guerra, Aryenis Torrealba, Alfredo Chirinos, incluso yo fui detenido junto con 10 trabajadores petroleros en 2014”, afirmó Bodas.

José Cheo Hurtado, presidente de la Unión Regional de Empleados Públicos de Anzoátegui (Urepanz), también condenó el hecho y refirió que Girot fue quien dijo que “no se puede aceptar que se entronice el abuso de autoridad contra quienes levantan la voz para defender al pueblo”.

Hurtado indicó: “Girot está preso arbitrariamente por la dictadura por reclamar los derechos de los trabajadores, y esto, lejos de amilanarnos, nos motiva a continuar con la lucha por nuestros beneficios”.

Así como Bodas y Hurtado, el secretario del Movimiento de Trabajadores por la Salud de Anzoátegui, Edison Hernández, se expresó: “Maduro se glorifica diciendo en televisión que es el presidente obrero, pero no tolera el reclamo que hacemos por nuestros beneficios y derechos”. 

“Esta detención arbitraria e infundada es una nueva prueba que evidencia el carácter totalitario y cruel del régimen, por lo que expresamos nuestra solidaridad con este hermano de la clase trabajadora, exigimos su liberación inmediata”, señaló Hernández.

Caballo de Troya

Pero así como hay quienes abogan por la libertad de Girot, también están quienes en Anzoátegui recordaron los sucesos ocurridos entre 2002 y 2003, cuando el dirigente encabezó el llamado “rescate de Pdvsa”.

Quienes vivieron estos hechos no quisieron identificarse, pero coincidieron en afirmar que la detención del sindicalista tiene “más de un elemento distractor por todo lo que está sucediendo en el país que otra cosa”.

María, así decidió identificarse por temor a represalias, indicó que en ese momento de 2002 Girot formaba parte de los llamados círculos bolivarianos, y fue parte de los hechos que desencadenaron en el secuestro en las instalaciones de Pdvsa Puerto La Cruz en aquel entonces y la expulsión de varios trabajadores de las viviendas ubicadas en el Campo Guaraguao. 

Este asunto no me convence, él (Girot) junto con otros trabajadores protagonizaron varios hechos de violencia, y ahora viene a figurar como el salvador de los trabajadores”, sostuvo.

Miguel, quien en 2003 se desempeñaba en la empresa Sincor, refirió que Girot “es en parte culpable de lo que está ocurriendo en la industria petrolera”: “Porque rodilla en tierra apoyó todo lo que devino después del paro y ahora se hace llamar defensor de los trabajadores, cuando él en realidad fue partícipe de todo el desastre de hoy en Pdvsa”.

Transcurridas varias horas de su detención, fuentes cercanas al directivo de la Futpv, quien se encuentra detenido en la sede del Dgcim, en la urbanización Pozuelos de Puerto La Cruz, indicaron que “desde Caracas” los cargos que le imputan son terrorismo y divulgación de información estratégica de Pdvsa.

Lee también
Gremios demandan diésel para detener pérdidas y retrasos en sectores productivos

Participa en la conversación