Docentes jubilados de Nueva Esparta «heredan» ropa de sus hijos porque el sueldo no alcanza para vestirse 

jubilados

Lourdes Tovar de Carreño, presidente de la Asociación de Educadores Jubilados de la entidad lamentó que la mayoría de los agremiados se sienta tratado como «material de desecho» después de haber formado tantos profesionales. «Hemos servido a la Patria a través del lápiz, la pluma y el papel», acotó.

Porlamar. Debido a los bajos sueldos que devengan y a la consecuente pérdida del poder adquisitivo, los docentes jubilados de Nueva Esparta al igual que en el resto del país, hacen milagros para vivir.

En estos últimos tiempos, la situación se les ha complicado aún más con cambios en el área administrativa impuestos desde el Ejecutivo nacional a través de diferentes organismos gubernamentales.

Alcides Salazar, presidente del Colegio de Profesores de Nueva Esparta, por ejemplo, rechazó que los compromisos laborales hayan disminuido casi 50 % desde que la Oficina Nacional de Presupuesto (Onapre), a través del Sistema Patria asumió el pago de las nóminas en la administración pública venezolana.

El dirigente reiteró que eso incide en los bonos laborales y, por tanto, en la reducción de sus ingresos mensuales.

Reveló que muchos de esos que fueron servidores públicos por largos años, están reutilizando la ropa de sus hijos porque la prioridad es comer y pagar transporte.

jubilados
Alcides Salazar, presidente del Colegio de Profesores de Nueva Esparta, rechazó la disminución de los beneficios.Foto: Dexcy Guédez.

A su modo de ver, tal parece que las reglas de la vida se invierten y en vez de los padres dejar herencia a sus hijos, deben aprovechar en vida la reutilización de las prendas de vestir de éstos.

«Buscamos los más económicos y la mayoría tenemos que recurrir a la ropa que van dejando nuestros hijos porque lamentablemente tenemos que decidir entre comer o vestirnos», dijo Salazar.

Apunto además que en muchos casos quienes logran vestirse con ropa nueva, deben sacrificar el dinero de la comida y los medicamentos.

«Otras veces tenemos que decidir entre comer o dejar para pagar el pasaje y poder movilizarnos», agregó el dirigente sindical.

Salazar insistió en que la decisión unilateral del gobierno de Nicolás Maduro de entregar las nóminas a la Onapre, terminó por acabar con los beneficios y primas contractuales por las cuales lucharon durante muchos años.

Es muy lamentable que muchos docentes hayan preferido abandonar las aulas para dedicarse a otros oficios porque los ingresos no les alcanza para mantenerse ellos mismos. Literalmente nos hemos convertido en una carga para nuestras familias», insistió.

Refirió el caso específico de un docente que anda por las calles de Porlamar, vendiendo bolsitas de mango con sal para poder sostenerse él y su familia.

«Así como él hay muchos profesionales buscando el sustento lejos de las aulas de clases», lamentó.

Afirmó que esa situación no solamente ocurre en Nueva Esparta y que es una constante desde hace muchos años, que vestirse y calzarse no es una prioridad para los docentes activos ni jubilados del país.

Descuidados e ignorados

Lourdes Tovar de Carreño, presidente de la Asociación de Educadores Jubilados de Nueva Esparta, (Adeju), aseguró que no le alcanzará la vida para seguir defendiendo y abogando por mejoras para los afiliados.

Indicó que pareciera que las autoridades de la Onapre desconocen que antes de jubilarse, los educadores deben quemar muchas etapas comenzando desde las aulas de clases.

«Actualmente, sufrimos las consecuencias y las malas administraciones, además de la descalificación que desde los entes gubernamentales se les hace a los docentes», afirmó.

jubilados
Lourdes Tovar de Carreño, presidente de la Asociación de Educadores Jubilados, lamentó que los organismos gubernamentales los descalifiquen.  Foto: Dexcy Guédez.

Dijo sentir mucha tristeza al ver cómo al docente jubilado se le tiene en una categoría descuidada e ignorada.

Nosotros sabemos qué tenemos que ganarnos todo con el sudor de la frente. Hemos llegado a la tercera edad, pero antes hemos sido baluarte de la educación y formadores de valores. Hemos servido a la Patria a través del lápiz, la pluma y el papel», destacó.

Igualmente resaltó que, por las manos de los hoy jubilados, ha pasado una cantidad de alumnos que actualmente son profesionales que sienten y viven la gratitud de haber estudiado en buenas instituciones y asistidos por excelentes docentes.

La presidente de la Adeju insistió en el deterioro de la calidad de vida de los docentes activos y jubilados se ha deteriorado en los últimos 20 años.

«En otra época formamos a nuestros hijos en planteles con excelentes condiciones de infraestructura. Hoy muchos de esos hijos ya profesionales se han ido del país con el título debajo del brazo a buscar una mejor condición de vida en otros países», aseguró.

En su caso particular, indico que tiene siete hijos todos profesionales y están fuera del país por lo que siente que en esta nación no hay cabida para que los profesionales se ganen el pan con el sudor de su frente.

Sostuvo que la imagen del docente se ha deteriorado mucho desde hace varios años e incluso, percibe que los profesionales de hoy en día no tienen como prioridad la formación de valores.

«No somos material de desecho, entes pensantes que, así como exigimos nuestros derechos podemos dar. Es triste que no tengamos a donde acudir para que nos presten atención médica. Actualmente, en Margarita no contamos ni siquiera con el Instituto de Previsión y Asistencia del Ministerio de Educación (Ipasme), que en otros tiempos funcionó con tanta efectividad para los educadores. Hoy está en ruinas», añadió Tovar de Carreño.

Educación en decadencia

Por su parte, Vicente Castañeda miembro del Comando Intergremial de Nueva Esparta, expresó su desacuerdo y emplazó a los docentes activos hacerles frente a las pretensiones de las autoridades del Ministerio para la Educación, de seguir llenando las aulas con personal no calificado para suplir las vacantes tanto de los jubilados como de los educadores que prefieren migrar hacia otros oficios en vista de los bajos sueldos que no les alcanza para sostenerse.

No es posible que utilicen el programa político ‘Chamba juvenil’, para llevar personas sin ningún tipo de preparación, a las aulas de clases en desmedro de una profesión que requiere de tanta formación académica», sentenció Castañeda.

Sobre el particular recalcó que el artículo 104 de la Constitución establece que para ejercer la docencia debe estarse titulado y acreditado como tal.

«Los de ‘Chamba Juvenil’ no tienen ningún perfil profesional y es por eso que no solamente somos nosotros, sino que la sociedad también tiene que exigir que en las escuelas deben estar los mejores profesionales porque son los que forman el presente y futuro de este país», agregó.

Para ilustrar el deterioro del proceso educativo en el país, refirió que, en Nueva Esparta, el año escolar 2021-2022 cerró con un balance muy negativo en lo que respecta a las condiciones de la infraestructura.

jubilados
Vicente Castañeda, del Comando Intergremial de Nueva Esparta, critica la incorporación de «Chamba Juvenil» en las labores educativas.   Foto: Dexcy Guédez.

Especificó que, de acuerdo con la información oficial de la Zona Educativa de la entidad, al menos 80% de los planteles públicos cerraron el periodo en precaria situación de infraestructura y servicios.

Manifestó el rechazo a la designación de las llamadas Brigadas Comunitarias Militares (Bricomiles) para refaccionar los planteles públicos, los cuales considera que, por su crítica situación, deben ser atendidos por expertos en la materia y no por personal improvisado, manteniendo bajo riesgo al personal docente y alumnado.

Trajo nuevamente a colación el caso del derrumbe de uno de los tramos de la cerca de la escuela Santiago Salazar Fermín ubicada en Porlamar, debido a su deterioro.

«Afortunadamente, sucedió un sábado y el plantel estaba solo porque de lo contrario habría provocado una tragedia de marca mayor», puntualizó.

jubilados
80% de los planteles públicos de Nueva Esparta se encuentran en precarias condiciones.   Foto: Dexcy Guédez.

Participa en la conversación