Más de 3000 educadores carabobeños denuncian despidos y suspensión de sueldo desde 2019

educadores

Alrededor de 3000 trabajadores entre educadores, personal administrativo y obreros exigen respeto por su trabajo ante la Zona Educativa de Carabobo, tras despidos masivos y una serie de irregularidades que piden sean aclaradas. Profesores de la Universidad de Carabobo, denunciaron que el Gobierno nacional les «expropió» sus salarios.

Valencia. Desde antes de las 9:00 a.m, un grupo de maestros, obreros y personal administrativo vinculados al sector educación arribaron a la Zona Educativa de Carabobo para exigir respuestas y reivindicaciones ante lo que para ellos es una violación perpetuada en su derecho a laborar. Margarita Ochoa, presidenta del Sindicato Nacional de Educación es una de las manifestantes e indicó que su principal reclamo es el maltrato a las mujeres.

Al maltrato que se refiere Ochoa no es un golpe físico, no hay puños, ella representó la voz de varias maestras que fueron despedidas durante la pandemia y ahora no las quieren reintegrar.

«Hay mujeres embrazadas que las quieren botar. Eso no puede ser porque en la pandemia esas mujeres no tienen nada que comer». Para esta docente es entendible, pues hasta el año pasado una maestra percibía de ocho a siete bolívares y ahora con el más reciente aumento salarial, ganan alrededor de 130 bolívares.

Según el Ministerio de Educación, estas maestras se encuentran bajo la figura de un «perdón», situación que aseguran el no saber de qué va y por eso acudieron a la máxima entidad educativa en la región, para aclarar el concepto. Ochoa se dirigió a la ministra de Educación, Yelitze Santaella, a la que le indicó «póngase la mano en el corazón y apiádese de nosotras».

educadores
Foto: Armando Díaz.

Soy mujer tengo mi edad, pero estoy pa’lante, trabajando y ellas quieren trabajar también y le dijimos intégrenlas y nos dijeron que no. Entonces no hay ningún perdón para ellas», dijo.

Una duda se cierne constantemente sobre esta educadora y es el por qué el Ministerio de Educación se ha ensañado contra estas maestras, pero de a poco entiende las razones y explicó que todo es por el aumento salarial.

Claro ahora con los 130 bolívares les duele más en el bolsillo, pero eso no rinde ni para la Harina PAN porque solo hay que ver cómo todo ha aumentado», aseguró.

La petición recurrente de esta sindicalista es que la ministra Santaella se ponga las manos en el corazón. «Cuando ganemos $300 otra historia sería, pero la realidad es otra y ella es mujer tiene que importarle, además hoy esta arriba, mañana no sabemos si estará abajo».

Fotografía: Armando Díaz.

Angelica Flores, jefa de reclamos del Bloque Unitario de Trabajadores de la Educación de Carabobo, explicó que son cerca de 3000 los empleados que están en una situación similar, destacó un caso que data de 2019, todos o al menos la mayoría cuenta con el documento 1408, en el cual solicitan la restitución de su salario.

Aquí tengo un caso que se le hizo el cambio de modalidad de pago, lo cual es el bloqueo de la cuenta, pero mas allá de esto ya ella no aparece en el Ministerio de Educación. Es decir, perdieron 20 años de servicio. Eso es una velación a la Ley del Trabajo».

De acuerdo con Flores, la ley contempla la suspensión laboral por máximo tres años mientras se investiga a la persona, pero insiste en que en estos casos no existe ningún proceso legal, por lo que solicita una mesa técnica con las personas pertinentes.

Incapacitada y sin salario

Una de esas docentes afectadas es Liliana Cesar, con 20 años de experiencia en la educación integral. «Eso sin contar los años suspendidos». Ella dejó de percibir su salario en 2019, para ese entonces había introducido un reposo por problemas mentales y físicos, el primero ocasionado por haber presenciado un asesinato y el segundo luego de haber sido arrollada por un vehículo. Sin embargo, el reposo fue paralizado y no le permitieron trabajar más en la escuela a la que afirma le dio todos los años de su vida.

«Meses después me sacaron del sistema y desde ese entonces he renovado en varias oportunidades la 14-08», pero incluso algo que parce insignificante como sacar copias para César es un golpe duro, puesto que viene desde el municipio Montalbán, en los valles altos de Carabobo. Ahí tuvo que tomar un carrito por puesto que le cobró $40 por llevarla hasta Valencia. «Y eso que era un conocido, si no me clavan más».

Fotografía: Armando Díaz.

En muchas oportunidades los viajes son perdidos, algunas veces porque no llega a estar entre los primeros 10, otras porque les falta un papel o que no hay luz o sistema.

Los obreros también sufren

Pero no todos son maestros, Juan José Solorzano trabajaba como vigilante en al Unidad Educativa Gañango, en la zona del mismo nombre ubicada en Puerto Cabello. «A mi un día me dijeron que estaba suspendido de mi puesto como vigilante»

A Solorzano le abrieron un expediente administrativo sin anunciar ni pasarlo por escrito y le dijeron «No te quiero ver por allá». Desde entonces han pasado cinco meses en los que no ha podido trabajar.

«No puedo volver porque si algo se pierde dirán q es mi culpa. Entonces sin un papel firmado por aquí, no podré volver», refirió.

Más allá de la vigilancia, Solorzano trabaja como perrocalentero en la playa. Admite que no se puede quedar de brazos cruzados, mucho menos cuando hay una esposa y dos hijos que mantener. La directora de la U.E Gañango incluso estaba consciente de eso, por ende Solorzano siempre le pedía las guardias de noche. Ahora solo tiene los perros calientes que desde una extrema sinceridad este trabajador afirma que le da más que ser vigilante.

Por ahora solo espera que le den respuestas en la Zona Educativa, porque no lo pueden acusar de algo que no sabe exactamente que fue, pero también exige que no lo hagan volver mil veces porque no tiene el dinero, ni el tiempo para ir a Valencia muchas veces.

Profesores de la UC trancaron vía

Profesores de la Universidad de Carabobo despertaron con una idea clara, hacer sentir su inconformidad tras los incumplimientos de contrato y el irrespeto a su labor, pero lo que originalmente estaba pautada como una protesta en las afueras del Rectorado de la UC, se convirtió en el cierre de una autopista.

Los educadores universitario apostaron uno de los autobuses de la UC, en el medio de la Autopista del Este, para impedir el tránsito vehicular. La iguana, como popularmente se le conoce a este transporte tenía un mensaje escrito en rechazo al presidente Nicolás Maduro. A su vez, al menos 40 funcionarios de la policía regional, con escudos de metal, rodeaban la zona para intentar mantener el orden.

educadores
Los profesores de la UC indicaron que tomarán las callas hasta que su beneficios sean restituidos Foto: Armando Díaz

Pedro Lazo, presidente de la Asociación de Empleados de la Universidad de Carabobo, sostuvo que el cierre de la autopista donde se encuentra el distribuidor de la urbanización Las Chimeneas, tenía un claro objetivo, el que la ministra de Educación Superior, Tibisay Lucena pose su vista sobre el personal universitario quienes llevan años pidiendo lo mismo, dignidad y salarios justos.

«No puede ser posible que esta quincena cobramos 30% o hasta 15% del salario y eso es inaceptable». De acuerdo con Lazo, el mes pasado se celebró una reunión y acuerdo entre la rectora de la Universidad de Carabobo, Jessy Divo y Lucena para lograr a esta dignificación. No obstante de acuerdo con este trabajador la exrectora del CNE desconoció los acuerdos «de un plumazo»

La calle o nada

Para este grupo es inaceptable, por lo que seguirán en la calle, anunciaron que acudirán a Caracas a introducir un documento, que llegue a manos de Nicolás Maduro, a Lucena y al director de la OPSU. Lazo recalcó que mientras no haya solución no cesarán las protestas en la calle.

En esta oportunidad se violó la prima de autoridad y no vamos a dejar que nos quiten ese derecho porque son 20 años de un logro», sostuvo.

Aunado a esto, Lazo refirió que desde 2012 estos trabajadores no reciben prestaciones sociales, ni un bono como se prometió en 2018. «Quiero que Maduro lo demuestre, porque si el dice que es presidente obrero que lo demuestre».

La Universidad de Carabobo tiene alrededor de 5000 empleados entre profesores, obreros y personal administrativo que se encuentran colgado de un hilo. Gerardo Vásquez, presidente de la Asociación de Profesores de la Universidad de Carabobo, dijo que para él lo que ocurre con su salario es un «expropiación».

Oficiales de la policía regional custodiaron la protesta Foto: Armando Díaz

Afirma sentirse golpeados porque el sueldo se ha reducido al menos en 50%. «A Maduro le están birlando las políticas internas que tienen que ver con los acuerdos suscritos con la Organización Internacional del Trabajo».

De acuerdo con la convención colectiva firmada en 2021 les estarían quitando todos los beneficios de las primas. «Nos sacan dinero de los bolsillos para financiar proyectos de otros programas en donde no tienen recursos. Aquí se tiene que reactivar la economía. No podemos proteger a nuestros familiares sin dinero».

Así como Lazo, Vásquez asegura que no dejará la calle y agradece a la rectora Divo su preocupación por mantener acuerdos con el gobernador Lacava para intentar mantener a flote a la casa de estudios.


Participa en la conversación