El Gobierno no gana en la popular parroquia de Miranda desde el 2006. El PSUV apuesta a confundir a los electores para recuperar este circuito

Carlos Crespo/ @CarlosCrespoR

Caracas. Petare es un símbolo de lo que el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) no quiere que ocurra el 6 de diciembre. Se trata de la novia que se le escapó a la Revolución. En los primeros años del Gobierno la populosa parroquia era roja rojita y a partir de 2007, en el referendo constitucional, decidió decirle “No” al mismo Hugo Chávez. Desde entonces la oposición, con el liderazgo de Carlos Ocariz, ha ganado en la inmensa barriada que representa el circuito 3 del estado Miranda.

El vuelco de Petare fue violento. En el año 2006 Chávez fue reelecto como Presidente con una ventaja de 7,43% en Petare. Apenas un año después los petareños dieron un vuelco de 180 grados. En el referendo propuesto por Chávez para modificar la Constitución de 2007 el “No” se impuso con una ventaja 22,97 puntos porcentuales y desde entonces el chavismo sueña con recuperar este sector popular.

Parroquia opositora

En las elecciones parlamentarias de 2010 el entonces candidato de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Juan Carlos Caldera, obtuvo una clara victoria sobre su rival del PSUV con una breca de 20,65 puntos porcentuales.

Sin embargo, el Gobierno viene reduciendo la brecha. En las elecciones presidenciales de 2013 Henrique Capriles ganó en Petare con una ventaja de 12,69% y en las elecciones municipales de diciembre de ese año Carlos Ocariz (MUD) logró la reelección con una diferencia de 8,32%.

Lee también
En Anzoátegui sindicalistas inscribieron candidatos para el 6-D

Los Gallos

La oposición escogió a todos sus candidatos del estado Miranda a través del consenso político. En el caso de Petare el partido Primero Justicia (PJ) decidió postular a una de sus fichas más jóvenes: el diputado Miguel Pizarro, quien aspira a la reelección. El parlamentario más joven del país (27 años de edad) apuesta a refrescar la imagen de la oposición en la zona.

El chavismo apuesta a una estrategia que está dirigida a confundir a los electores de la oposición. William Ojeda logró la nominación del partido rojo al imponerse en las primarias del 28 de junio. Además de los partidos del Polo Patriótico, Ojeda fue postulado con la tarjeta de Min-Unidad cuyos símbolos y colores son muy similares a la tarjeta de la MUD.

Ojeda, electo diputado por la MUD en 2010 y ahora militante del PSUV, usa franelas azules y no rojas. Dirigentes de la MUD y analistas han indicado que el diputado está intentando confundir a los electores al intentar venderse como el aspirante de la alianza opositora.

Foto: Cristian Hernández


Participa en la conversación