En 10 días cuando salga la sentencia de la apelación se sabrá si Rubén González saldrá en libertad

Rubén González

Este 28 de julio se celebró la audiencia de apelación del dirigente sindical de Ferrominera Rubén González, preso en la cárcel La Pica.

Puerto Ordaz. Sin sentencia culminó la audiencia de apelación en el caso del secretario general del Sindicato de Ferrominera (Sintraferrominera), Rubén González. La audiencia de apelación se realizó este 28 de julio. La Corte Marcial se trasladó desde Caracas hasta Maturín, donde mantienen preso al dirigente sindical desde noviembre de 2018, en un ala militar de la cárcel La Pica.

Será dentro de 10 días cuando la corte publique la sentencia, lapso que se tomó el tribunal para tomar la decisión.

Teníamos esperanza de que dieran libertad plena hoy, porque los organismos internacionales se pronunciaron exigiendo la libertad de Rubén González, quien no cometió ningún delito, manifestó Degraim Marichales, yerno del dirigente sindical.

La audiencia de apelación estaba prevista para el 17 de marzo, fecha en que todo el país entró en cuarentena por la pandemia de COVID-19. Por esta razón se pospuso. Mientras tanto, González continúa preso sin las mínimas garantías de atención médica por su delicado estado de salud. En varias oportunidades ha sufrido crisis hipertensivas y no ha sido trasladado a un centro de salud.

El confinamiento también impide a familiares trasladarse desde Ciudad Guayana (Bolívar) hasta Maturín (Monagas) para llevarle alimentos, medicinas y hasta el agua para su consumo. Esto debido a las precarias condiciones en el centro penitenciario.

Más temprano, la Intersectorial de Trabajadores de Guayana (ITG) exigió la libertad plena de Rubén González. Sostuvieron también que continuarán las luchas por la recuperación de sus conquistas laborales.

Más de un año en prisión

La detención de Rubén González fue el 29 de noviembre de 2018. Regresaba de una marcha en Caracas por el respeto a las contrataciones colectivas y el cese de la persecución. La captura fue en una alcabala en Anaco, estado Anzoátegui. 

Se le atribuyeron delitos militares por un hecho en agosto de ese año, cuando la Guardia Nacional intentó detenerlo mientras efectuaba una asamblea de trabajadores en el portón de Ferrominera, en Ciudad Piar.

Fue condenado a cinco años y nueve meses de prisión, imputado por los delitos de ataque al centinela y a las Fuerzas Armadas. La defensa de Rubén González, por su parte, logró demostrar que no hubo ultraje al centinela, tercer delito que se le imputaba. Además, evidenciaron que uno de los testigos mintió en la fase de juicio. Aun así, la decisión del Tribunal Quinto de Control Militar de Maturín fue apresarlo.

Lee también
Sebin confisca computadora del Correo del Caroní luego de allanar su sede

Participa en la conversación