En Gran Sabana monitorean 15 sectores vulnerables de inundaciones

En Gran Sabana monitorean 15 sectores vulnerables de inundaciones

De acuerdo con el censo que Protección Civil ya hizo en 11 sectores de Gran Sabana, se contabilizan hasta ahora 214 familias y 964 personas vulnerables a las afectaciones por las lluvias.


Ciudad Guayna. En el municipio Gran Sabana del estado Bolívar comienzan a registrarse algunas afectaciones menores a consecuencia de la temporada de lluvias. Para ello, Protección Civil junto con la alcaldía y otros organismos monitorean los 15 sectores que identificaron como vulnerables a inundaciones.

Eduardo Pérez, director de Protección Civil en Gran Sabana, señaló que realizan un censo en estos 15 sectores, de los cuales ya se completaron 11. Hasta ahora tienen un registro de 214 familias y 964 personas vulnerables de las afectaciones por las lluvias en Gran Sabana.

Dentro de los sectores de mayor riesgo está Nueva Jerusalén, Nazareno y Brisas de Sampai, y otros sectores aún no censados (…) Estamos visitando las zonas vulnerables, verificando el crecimiento de quebradas que cruzan por los sectores mencionados. Hasta el momento no hay novedad de relevancia, pero Protección Civil se mantiene preventivo», agregó el funcionario.

 

Señaló que hasta ahora no se han hecho evacuaciones de viviendas, cuyos habitantes tendrán como albergue en caso de emergencia la sede del Escuadrón de Caballería Motorizada (Escamoto), con capacidad para 300 personas.

Pérez agregó que la alcaldía de Gran Sabana realiza labores de limpieza de los drenajes en los sectores vulnerables, a fin de eliminar cualquier obstrucción de las aguas.

Aunque las autoridades no reportan afectaciones de gravedad, el secretario general del partido Un Nuevo Tiempo (UNT) en Gran Sabana, Hagler Rojas, declaró que en sectores como Caño Amarillo, familias se vieron obligadas a dejar sus viviendas y otrasperdieron sus enseres.

La gestión del gobierno local es ineficiente. Hasta ahora no hay respuestas oportunas a los vecinos afectados por las lluvias. En el sector Caño Amarillo son varias las familias que quedaron damnificadas porque sus casas se inundaron», explicó Rojas.

 

Agregó que la atención médica es escasa ante la proliferación de enfermedades gastrointestinales, respiratorias y de piel.


Participa en la conversación