Crónica Uno

Gobierno de Maduro argumenta que fondos enviados a Covax para vacunas anti COVID-19 fueron bloqueados

Covax

Foto: Escobar Jiménez / cortesía

Santiago Cornejo, director de Covax para América Latina, resaltó el interés de Venezuela por acceder a vacunas de Johnson & Johnson y manifestó que “estiman presentar la primera asignación en las próximas semanas”, por lo que confía en que esa notificación le permita al gobierno de Venezuela hacer gestiones necesarias para finalizar las cuatros transacciones pendientes.

Caracas. La Alianza Global para las Vacunas y la Inmunización (Gavi, por sus siglas en inglés) ha recibido desde el 13 de abril un total de 12 transacciones por parte de Venezuela para la suma de $109.968.081,82 dejando una diferencia de $10.031.838,18 por pagar para que el país pueda tener acceso a vacunas contra la COVID-19 a través del mecanismo Covax. Ese dinero, contemplado en otros cuatro depósitos, está bloqueado e investigado por el banco UBS.

Así lo manifestó la vicepresidenta Delcy Rodríguez este jueves 10 de junio en la clausura de la Conferencia Académica Nacional mientras que citó una carta enviada por Santiago Cornejo, director de Covax para América Latina, que fue remitida el pasado 7 de junio al embajador del gobierno de Maduro en Ginebra, Héctor Constant Rosales.

La carta, publicada más tarde en la cuenta de Twitter del canciller Jorge Arreaza, detalla que los pagos bloqueados se hicieron de la siguiente manera:

En la sesión informativa de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) de este 9 de junio, por segunda semana consecutiva, el director de Emergencias en Salud, Ciro Ugarte, manifestó que no tenían confirmación de que Venezuela haya completado el pago al mecanismo Covax, mientras que el mandatario Nicolás Maduro afirmó en días anteriores que sí lo habían hecho e, incluso, aseguró que el sistema “tenía una deuda con el país”.

Venezuela hizo público su primer anticipo de 59,2 millones de francos suizos —unos 64 millones de dólares— el pasado 10 de abril. Este monto representaba 50 % de la totalidad del monto que debía cancelar el país para poder optar por vacunas suficientes para 20 % de la población venezolana. Con el paso de los días, los voceros de la OPS confirmaron otros abonos de las autoridades nacionales.

Ugarte hizo referencia justo a esos 10 millones de dólares que estaban pendientes por pagar y resaltaba que el proceso seguía en pie para el país una vez que se concretara el pago y se conociera el tipo de vacuna contra la COVID-19 que iba a estar disponible para poder definir una fecha de entrega que, en principio, se estimaba para junio o julio de este año. 

En la carta citada por Rodríguez, Cornejo resaltó el interés de Venezuela por acceder a vacunas de Johnson & Johnson y manifestó que “esperan presentar la primera asignación en las próximas semanas”, por lo que confía en que esa notificación le permita al gobierno de Maduro hacer gestiones necesarias para finalizar las cuatros transacciones pendientes.

Para la administración de Maduro, esto es “otro resultado de los bloqueos de Estados Unidos” y “Venezuela ha logrado acceder con gran dificultad al mecanismo Covax”. Rodríguez hizo énfasis en que la nación “ha quedado excluida del sistema financiero internacional”.

Venezuela debía recibir entre marzo y abril 1.425.600 dosis de AstraZeneca de un total de 2.409.600 dosis que se tenían reservadas por Covax, pero estas vacunas fueron rechazadas por el gobierno de Maduro, mientras que el resto de países de la región ya se han visto beneficiados.

En ese momento, el argumento del Gobierno fue que inmunizarse con AstraZeneca no era seguro, debido a la detección de un lote de estas vacunas en Europa que fueron investigadas por tener posibles vínculos con coágulos sanguíneos. Sin embargo, hay organismos como la Agencia Europea del Medicamento, que concluyeron que es “efectiva y segura”, y los países de esa región retomaron su uso.

Salir de la versión móvil