En la Línea 1 del Metro de Caracas solo funcionan 12 trenes de 38. El 100 % de los torniquetes están fuera de servicio. Solo un 5 % o 2 % de las escaleras mecánicas están operativas, y 50 % de los trenes activos tiene problemas con el aire acondicionado.

Caracas. Regresa el plan de sustitución de importaciones de piezas y repuestos para el Metro de Caracas. Una vez más, la administración de Nicolás Maduro prometió fabricar en el territorio nacional todo lo necesario para recuperar 22 trenes al costo de uno nuevo. Este programa no es nuevo. Tiene caminando desde el 2011, y sus resultados siguen sin reflejarse en la calidad del servicio.

Gomas para los acopladores, 1600 fusibles, mejoras en las condiciones de los trenes como aire acondicionado, motores nuevos, ruedas, sustituciones de cables de cobre por otros de aluminio, y «la clase trabajadora también está elaborando las zapatas de los trenes«. Esa era la primicia del viceministro de Transporte, Claudio Farías, que hizo pública el pasado 23 de junio en un contacto con Nicolás Maduro en cadena nacional.

Farías habló desde el taller del Metro de Caracas en Las Adjuntas y mostró varias piezas.

Un día antes, el lunes 22 de junio, la ciudad había regresado a la cuarentena «radical» con el cierre del Metro de Caracas, Metro Los Teques y el ferrocarril hacia los Valles del Tuy, e implementaron rutas de contingencia con unidades de autobuses Sitssa.

Haber cerrado el Metro fue un error. Se creó un cuello de botella innecesario, reconoció Maduro.

Y sí, en Zona Rental se formaron cinco largas colas que se juntaban entre sí. Iban para las rutas Propatria, Petare, La Rinconada, Zoológico y Las Adjuntas. Las personas debían esperar largas horas. No había información. Muchos no pudieron tomar un autobús para los Valles del Tuy. Las medidas de distanciamiento y prevención de la COVID-19 no se cumplían.

Lee también
En el último año el transporte aumentó casi 4000%, según monitor de Cedice

Para el martes 23 de junio, ya Nicolás Maduro hablaba de una jornada para el fortalecimiento del transporte público, que además de la producción nacional de repuestos, incluía un convenio con 1000 autobuses Yutong, de los cuales presuntamente entregaron 591 en todo el país.

Sin embargo, el deterioro del Metro de Caracas es imposible de ocultar: fallas, disminución en la oferta de trenes, malas condiciones de la infraestructura, metrobuses estacionados. Ahora se suma el riesgo que significa para sus usuarios subirse al transporte subterráneo y poder contagiarse de COVID-19.

Foto: Tairy Gamboa
En claves: nueve años de promesas

-El anuncio: el presidente del Metro de Caracas y Metro Los Teques para la época, Haiman El Troudi, anunció en 2011 que la institución gastó 26 millones de dólares anuales en importaciones de partes, piezas y repuestos. Por esto, plantearon reducir en un 50 % las compras en el exterior y sustituir en un «corto plazo» el gasto internacional.

Explicó que la dependencia en la compra de repuestos para el mantenimiento del Metro de Caracas con empresas de extranjeras conllevaba a «demoras hasta de un año para que los mismos llegaran al país«.

-Las primeras piezas: a principios de 2013, El Troudi insistió con que el plan de sustitución de importaciones cumpliría para ese año con 330 prototipos de piezas y repuestos para el Metro de Caracas. Según la información que dio, entre 2011 y 2012 se hicieron 346 componentes del sistema de transporte.

-Más promesas: prototipos de torniquetes, repuestos de escaleras mecánicas, peldaños, pasamanos, durmientes, fijaciones, empacaduras y conductores eléctricos. Esa era la oferta del Metro de Caracas en 2013 que fabricarían manos venezolanas. Las labores se harían en un taller de electromecánica del Metro de Caracas ubicado en Propatria, y permitirían ahorrar 25 millones de dólares en importación de 7000 piezas para el transporte subterráneo.

Lee también
En el último año el transporte aumentó casi 4000%, según monitor de Cedice

-En 2014 se reactivó el programa: esta vez, como parte del plan de sustitución de importaciones, el también ministro para el Transporte, Haiman El Troudi, aseguró que elaborarían 500 prototipos de piezas y repuestos para «disminuir la dependencia tecnológica de empresas extranjeras y contribuir con el desarrollo industrial del país«.

A su juicio, le darían continuidad al programa que ya había iniciado en 2011, y sostuvo que en Venezuela se fabricarían torniquetes con sus respectivos componentes como boletos, ruedas de peldaños de las escaleras mecánicas, gomas de los pasamanos y mejoras en el aire acondicionado de las estaciones.

-Alianzas: el Ministerio de Transporte anunció una alianza entre el Metro de Caracas, productores nacionales e instituciones educativas en 2015 bajo el mismo esquema de producir piezas y repuestos en el país. Luis Bernardo, ministro del Transporte Terrestre y Obras Públicas para ese momento, aseguró que 800 piezas habían sido fabricadas para hacer las sustituciones en trenes, vías férreas, escaleras mecánicas y metrobuses.

-Más promesas: en el transcurso de 2016 a 2019 el Metro de Caracas tenía más fallas en su sistema. La información oficial sostenía que se había recuperado unidades de metrobús Volvo y Yutong, incluso que, gracias a una fábrica de fundición de arena o cera en Anaco, estado Anzoátegui, podrían fabricar ruedas para el Metro.

Foto: Tairy Gamboa
¿Se recuperó algo?

-Oferta de trenes en descenso: en 1983, fecha en la que se inauguró el Metro de Caracas, funcionaban 38 trenes en Línea 1 y el tiempo de espera en el andén no excedía los 90 segundos. Jesús Hernández, miembro de Metro Comunidad, informó a Crónica.Uno que solo están operativos 12 trenes y los usuarios pueden esperar entre 15 y 30 minutos.

En Línea 2 trabajan entre cuatro y ocho trenes. Entre Bello Monte y Mamera los usuarios pueden permanecer 40 minutos para abordar una unidad. En Línea 3 funcionan máximo siete trenes y las personas pasan casi 15 minutos para montarse.

Lee también
En el último año el transporte aumentó casi 4000%, según monitor de Cedice

-Sin escaleras mecánicas: su deterioro ha avanzado desde 2011. Para el 2020 solo funciona un 5 % o 2 % de las escaleras mecánicas en todas las estaciones del Metro de Caracas.

-Trenes sin aire acondicionado: en Línea 1, más del 50 % de los trenes operativos tienen fallas en el aire acondicionado. En la Línea 2 y 3 del Metro de Caracas solo les funciona el aire acondicionado a los trenes Alstom Metrópolis, que forman parte de un préstamo del Metro Los Teques.

-Torniquetes: Poco a poco se fueron dañando y los fueron «liberando». El 100 % de los torniquetes están fuera de servicio. Aunque intentaron retomar el cobro del pasaje en enero de 2020, algunas estaciones no estaban vendiendo boletos por falta de personal o material. Durante la cuarentena el Metro de Caracas ha estado libre.

Foto: Luis Morillo

A juicio del ingeniero Eduardo Páez Pumar, que forma parte del Plan País para la recuperación del sistema metroviario y ferroviario del país, la mejor manera de garantizar que los repuestos tengan un tiempo de vida razonable y cumplan con la calidad estándar es trabajando con los originales. 

Recordó que, en el caso de Venezuela, ya se ha visto que muchos trenes tengan fallas con las zapatas, unidad que permite la sincronización con el tercer riel y garantiza energía al tren.

Es delicado sin una industria que se dedique solo a eso (…) La fabricación debe pasar por una serie de pruebas estándares y acá lo que se está haciendo un es un homemade que puede ser delicado en un sistema de transporte masivo, explicó Páez Pumar.

Páez Pumar enfatizó que la solución más certera es llegar a acuerdos con las empresas que fabricaron los trenes con tecnología de última generación para concretar cierres de contratos, conseguir entrenamientos para el personal técnico o de mantenimiento y traer repuestos originales.

autobús
Foto: Tairy Gamboa

Participa en la conversación