Guardia Nacional Bolivariana desata persecución contra sindicalistas de Ferrominera en Ciudad Piar

Desde la semana pasada, un grupo de ferromineros desarrollaba una huelga de brazos caídos en la sede de de la empresa estatal en Ciudad Piar, para exigir uniformes y equipos de seguridad. Este lunes, la fuerza militar desató una persecución en contra de varios de ellos.

Ciudad Guayana. Luego de una semana de huelga de brazos caídos en la sede de Ciudad Piar de Ferrominera del Orinoco, la Guardia Nacional Bolivariana desató este lunes una persecución en contra de los dirigentes sindicales que convocaron la protesta.

La huelga, que comenzó el lunes pasado, tenía como fin exigir uniformes e implementos de seguridad. El reclamo se formalizó durante una mesa de diálogo en junio. Como no hubo respuestas, el Sindicato de Trabajadores de Ferrominera (Sintraferrominera) convocó la manifestación.

La persecución comenzó en el portón de la empresa, en la mañana del lunes.

En el portón Cerro Bolívar nos abordó un sargento de la GNB y, de forma grosera, nos dijo que debíamos dar declaraciones en el comando de la Guardia Nacional, pero eso significa que te tranco, te neutralizo y te meto preso. Ya lo hicieron una vez con Rubén González, le inventaron cargos y es el mismo libreto. Hacerles caso a esos señores era ir presos. Por eso no hicimos caso, salimos a los trancazos, nos montamos en la camioneta porque al llevarse presa a la dirigencia sindical neutralizan a los trabajadores”, explicó Dewel Hernández, uno de los trabajadores, al diario Correo del Caroní.

A raíz de eso, 12 delegados y cuatro dirigentes principales, incluyendo al secretario general Rubén González, decidieron esconderse para evitar ser capturados.

Lee también
Lo más reciente del 14 de septiembre de 2020

Historial de persecución

Funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana intentaron entrar a la fuerza en la casa de González. Incluso rompieron un paredón, pero el dirigente sindical y sus compañeros no estaban allí.

González, antes presto al oficialismo, fue preso político desde 2009 hasta 2011 por liderar protestas sindicales. Fue acusado de instigación a delinquir, agavillamiento, violación de la zona de seguridad y daños al patrimonio público. En 2011 fue sentenciado a siete años de cárcel. Dos días después, un tribunal anuló el fallo.

En Ciudad Piar, la empresa extrae el mineral de hierro. Hasta finales de la tarde del lunes se desconocía el paradero de los dirigentes de Sintraferrominera.

Foto: Cortesía trabajadores de Ferrominera


Participa en la conversación