Incendio de la Biblioteca Central de la UDO acaba con 42 años de acervo académico y científico

biblioteca central de la udo

El incendio provocado consumió una colección bibliográfica de casi 120.000 ejemplares, valorada en más de un millón de dólares y con un peso cultural incalculable.

Cumaná. Este año la Universidad de Oriente (UDO) llega a su 62 aniversario y su evolución histórica sin duda marca un antes y un después en el desarrollo de las regiones oriental, sur e insular del país, donde funcionan sus cinco núcleos y cuatro extensiones universitarias.

La cronología del campus da cuenta de que para el año 1978 se reagruparon en el edificio que hoy se conoce como la Biblioteca Central de la UDO núcleo de Sucre todos los salones de lectura que se erigieron en los núcleos universitarios de Anzoátegui, Bolívar, Monagas, Nueva Esparta y Sucre.

Biblioteca Central de la UDO
Foto: Cortesía UDO

Hasta ahora, la Universidad de Oriente contaba, en toda su extensión, con 22 salones de lectura, de los cuales 11 estaban ubicados en el núcleo de Sucre.

Fueron más de 42 años sirviendo a generaciones de estudiantes, profesores e investigadores, y preservando en sus espacios el acervo bibliográfico de toda la producción académica y científica de la casa más alta del oriente venezolano que, como dice su himno, ha vertido “…su Orinoco de luz torrencial” para el progreso de la nación.

Hoy toda la comunidad universitaria y el país entero son testigos de uno de los episodios más tristes de la Universidad de Oriente, en el que manos inescrupulosas provocaron el incendio de su Biblioteca Central, en el núcleo de Sucre.

Esta acción vandálica pasa a formar parte del ataque sistemático que en los dos últimos años viene sufriendo la UDO en todas sus instalaciones, y su núcleo primogénito es el que ha sido golpeado con más saña. A este hecho se le suman los incendios del Auditorio y del edificio del Instituto Oceanográfico de Venezuela.

El comandante de los Bomberos UDO, Carlos Boada, confirmó que el incendio fue provocado: Sin duda el incendio fue provocado. A los inescrupulosos que atentan contra la universidad no les basta robar todo lo que han podido, ahora incendiarán lo que queda en pie

Odlanier Gómez, director general del Sistema de Bibliotecas de la UDO (Sibiudo), quien está al frente de este despacho desde 2018 y que por cuatro años (2014-1018) dirigió la Biblioteca Central, explicó que “el incendio consumió más de 120.000 ejemplares de la producción académica de tesis, trabajos de ascensos e investigación de posgrado de los egresados”: “Se quemó todo su acervo bibliográfico; salvo las mil producciones del área de Ciencias de la Salud que pudimos resguardar con antelación”.

Gómez relató que el edificio estuvo en llamas desde finales de la tarde del 31 de mayo hasta el amanecer del lunes 1° de junio, porque los bomberos universitarios, al no contar con acompañamiento policial, no pudieron ingresar al núcleo de Sucre para combatir el incendio.

El director de Sibiudo lamentó el hecho: Es una lástima lo que ha ocurrido. Fueron muchas horas dedicadas a la organización y el registro de la producción bibliográfica existente. Es invaluable lo que se ha perdido y difícilmente se recupere. Ha sido una pérdida de recursos de aproximadamente un millón de dólares. Era una colección bibliográfica muy costosa, donde había títulos de medicina valorados en mil dólares. Quién y cómo se repone todo ese material perdido.

biblioteca central de la udo
Foto: Cortesía UDO

Reveló que el incendio fue el remate del ataque a la Biblioteca Central de la UDO, porque ya antes había sido víctima de robos y saqueos de todo su mobiliario y equipos. Los delincuentes se llevaron desde ventanas, puertas, sillas, mesas, estantes, aires acondicionados, hasta computadoras e impresoras.

“Más allá del daño estructural de un edificio como espacio de formación, se pierde una extensa colección bibliográfica adquirida desde el año 1960, la cual estuvo al servicio de la academia, la ciencia y la investigación”, acotó.

biblioteca central de la udo
Foto: Cortesía UDO

En esta última década se pudo digitalizar la producción académica desde 2011 hasta el presente; lamentablemente, los sucesivos recortes presupuestarios a la universidad venezolana y los continuos presupuestos reconducidos limitaron los recursos para funcionamiento y adquisición de equipos, y solo se gira dinero para gastos de salario y sueldos, agregó Gómez.

Sin respuestas del Estado a un problema estructural

Desde el Consejo Universitario de la UDO sus autoridades emitieron una declaración en la que sostienen que este acto vandálico “no es un hecho fortuito, ni aislado, sino que se trata de acciones orquestadas, realizadas en forma premeditada y alevosa, con cuya frecuencia se pretende sembrar temor y desánimo”.

La rectora de la Universidad de Oriente, Milena Bravo, afirmó: “Este incendio lacera el alma universitaria, pero la UDO permanecerá en el tiempo y sus verdugos pasarán”.

Hoy el núcleo de Sucre parece convertirse en la “tierra de nadie”, pues autoridades civiles y militares han volteado su mirada para justificar su inacción.

biblioteca central de la udo
Foto: Cortesía

Sin embargo, la rectora aseguró que han exigido de las autoridades facultadas para garantizar el orden y la paz social: “Una acción efectiva y eficaz para detener la actuación de los depredadores de la academia y de los delincuentes que, ante la pasividad de quienes deben garantizar la seguridad ciudadana, se sienten impunes para cometer delitos de esta magnitud”.

En una entrevista en Unión Radio, la rectora de la Universidad de Oriente agradeció las muestras de solidaridad del país y del mundo entero desde donde han expresado su consternación por lo ocurrido al tiempo que han ofrecido su mano amiga para levantar la sede de las cenizas.

Bravo  calificó lo ocurrido de inaceptable y bochornoso y subrayó: “Pareciera que el pecado de la UDO ha sido mantenerse siempre autónoma, libre, plural y democrática. Esa parece ser una connotación inaceptable para el ‘grupete’ que por razones inconfesables son arrastrados para atentar contra una patrimonio de la nación que pertenece al pueblo oriental”.

Informó que ya está en marcha un proceso de recolección o donación de libros para cubrir en primera instancia la demandas de los estudiantes de pregrado: “Para ello publicaremos una lista con los títulos de consulta de materias de oceanografía y ciencias puras que forman parte de las carreras que se imparten en el núcleo de Sucre, en atención a la matrícula estudiantil que en su mayoría es de bajos recursos”.

La entrevista culminó con el alerta de la rectora Bravo a todo el pueblo oriental a “defender y decidir el destino de su universidad; porque la UDO le pertenece el pueblo oriental”.

A dos días del incendio que volvió cenizas el pilar fundamental de la memoria y el conocimiento de generaciones de estudiantes en el núcleo Sucre de la UDO, el ministro de Cultura del gobierno de Nicolás Maduro, Ernesto Villegas, giró instrucciones para que desde el Instituto Autónomo Biblioteca Nacional y Servicios de Bibliotecas se inicie una campaña de donación de libros para la Biblioteca Central de la UDO, los cuales estarán disponibles en la Biblioteca Pública Armando Zuloaga Blanco de Cumaná mientras se recupera el espacio universitario.

Todos solidarios con la UDO 

Ante este ataque a la cultura y el intelecto nacional, el apoyo y las muestras de solidaridad no se han hecho esperar. Hasta ahora se han manifestado instituciones hermanas como UCV, UCAB, LUZ, ULA; la Iglesia Católica, Aspudo, Fenasipruv, AN, Fapuv, Biblioteca Nacional, colegios y gremios profesionales, estudiantes, asociaciones de bibliotecas y comunidad universitaria en general. Y se siguen sumando respaldos a la academia.

Uno de los primeros en manifestar su apoyo fue el arzobispo metropolitano de la Arquidiócesis de Cumaná, monseñor Jesús González de Zárate, quien expresó: “En este hecho no solo se golpea a una institución. Este suceso representa un duro golpe que va en detrimento de la moral y las luces, que siguen siendo nuestras primeras necesidades”.

Por su parte, los bachilleres Luis Suárez y Jesús Malavé, ambos dirigentes estudiantiles de distinta tendencia, manifestaron su desconcierto. No encontraban palabras para expresar lo que les produce lo ocurrido. Coincidieron en que han atentado contra un patrimonio común de todos los sucrenses y de toda la nación. Pero, con la fuerza e irreverencia que caracteriza a la juventud, los estudiantes afirmaron que se mantendrán de pie en defensa de su universidad.

Para el Movimiento Independiente de la Escuela de Bibliotecología y Archivología, el robo y posterior quema de la  Biblioteca Central de la UDO provocó daños irreversibles a la institución académica. 

“El valor de la colección del nivel de una universidad autónoma es invaluable, recuperarlo va a ser imposible; esta sin duda es una gran pérdida no solo para la educación de nuestro país, sino para la memoria histórica de nuestra nación”, escribieron en su expresión de apoyo.

Lee también
La academia en Venezuela, una muerte lenta que puede evitarse (y II)

Participa en la conversación