El Valle ya es la parroquia del municipio Libertador con más casos de COVID-19. El 29 de julio las autoridades sanitarias confirmaron 86 nuevos contagios, el número más alto durante julio, y en total llegó a 535 infectados. En segundo lugar quedó Sucre con 406, y luego hay parroquias como Coche (202), 23 de Enero (142), Altagracia (145) y La Vega (136).

Caracas. La capital del país escaló al primer puesto en la lista de entidades del país con más contagiados de COVID-19. De 9758 casos comunitarios en todo el territorio nacional durante julio, al menos 3400 fueron en el Distrito Capital. Además, en 30 días murieron 23 venezolanos, la mayoría hombres, que eran habitantes de diez parroquias del municipio Libertador. 

En la primera semana de julio la administración de Nicolás Maduro reportó 152 casos en Caracas. Sucre apuntaba como la parroquia con más infectados, seguida de La Vega, luego de un junio en el que la mayoría de los casos eran de estos sectores populares.

La capital se mantenía en cuarentena radical por al menos dos semanas continuas, pero igualmente había mucha gente en las calles, el transporte público se tambaleaba entre medidas de suspensión del Metro de Caracas y disminución de pasajeros en los autobuses. Los puntos de control estaban regados en el área metropolitana. 

Y, entonces, la semana siguiente, del 6 al 12 de julio, el número de casos aumentó en un 151 %. Eran 382 nuevos contagios. Ya no era Sucre y La Vega las zonas de riesgo, sino también se le sumó El Valle con 34 infectados en una semana. El 12 de julio en la noche, Maduro anunció que Caracas entraba en una flexibilización parcial y vigilada, lo que significaba que 10 sectores de la actividad económica podían abrir sus santamarías. 

El lunes 13 de julio no cabía una persona más en el bulevar de Catia. Todos los locales estaban abiertos. No importaba el horario que semanas atrás el gobierno había dictado para cada sector. Eran personas haciendo cola para comprar, cola para sacar efectivo de los bancos, cola para todo. En La Vega, el comercio también estaba activo. Sin embargo, algunas calles permanecían cerradas por casos sospechosos de COVID-19. 

Pasó un día para que el gobierno recogiera la medida. Caracas tenía que volver a la fase uno de la cuarentena por el aumento de casos y, por supuesto, por la cantidad de personas que salieron de casa que aumentaba el riesgo a tener más casos en las semanas siguientes. Delcy Rodríguez, vicepresidente del gobierno de Maduro, hizo el anuncio en la tarde a través de su cuenta de Twitter, pero horas antes los funcionarios de la policía ya mandaban a los comerciantes a cerrar sus negocios, algunos incluso recibieron amenazas. 

Al final de esa semana, Caracas pasó de tener 382 casos de coronavirus a 727. Incluso, la parroquia Sucre llegó a uno de sus picos más altos el 19 de julio con 36 casos en un día, pero justamente en esa oportunidad, también hubo 38 infectados en El Valle, donde comenzaban a verse muchos obstáculos para entrar o salir por los puntos de control o “barreras de contención”

Una de las semanas más fuertes fue del 20 al 26 de julio con 1140 infectados. En los reportes diarios detallados por parroquia, había números como 59 casos en El Valle, 45 en Sucre o 19 en Antímano, que era una parroquia sin antecedentes de altas cifras de contagios. Caracas se mantenía en cuarentena radical, o esa era la intención.

El Valle ya es la parroquia del municipio Libertador con más casos de COVID-19. El 29 de julio las autoridades sanitarias confirmaron 86 nuevos contagios, el número más alto durante julio, y en total llegó a 535 infectados. En segundo lugar quedó Sucre con 406, y luego hay parroquias como Coche (202), 23 de Enero (142), Altagracia (145) y La Vega (136). 

Las 22 parroquias del municipio Libertador tienen al menos 18 infectados de coronavirus. En los últimos informes los voceros del oficialismo han mostrado un mapa que precisa el número de casos diarios en cada parroquia de Caracas. Esto no ocurrió el 5, 11, 12, 14, 21 y 28 de julio, fechas en las que no se detallaron los infectados, por lo que el cálculo periodístico de Crónica.Uno para esas fechas es un estimado. 

Delcy Rodríguez aseguró en el reporte del 30 de julio que en El Valle hay 575 casos activos de COVID-19. Esto podría atribuirse a los casos sin clasificación que se acumularon durante julio.

Las muertes

Desde la llegada de la pandemia al país, el pasado 13 de marzo, la información oficial apunta a que en Caracas han muerto al menos 35 personas. De ese número, 23 decesos fueron en julio. La parroquia que tuvo más muertes fue Sucre con ocho vecinos que perdieron la vida.

Los demás corresponden a Antímano (2), San Pedro (2), 23 de Enero (1) La Candelaria (1), San Juan (1), Santa Rosalía (1) El Valle (1), Caricuao (1), El Junquito (1), y cuatro casos que no detallaron dónde vivían. De estos, 19 fueron hombres y cuatro mujeres. 

Dos de los fallecidos tenían entre 39 y 40 años de edad. El resto está en el rango de los 54 y 91 años de edad. El detalle de cada uno de estos fallecimientos indica que la mayoría sufrían enfermedades previas como hipertensión arterial o diabetes. No obstante, en otros casos, recalcan que se contagiaron sin haber viajado, e incluso, sin conocer alguien que estuviera infectado del virus.  

Es importante destacar que hasta el 23 de julio habían fallecido cuatro médicos y un enfermero en Caracas, según el reporte de Médicos Unidos por Venezuela. La falta de agua, insumos de protección y bioseguridad, salarios que no van con la realidad económica del país, y demás condiciones en los centros de salud es un impedimento para que puedan hacer su trabajo: salvar vidas sin correr el riesgo de infectarse de COVID-19.

la movilidad
Foto: Tairy Gamboa
El progreso

Hasta el reporte del mes de julio, en el país había 17.860 casos de coronavius, 10.666 recuperados y 158 fallecidos. Desde el inicio de la enfermedad en Venezuela hasta esta última actualización hay 3866 infectados en el Distrito Capital, seguido por el estado Zulia con 3020 contagiados. Dos entidades que han tenido que enfrentar la pandemia con características geográficas y poblacionales muy diferentes.

Lee también
La buena fe de los vecinos de Montalbán se refleja en donación de comida al ancianato Madre Emilia

Mientras Zulia abarca una extensión territorial de 63.100 kilómetros cuadrados, la capital del país apenas tiene 433,1 kilómetros cuadrados; además, según el registro del Instituto Nacional de Estadística (INE) para el año 2016, en Caracas había 3.030.524 habitantes, mientras que el Zulia tenía 4.323.467 habitantes.

La Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales, junto a la Academia Nacional de Medicina, el Instituto Nacional de Medicina Tropical de la UCV, la Alianza Venezolana por la Salud y la Sociedad Venezolana de Infectología exhortaron este 30 de julio la urgencia de la articulación de lineamientos como:

Una política de comunicación eficiente para la población, capacidad diagnóstica suficiente que supere las 8000 pruebas de PCR diarias, equipos rastreadores sanitarios dedicados a la detección y seguimiento de la enfermedad, aislamiento de personas infectadas y un sistema hospitalario público y privado dotado de recursos.

La alcaldesa de Caracas, Érika Farías, estableció un horario para los 13 mercados municipales de Libertador. Se suspendió el expendio de bebidas alcohólicas en el territorio capitalino, se decretó la disminución de pasajeros en los autobuses, se limitó el ingreso al Metro de Caracas a personas que presenten un salvoconducto. Todas estas medidas parecen insuficientes en una ciudad en la que se siguen viendo muchas personas en la calle.

planta talleres centrales la salina- contagiados
Foto referencial: Luis Morillo

Detalles de los fallecidos en Caracas durante julio

-3 de julio: un hombre de 66 años, residente de Catia, parroquia Sucre, presentó síntomas de COVID-19 en la segunda quincena de junio. Tardó 14 días en notificar o acudir a un hospital centinela. Fue ingresado el 30 de junio a la Unidad de Cuidados Intensivos en un CDI, donde falleció el 3 de julio por un paro cardiorrespiratorio.

-6 de julio: murió un hombre de 56 años que residía en la parroquia Sucre y era administrador de un centro de salud. El individuo sufría de enfermedades previas, como hipertensión arterial y diabetes.

-7 de julio: un hombre de 82 años de la parroquia Antímano falleció por COVID-19. Padecía de hipertensión y enfermedad broncopulmonar obstructiva crónica. Empezó a presentar síntomas el 25 de mayo, pero fue al hospital el 6 de junio.

Un hombre de 40 años de edad, residente del Distrito Capital, de profesión bombero. No acudió a un centro de salud, se automedicó lo que le hizo perder muchos días. Presentó un paro cardíaco que le produjo la muerte.

Lee también
Crece la lista de médicos fallecidos por COVID-19 en el Zulia

-9 de julio: un hombre de 62 años residente de la parroquia San Pedro del Distrito Capital. Con enfermedades preexistentes. Acudió a un centro de salud 17 días después de iniciar síntomas. Presentó un paro cardiorrespiratorio que le produjo la muerte.  

-12 de julio: hombre de 58 años de edad, residente de la parroquia Caricuao del Distrito Capital. Con enfermedades preexistentes.

-15 de julio: se trata de un hombre de 87 años del sector Carapita, en Antímano que se dedicaba a la agricultura urbana.

-16 de julio: hombre de 57 años, residente de la parroquia Sucre del Distrito Capital. Con un hábito tabáquico muy acentuado. El otro caso fue un hombre que también vivía en Sucre y no detallaron su edad.

-17 de julio: un hombre de 63 años del Distrito Capital. No detallaron la zona donde residía. 

-18 de julio: una mujer de 40 años habitante de la parroquia Sucre, específicamente en Catia.

-19 de julio: un hombre de 68 años, residente de la parroquia San Pedro. Según Jorge Rodríguez, era pintor y todos los días acudía a un callejón de su comunidad a jugar dominó. Presentaba enfermedades preexistentes.

-20 de julio: una mujer de 73 años (Catia) y otra de 45 años de edad que vivía en el kilómetro 4 de El Junquito y trabajaba ayudando a su hijo en una zapatería.

-21 de julio: un hombre de 54 años de edad,  residente de la parroquia 23 de Enero.

-23 de julio: un hombre de 63 años de edad, residente de la parroquia 23 de Enero.

-25 de julio: una mujer de 69 años de edad habitante de la parroquia Sucre, de oficios del hogar, “sin antecedentes de viaje reciente ni contacto aparente con casos positivos”, señaló Rodríguez.

Lee también
El brote de los Marlins: el "foul" inesperado en el inicio de la MLB

-27 de julio: en la parroquia San Juan del Distrito Capital murió un supervisor de farmacias, de 63 años, que “viajaba frecuentemente a Zulia, Sucre y otras regiones”, según Rodríguez. Era diabético y enfermo renal; inició síntomas el 1° de julio y acudió al hospital el 14.

Además, falleció un comerciante de 67 años en la parroquia Santa Rosalía de Caracas, sufría de diabetes y asma; presentó síntomas el 6 de julio y acudió a un centro de salud el 12, tenía un abasto en la Cota 905.

-28 de julio: en Los Frailes de Catia (parroquia Sucre del Distrito Capital) falleció un hombre de 39 años que residía en una comunidad donde había varios casos de COVID-19. “Salía entre dos y tres veces por semana a hacer y compras y saludar a los vecinos”, señaló Delcy Rodríguez, mientras que en la parroquia Candelaria la víctima fue un comerciante de 58 años.

-29 de julio: un hombre de 57 años que vivía en El Valle.

30 de julio: dos hombres de 70 y 91 años de edad. No detallaron en qué parroquia vivían.


Participa en la conversación