Los vecinos solo cuentan con una “perrera”, camión 350, para trasladarse a sus trabajos, escuelas o hacer diligencias. La otra opción que tienen es caminar más de una hora, para llegar a la vía principal y poder abordar un autobús. El gobierno regional dotó de 1000 unidades de transporte público, pero no son suficientes por eso los sectores alejados de la ciudad carecen del servicio. 100 unidades están paralizadas por falta de cauchos. En Maturín circulan 1100 unidades entre carros por puesto, busetas y autobuses.

Monagas. Desde aproximadamente el año 2017 la falta de transporte público en San Agustín de La Pica ha afectado a los habitantes de esta comunidad, catalogada como rural por su lejanía del centro de la ciudad. Y es que deben caminar 5,3 kilómetros desde el poblado hasta la avenida principal de La Pica, expuestos a la delincuencia del sector e incluso factores naturales que hacen la travesía más compleja.

Los vecinos informan que en la zona hay un camión 350 que presta el servicio, pero no reúne las características propias de una unidad de transporte público; sin embargo, no tienen otra opción que esperar desde la madrugada para trasladarse en lo que denominan “la perrera”.

Aquí hay un camión que nos traslada. La comunidad pidió una unidad y eso fue lo que nos mandaron, porque autobuses aquí no hay. El camión pasa por aquí (calle principal de San Agustín) a las 5:00 a. m., ya a esa hora debemos estar en la parada”, detalló Ofelia Álvarez.

Caminar más de una hora se ha convertido en la rutina de quienes deben salir diariamente a trabajar o hacer diligencias. En los dos años que tienen sin transporte público se ha vuelto costumbre recorrer un camino largo y tedioso. Bajo la lluvia o el sol inclemente, la opción de los habitantes de San Agustín es una sola: caminar hasta conseguir transporte.

Lee también
Para los carabobeños la cuarentena radical no existe porque están obligados a trabajar
La Pica
Los vecinos llegan cansados a sus trabajos después de caminar más de una hora para poder abordar una unidad de transporte público.Foto: Natacha Sánchez.

“Caminamos hasta la avenida principal de La Pica, allá en la entrada es más fácil conseguir autobús. Esto es muy fuerte, nos ha costado, llegamos cansados a nuestros trabajos y cuando regresamos a nuestras casas, también. Esto es una caminata diaria de ida en la mañana y de regreso en la tarde”, comentó Zoila Vásquez.

“Pedimos cola”

Para quienes tienen niños la travesía se vuelve doblemente difícil, por lo que han optado por pedir cola a los carros que transitan por la zona.

“A veces corremos con suerte y nos dan la cola, pero la mayoría del tiempo nos toca caminar. Yo ando con mis nietos, por ellos pido cola; y cuando llueve tenemos que buscar un lugar donde resguardarnos porque después de la lluvia vienen las enfermedades y con lo caro que esta todo”, destacó Carmen Ferminal

Crisis de transporte

La crisis que vive el sector transporte ha afectado fuertemente a Monagas. De acuerdo con cifras oficiales, aportadas por José Medina, autoridad única de Transporte en el municipio Maturín, para 2018 la paralización de las unidades de transporte público se ubicaba en 90 % en todo el estado Monagas. Es decir, más de 3000 unidades se encontraban fuera de servicio por falta de insumos, como cauchos y baterías, lo que se traducía en más de 260 asociaciones que no prestaban el servicio.

Para 2019, el gobierno regional dotó alrededor de 1000 unidades con insumos para que circularan nuevamente, pero esto no fue suficiente para cubrir la gran demanda. Por tal razón algunas zonas lejanas a la ciudad de Maturín carecen totalmente de este servicio. Tal es el caso de San Agustín de La Pica.

Lee también
Para los carabobeños la cuarentena radical no existe porque están obligados a trabajar

Según Medina en la actualidad son aproximadamente 100 las unidades que se encuentran paralizadas por falta de neumáticos.

Llegan insumos, pero alcanzan únicamente para mantener la flota que tenemos en circulación no para reparar las unidades que se encuentran dañadas. Estaríamos hablando de aproximadamente 100”.

En Maturín de acuerdo con lo informado por la autoridad única de Transporte circulan 1100 unidades entre carros por puesto, busetas y autobuses.

Sin alumbrado y con delincuencia

En San Agustín de La Pica no solo deben cargar con la cruz de la falta de transporte, sino también a cuestas llevan la carencia de otros servicios indispensables, como el alumbrado público. Señalan que las calles después de las 6:00 de la tarde quedan como “una boca de lobo.”

La oscuridad ha propiciado el escenario ideal para que los delincuentes se escondan en el monte y puedan atracar a los transeúntes.

“Por aquí no hay alumbrado público, de noche no se ve ni la calle. Ya después de las 6:00 p. m. nosotros no salimos por miedo. En estos días robaron la iglesia, se llevaron todo lo que estaba ahí, es que los malandros no tienen clemencia con nadie”, enfatizó Delfín Álvarez, vecino del lugar.


Participa en la conversación