Su esposa contó que desde hace 52 días están recluidos en la escuela Julio de Armas en Guasdualito. Les han hecho ocho pruebas y no los dejan salir. A Jorcis Marcialis, el padre de sus cuatro hijos, lo golpearon hasta dejarlo inconsciente. Eso fue el pasado 24 de junio. Este lunes 29 de junio fue cuando supo de su paradero. Lo tiene en el comando de la GNB y según le informaron lo van a dejar detenido por 45 días.

Caracas. A Jorcis Marcialis lo golpearon aun cuando tenía en sus brazos a su hija de siete meses de edad. Lo bajaron de un autobús en el cual trasladaban a su familia y a otros migrantes que el pasado 24 de junio protestaron por las condiciones del albergue. 

Luego de la manifestación, les informaron que los llevarían a otro albergue. “Íbamos a dos cuadras de la escuela Julio de Armas, en Guasdualito, estado Apure, cuando se subieron los militares y comenzaron a golpearlo, le metieron el fusil en la boca, le dieron con los rolos y un cachazo, lo bajaron inconsciente”.

Uno de los testigos, que por temor a represalias pidió que su nombre fuera resguardado, contó que una de las hijas del muchacho, de seis años de edad y que sufre de convulsiones, comenzó a gritar y uno de los militares le tapó la boca.

“Estábamos protestando por las malas condiciones en las que estamos. Y por eso nos maltrata, aquí hay niños y mujeres embarazadas. La gente lo que quiere es regresar a sus casas”.

La esposa del afectado, igual con temor por su familia, solo dijo que les han hecho ocho pruebas para detectar la COVID-19 y que están en Guasdualito desde hace 52 días. De su esposo supo el lunes 29 de junio, cuando le dijeron que se quedará detenido por 45 días.

Otros testigos refirieron que Marcialis, residenciado en el Zulia, no estaba sino grabando lo que sucedía. “Lo señalaron de lanzarle piedras a los uniformados, pero en el video  no se le ve en eso”. 

El lunes pasado fue llevado al Senamecef para el reconocimiento forense y al parecer será trasladado a San Cristóbal para ser juzgado por tribunales militares, de acuerdo con la información extraoficial que recibió Crónica.Uno.

FundaRedes, organización civil que está documentando la violación de los derechos humanos en los estados fronterizos, a diario reporta protestas en los albergues habilitados en Guasdualito.

Y no solo los de la escuela Julio de Armas han salido a las calles, por las condiciones del albergue. También los que están recluidos en el Punto de Atención Social Integral (Pasi) de la escuela Héctor Vidal Benauco, en el municipio Biruaca, denunciaron que los encargados solo les ofrecen dos comidas al día, agua no apta para el consumo y no les dan suministro de medicinas. Salen a buscar leña para cocinar.

Al igual que los que están en el Julio de Armas, exigen atención inmediata y que les den el alta médica para poder trasladarse a sus hogares.

Lee también
Alcaldía de Caracas estableció días y horarios de actividad comercial a mercados municipales

Participa en la conversación