Icono del sitio Crónica Uno

Nueve niños venezolanos quedaron huérfanos tras femicidio de sus madres en el exterior

Mar Caribe-país-femicidio

Foto: Arcnur

Según el Observatorio Digital de Femicidios del Centro de Justicia y Paz, 10 mujeres fueron asesinadas en el extranjero solo en enero de 2021. En Venezuela se registraron 18 femicidios, uno cada 38 horas, en el primer mes del año.

Caracas. Solo en enero 10 venezolanas fueron víctimas de femicidio en el exterior. Más de la mitad de los casos (60 %) se registraron en Colombia, según el Observatorio Digital de Femicidios del Centro de Justicia y Paz (Cepaz).

El resto de los femicidios de venezolanas (20 %) se cometieron en Perú, el otro 20 % no fue revelado. La mitad de las víctimas tenía entre 19 y 27 años y un femicidio fue frustrado. La mayoría de las mujeres fallecieron por heridas producidas por armas de fuego o por armas blancas. También hubo signos de violencia en algunos casos, como mutilaciones o descuartizamientos. 

Según el monitoreo de Cepaz, nueve niños venezolanos quedaron huérfanos tras el femicidio de sus mamás y tres de ellos presenciaron la muerte de su madre; una de las víctimas estaba embarazada. Y en 70 % de los casos registrados, entre la mujer y el agresor existía una relación.

Al emigrar las mujeres son vulnerables a hechos de violencia al igual que sus hijos, quienes viajan con ellas a pie sin las condiciones adecuadas por necesidad y desesperación. En el país de acogida las madres no tienen quien le cuide a los niños y deben llevárselos a sus trabajos, que en muchas ocasiones son informales.

La maternidad no es solo el hecho del cuidado. Con la pandemia no hay colegios y las mujeres migrantes no cuentan con sistemas de apoyo, explicó a Crónica.Uno Beatriz Borges, directora de Cepaz.

Rubielis Paola Posada Machado, de 21 años, fue una de las víctimas registradas en Colombia, específicamente en Medellín. De acuerdo con una publicación de Infobae, la joven de 24 años fue hallada muerta dentro de su cuarto. Sus hijos, de cuatro y un año, estaban junto al cadáver y sobrevivieron al ataque

La expareja de la mujer se suicidó en el baño de la vivienda. Cuando llegó el padre de Rubielis encontró a ambos sin signos vitales y dijo a los medios locales que se habían separado recientemente, pero él seguía viviendo con ellos. 

De acuerdo con la Plataforma de Coordinación para Refugiados y Migrantes de Venezuela, hasta el 2019 a Colombia emigraban la mayoría de los venezolanos. Ese año 1.488.373 personas habían decidido irse al vecino país, mientras que el segundo destino con más flujo de migrantes era Perú (863.613).

El Observatorio Digital de Femicidios también documentó que en más de la mitad de los asesinatos (60 %) el agresor era venezolano y el rango de edad estaba entre los 23 y 47 años. En un caso, el victimario fue un funcionario policial peruano. 

Tres niños presenciaron el femicidio de su mamá en el exterior. Foto: Ana Barrera.

Otra característica destacada de los femicidios en enero fue que 70 % de los hechos ocurrieron en las viviendas de las víctimas, o de la pareja. En 30 % de los casos la mujer había tomado la decisión de separarse y en 20 % antes del crimen hubo una escena de celos. 

De acuerdo con Cepaz, en los casos se registraron previamente amenazas o daños físicos y en casi la mayoría de los crímenes los familiares o amigos de las víctimas fueron testigos. Solo en 10 % de los casos de violencia las mujeres tenían una medida de protección vigente y 20 % había denunciado agresiones previas. 

Un femicidio cada 38 horas en Venezuela

En enero se cometieron 18 femicidios en Venezuela. Una mujer fue asesinada cada 38 horas, según el promedio del observatorio. Los datos reflejados por Cepaz indica que dos hermanos presenciaron el femicidio de su madre.

Las edades de las víctimas estaban comprendidas entre 22 y 42 años y otro porcentaje, menor, tenía entre 64 y 80 años. Sin embargo, en el estado Táchira destacó el femicidio de una adolescente: Brenda Yuliza Daza, de 14 años, el 8 de enero.

El diario local La Nación informó que el padrastro de Brenda, Ramón Antonio Nariño, de 59 años, abusó sexualmente de ella y luego de matarla se suicidó. La madre de la víctima salió a hacer unas compras en Cúcuta y cuando regresó a la casa los encontró muertos. 

Presuntamente, la adolescente le había dicho a su mamá, hace dos años, que su padrastro abusaba sexualmente de ella, pero el hombre negó la acusación.

La investigación de Cepaz revela que en 27,8 % de los casos los agresores eran familiares y en 50 % eran parejas o exparejas de las víctimas.

Foto principal: Cortesía Acnur

Salir de la versión móvil