Pese a ser anunciadas con bombos y platillos, las obras contempladas y ejecutadas en el marco de la Misión Venezuela Bella en Maturín no cumplieron el objetivo de embellecer la ciudad. Obras como la plaza Piar no pueden ser disfrutadas por los habitantes de la “sultana del Guarapiche”, ya que en poco más de un año se convirtió en guarida de delincuentes.

Maturín. La capital del estado Monagas, Maturín, es una de las 62 ciudades supuestamente priorizadas por la Misión Venezuela Bella, plan que fue anunciado el 30 de enero de 2019 por el gobierno de Nicolás Maduro. El presupuesto aprobado para la ejecución de obras en ese momento fue de 100 millones de euros que serían distribuidos entre las capitales seleccionadas para de esta forma garantizar el alumbrado y ordenamiento de estas ciudades.

En la capital monaguense, la primera autoridad municipal anunció el 21 de mayo de ese mismo año que en la ciudad se ejecutarían nueve obras distribuidas en tres plazas, tres bulevares e igual cantidad de avenidas “para mantener a la sultana del Guarapiche embellecida”. 

Ha pasado más de un año desde la puesta en marcha de esta misión y desde que fueron aprobados los recursos por ciudades y en Maturín la desidia continua. 

El gobierno municipal, encabezado por Wilfredo Ordaz, alcalde Maturín, presenta la remodelación de la plaza Piar como uno de sus proyectos más emblemáticos en cuatro años de gestión.

En principio el concepto que se ofreció fue el de un espacio de esparcimiento, recreación y culturización para los maturineses. Con un módulo policial el cual mantendría funcionarios para resguardar a los ciudadanos que se acercaran a la plaza, además de una parada organizada. 

Con una inversión de 800 millones de bolívares, en junio de 2019 fue reinaugurada la plaza Piar de Maturín, durante el primer mes sirvió para que grupos musicales se presentaran y se vislumbraba como un lugar seguro y de esparcimiento cada tarde. 

Pasados los meses dejaron de presentarse orquestas, los funcionarios policiales dejaron de resguardar la plaza y poco a poco la misma se fue tornando como un espacio inseguro, en reiteradas oportunidades vecinos de la zona han denunciado que “la Piar” se ha convertido en un espacio para prácticas ilícitas.

«Después de las 8:00 p. m., la plaza Piar se vuelve un espacio en el que más vale no mirar. Jóvenes entre 14 y 18 años se reúnen para cometer fechorías, nosotros hemos denunciado muchas veces los robos. También hay tres mujeres que tienen este lugar como casa de citas, como el módulo policial fue abandonado y hace poco lo robaron, eso quedó ahí a la buena de Dios y a veces lo agarran para prácticas sexuales», detalla Enmanuel Cabrera, vecino de la zona.

Y aunque parezca increíble, el módulo policial de la plaza fue robado el 21 de agosto de 2020. Los delincuentes cargaron con aires acondicionados y ventanas dejando el espacio totalmente desmantelado.

“Estas plazas las cuidamos los vecinos”

Otras de las plazas que serían intervenidas como parte de la Misión Venezuela Bella fueron las plazas Virgen del Valle y General Centeno, ambas ubicadas en el sector Brisas del Orinoco. El alcalde de Maturín prometió para estos espacios pintura y alumbrado público.

“Estas plazas estaban abandonadas y decidimos rescatarlas para el disfrute de la gente”, dijo Ordaz el 3 de abril de 2019. 

Hoy día los vecinos aseguran que las plazas las mantienen ellos y basta visitarlas para ver la pintura caída en los bancos y aceras.

«Aquí en Las Brisas hay dos plazas y en ninguna se construyó nada. La del General Centeno es la que está ahí más o menos, pero el cuidado se lo damos nosotros los vecinos que vamos y regamos las matas con tobos. En la plaza Virgen del Valle lo que hicieron fue medio pintar y cortar algunas matas», afirma Nelitza Campos, habitante del sector.

Parques abandonados y demolidos

Los parques de la ciudad también fueron incluidos dentro de la Misión Venezuela Bella, y no todos tienen un mantenimiento como el que solían tener en la década de los 90.

Misión Venezuela Bella
Los semáforos caídos son una constante en la ciudad de Maturín / Foto: Cortesía

El 12 de agosto de 2019, se realizó la primera jornada de limpieza en el parque Andrés Eloy Blanco, esto como parte de la Misión Venezuela Bella. Sin embargo, las denuncias de los vecinos han sido reiterativas por la falta de mantenimiento del lugar. Destacan que la maleza ha rodeado todo el parque y que a simple vista no parece un espacio de esparcimiento como lo fue en su momento.

«El parque está lleno de monte y a uno le da sentimiento porque recordamos cómo era el Andrés Eloy antes. Es tanto el monte y la falta de alumbrado que los malandros han agarrado ese espacio para esconderse porque eso de noche es una boca de lobo», comenta Iraida Bermúdez, habitante del sector Valenzuela.

El pasado 22 de noviembre fueron derribadas por la alcaldía las paredes que cercaban el parque Doña Menca de Leoni, ubicado en la avenida Juncal de Maturín. Esto generó una lluvia de críticas por parte de la ciudadanía, quienes alegan que el parque forma parte de la cultura del municipio.

“Yo no estoy de acuerdo con que hayan demolido el parque ¿por qué no le hicieron mantenimiento? No sé qué proyecto tiene la alcaldía, pero lo que hemos escuchado nosotros es que será convertido en una plaza- parque y le pondrán de nombre ‘la revolución de Chávez’ pero hasta ahora ningún ente ha dicho en sí qué es lo que van a hacer. Ojala no vayan a dejar esos escombros ahí”, sentencia Ángel Rosales

La obra inicial

La primera intervención realizada en marco de la Misión Venezuela Bella fue la restauración de la avenida Luis del Valle García. Con una inversión de 525 millones de bolívares, se tenía previsto la colocación de luminarias, brocales y asfaltado. 

La recuperación abarcaba dos kilómetros de avenida y fue presentada el 23 de abril de 2019.

Misión Venezuela Bella
En la avenida Ugarte Pelayo de Maturín, recién refaccionada, se abrió un hueco que dificulta el tránsito / Foto: Cortesía

En esta misma avenida fueron talados, en 2019, alrededor de 27 árboles que formaban parte de la vegetación de la arteria vial. Situación que enfureció a la ciudadanía, la cual calificó este acto emprendido por la alcaldía como un ecocidio.

«Es evidente que el trabajo que se realizó en la Luis del Valle no fue hecho por profesionales. Luego de su inauguración el año pasado, cada vez que caía una lluviecita la avenida se inundaba completamente ya que no había forma de cruzar ese río que se hacía. Si van a hacer un trabajo deberían hacerlo bien», cuenta Eugenio Moreno.

Otra de las avenidas intervenidas a través de la Misión Venezuela Bella fue la Alirio Ugarte Pelayo, una de las más transitadas por los maturineses. 

Según la Alcaldía de Maturín, fueron aplicadas 200 toneladas de asfalto en dos kilómetros del canal de servicio, sin embargo, los ciudadanos denunciaron hace varios días que en un tramo de la vía se abrió un hueco que obstaculiza el paso de cualquier vehículo.

Además de las obras anteriormente señaladas, otras también fueron presentadas y hoy son el reflejo de la desidia. 

Los otros problemas que aumentan las quejas diarias de los maturineses son la falta de aseo urbano, vertederos de basura improvisados, desborde de aguas residuales, calles cerradas por la cantidad de huecos, semáforos caídos e inactivos, todo esto lleva a los ciudadanos a concluir que Maturín está muy lejos de ser una ciudad embellecida.

Lea también:

Más de una docena de espacios abandonados y desmantelados reflejan la destrucción en Guayana


Participa en la conversación