Icono del sitio Crónica Uno

¿Qué es la economía digital y cómo puede avanzar en Venezuela?

economía digital

Foto: Archivo

La economía digital es mucho más que comercios y medios de pago electrónicos. La transformación tecnológica en Venezuela debe ir de la mano con formación y mejoras de infraestructura que impidan que aumente la brecha social en la población.

Caracas. La pandemia de COVID-19 aceleró la economía digital, debido a las medidas de confinamiento. El trabajo, la educación, las compras y hasta la recreación comenzaron a hacerse desde casa y para ello las herramientas digitales se convirtieron en la mejor alternativa para que las actividades cotidianas siguieran, pese a la crisis sanitaria.

En enero de 2021 el gobierno de Nicolás Maduro anunció que aspira a llevar a Venezuela a una economía “100 % digital”. Actualmente el país se maneja en un esquema multimonedas impulsado por la hiperinflación. Además, la falta de billetes en efectivo también demanda más productos tecnológicos para mantener ciertas transacciones cotidianas.

En Venezuela, los cimientos de la economía digital se han estado formando más por necesidad que por innovación, al igual que los emprendimientos. Aun así, el camino hacia ese modelo va más allá de la digitalización de los medios de pago, pues debe ir de la mano con formación y mejoras de infraestructura que impidan que aumente la brecha social en la población.

¿Qué es la economía digital?

A juicio del economista Aarón Olmos, la economía digital es mucho más que comercios y medios de pago electrónicos.

“Es la manera de entender cómo los seres humanos se relacionan a través de internet; hilar esto es fundamental para que funcione. La sociedad en su conjunto debe pasar por un proceso de alfabetización digital o transformación digital para un mejor uso de la tecnología y poder agregar valor. No se trata de la economía industrial de siempre, aunque esta no deja de estar presente”, explicó en entrevista a Crónica.Uno.

La economía digital toma forma mediante las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), que permiten procesar, administrar y distribuir la información por medio de dispositivos electrónicos que, mediante la internet, crean riqueza y propician la distribución y consumo de bienes de servicios; aunque para masificarse debe ir acompañada de un proceso de transformación digital.

Foto: Tairy Gamboa
¿Principales impulsores de la transformación digital?

Algunos de los impulsores tecnológicos más importantes de la transformación digital incluyen: las redes 4G y 5G, computación en la nube, Internet de las cosas (IoT), inteligencia artificial, blockchain, impresión 3D y análisis de big data. Estas tecnologías son responsables de propiciar la biotecnología, telemedicina, energías renovables, drones, realidad virtual, wearables, robótica, automatización, pagos móviles, ciberseguridad, criptomonedas y vehículos autónomos.

El ingeniero Rafael Lara, director de la Escuela de Ingeniería Informática de la UCAB, indicó a Crónica.Uno que el principal obstáculo de la transformación digital en el país es la infraestructura, además de un marco legal propicio, pues se cuenta “con los recursos humanos que piensan activamente en esa transformación y están al tanto de los avances en otras latitudes”.

¿Posee Venezuela una infraestructura robusta para más uso de tecnología?

Un informe titulado El estado global de lo digital 2021 elaborado por Hootsuite reveló que el internet móvil en Venezuela es el segundo más lento del mundo, solo es superado por Afganistán. Al mes de diciembre de 2020, la velocidad media de bajada del internet móvil en Venezuela era de 7,48 megabytes por segundo, mientras que en Afganistán la velocidad fue de 6,62 megabytes.

A juicio de Aarón Olmos, es poco lo que se puede avanzar en este materia con una conectividad a internet tan deficiente. “Esto no es suficiente para un país que aspira a un uso mayor de tecnología, más allá de que tengas servicios adicionales que te aumentan la potencia de internet, por ello la promesa digital no se puede cumplir si no tienes elementos estructurales”, apuntó.

El ingeniero Lara explicó que en la primera década del siglo XXI Venezuela estuvo a la vanguardia y se hicieron inversiones que hoy día soportan las operaciones digitales, pero que la desactualización ha provocado no solamente un desfase tecnológico, sino la inoperatividad de emprendimientos como billeteras digitales creadas hace tres años, que cesaron ante las fallas estructurales del internet en el país.

El ingeniero en computación Alcides León señaló que los mecanismos deben ser muy robustos para avanzar en este espacio: “Nuestra infraestructura de conectividad no es suficiente para medios de pago completamente digitales”.

Foto: Gleybert Asencio
¿Retos de la transformación y la economía digital?

Un informe de la Organización Internacional del Trabajo publicado en febrero de este año refiere que la economía digital debe asegurar que la capacitación general y la infraestructura física y digital sean accesibles para las personas, garantizar que las políticas de teletrabajo sean inclusivas y establecer requisitos de accesibilidad a los proveedores de herramientas digitales.

En la era del conocimiento “es a través de la educación y la masificación de habilidades y desarrollo de competencias que el uso de la tecnología se simplifica y se logra que más personas la utilicen”, aseguró el ingeniero Lara, quien añadió que en Venezuela los otros retos a afrontar son un mayor incentivo a la iniciativa privada y un marco regulatorio óptimo y eficiente.

¿La transformación digital aumenta las brechas en la sociedad?

Una transformación digital puede aumentar las brechas sociales, advirtió el economista Aarón Olmos. Algunos factores están relacionados con la edad, los niveles de ingresos, entre otros. Por ejemplo, en una nación como Venezuela, donde 96 % de la población es pobre por ingresos, no todos tienen $300 para comprar un teléfono inteligente y descargar un código QR.

Por ello, el especialista enfatizó que la economía digital pasa por infraestructura y educación: “En Venezuela no tenemos lo primero y no se está haciendo lo segundo”.

Alcides León recordó que en el caso de los pensionados muchos de ellos siempre tienen un sobrino o un nieto que les ayuda a manejar las cuentas bancarias, los petros o las billeteras digitales, pues o no tienen los equipos o la conectividad. “Todos estos aspectos hay que considerarlos”, subrayó.

Los jubilados y pensionados cobran bonos a través de la plataforma virtual Patria y, en ocasiones, deben escanear el código QR de su carnet para recibir los pagos. Foto: Luis Miguel Cáceres
Propuestas anteriores 

En diciembre de 2017 Nicolás Maduro lanzó el petro como una criptomoneda. Desde entonces este sistema de pago no ha calado en la población y lo que vino después fue un mayor uso del dólar. Para el economista Aarón Olmos la promesa del Gobierno de una economía 100 % digital pudiera ser otra medida incumplida, por lo que considera que el Ejecutivo debe resolver los problemas de larga data antes que buscar vías alternas.

Por ejemplo, la hiperinflación o la devaluación del bolívar que en 2020 se ubicó en 95 %. El Biopago es otro sistema deficiente, en las estaciones de servicio muchas veces no está disponible por la falta de internet en las gasolineras. La firma digital, algo básico a la hora de finiquitar acuerdos comerciales virtualmente, fue otro planteamiento que, si bien cuenta con marco legal, aún es muy opaco y complejo.

Foto: Tairy Gamboa
¿La economía digital genera confianza en los usuarios?

El uso de datos personales en los procesos digitales, no solamente económicos, ha generado debates en varios países, algunos enfocados en la privacidad y los fines comerciales que se le dan a ese uso. Sin embargo, el ingeniero Rafael Lara expresó que desde el campo de la tecnología se ha estado trabajando en temas como la transparencia y la ética, pues, a fin de cuentas, las computadoras responden a lo que el ser humano les programa.

“Estamos en una era en la que no se quiere información en sí, sino conocimiento y la integración de los datos”, afirma, y hace hincapié en la necesidad de que Venezuela avance en temas como la transparencia, el cumplimiento de marcos legales y el respeto a la propiedad privada (incluidos los datos personales) para generar confianza y avanzar en el camino hacia una economía digital.

Aquí entra el manejo de información que posean los usuarios sobre determinadas aplicaciones que consumen. Para Aarón Olmos las aplicaciones digitales piden información personal, de lo que no todo el mundo es consciente al momento de entregarla.

“El usuario no leyó nada, pero ya descargó todo. Por ejemplo, está el fenómeno de ‘Google te escucha’, conversamos con una persona de algo en particular y luego te aparece en las redes sociales una publicidad vinculada al tema, eso no es casualidad y allí está el poder de los datos”, dijo.

Foto: Tairy Gamboa. Crónica.Uno
¿Cómo impacta en los empleos tradicionales?

Por naturaleza, el ser humano avanza a medida que lo hacen los modelos de producción. Aunque si bien el paso a una economía digital produce cambios tecnológicos en los trabajos que, por tradición, requieren del elemento humano, Rafael Lara advirtió que la necesidad hace que las personas busquen conocimiento para adaptarse a las circunstancias producidas por el cambio.

Sucedió durante la Revolución Industrial y luego con la llegada de las computadoras, primero a los centros de investigación y luego a las oficinas, pero un elemento básico de la tecnología es que requiere “humanos que reparen, verifiquen, programen”. Una ventana se cierra y otra se abre.

La banca empezó desde antes a digitalizarse

Hasta julio de 2020 la mayoría de las transacciones bancarias se hicieron a través de medios electrónicos con un total de 649.292.473 operaciones, con el sistema de puntos de venta a la cabeza con 85 %, pago móvil interbancario de persona a persona 12,54 %, pago por biometría 2,33 % y el pago móvil interbancario de persona a comercio (P2C) con 0,10 %, de acuerdo con cifras de la Superintendencia de la Instituciones del Sector Bancario (Sudeban).

Los medios alternativos surgieron mucho antes de la pandemia debido a la hiperinflación y la escasez de bolívares en efectivo. 

Foto: Tairy Gamboa

A juicio del ingeniero en computación de la Universidad Simón Bolívar, Alcides León, Venezuela en cuanto a medios de pago está siendo mucho más digital que cualquier país de la región.

La banca ha tenido que suplir con esto la falta de billetes, lo que ha hecho es admirable, ha creado mecanismos que van incluso por fuera de la cámara de compensación y fuera de los medios tradicionales”, dijo.

Entre las primeras medidas del Gobierno por apurar la digitalización bancaria está migrar todo el sistema de pagos a 4G. En febrero la Sudeban ordenó a la banca y a los proveedores no bancarios sustituir los equipos con tecnologías 2G y 3G existentes en el mercado para proceder a la homologación.

La OIT prevé que la revolución tecnológica siga transformando el mundo del trabajo y que esa tendencia no disminuya su velocidad. Entre los retos que le esperan a Venezuela está incluir políticas públicas dentro de los planes que tiene el Gobierno de avanzar en la economía digital, estabilidad en el sistema eléctrico y que la población cuente con mejor conexión a internet, así como educar en el uso de las nuevas plataformas.

El comercio electrónico, las empresas de software, así como las entregas a domicilio aún tienen espacio para crecer. A juicio del ingeniero Alcides León la pandemia provocó un crecimiento mayor en este tipo de servicios que en gran parte se quedarán entre los usuarios.

Foto principal: Luis Morillo/Crónica.Uno

Salir de la versión móvil