Reunión de Maduro con enviados de Biden reabre la puerta al diálogo de México y golpea al gobierno encargado

reunión del sábado entre Nicolás Maduro y una delegación enviada directamente por Joe Biden

Cuatro días le tomó al gobierno encargado reaccionar a la visita de una delegación de alto nivel enviada por Joe Biden a Miraflores. Subsecretaria de Estado de EE. UU., Victoria Nuland, enfrentó incómodas preguntas en el Senado sobre el reconocimiento implícito de la Casa Blanca a Maduro y el “daño que se le propinó a Guaidó”. Marco Rubio advirtió que el eventual retorno de Maduro a la negociación en México no garantiza nada porque él es un “negociador habitual que no llega a acuerdos”.

Caracas. La prédica del gobierno de los Estados Unidos a través del Departamento de Estado y del embajador para Venezuela James Story desde abril de 2020 hasta febrero pasado siempre fue que el levantamiento de sanciones contra Venezuela y la administración de Maduro era posible solo como resultado de avances concretos en la redemocratización del país.

En otras palabras, que las sanciones podían ser flexibilizadas o eliminadas siempre que Venezuela avanzara hacia la reinstitucionalización, la independencia de la justicia y la recuperación tangible de condiciones electorales.

Sin embargo, la reunión del sábado entre Nicolás Maduro y una delegación enviada directamente por Joe Biden para tratar una posible flexibilización de sanciones en materia energética, en el contexto de la invasión militar rusa a Ucrania, encendió las alarmas en el gobierno encargado.

La reunión fue un golpe al hígado del gobierno encargado no solo porque rompe con la estrategia que venía aplicando la Casa Blanca desde 2019 de no dialogar directamente con Maduro, sino hacerlo a través de la oposición democrática, sino porque además, nadie en el gobierno encargado fue informado con antelación de dicha reunión.

Desde Juan Guaidó para abajo, pasando por el representante diplomático del gobierno encargado en Estados Unidos, Carlos Vecchio, todos se enteraron del encuentro cuando ya los delegados de Biden, liderados por Juan González, venían camino a Venezuela, de acuerdo a la revelación del senador Marco Rubio durante una interpelación a la subsecretaria de Estado de Estados Unidos, Victoria Nuland, realizada ayer por la tarde.

Guaidó quedó tan descolocado que le tomó cuatro días para responder públicamente a los eventos. Incluso, habiendo tenido listo y redactado el comunicado el día de ayer, no fue sino hasta hoy en la mañana cuando finalmente fue publicado. Esperó a que se concretara la liberación de dos ciudadanos estadounidenses detenidos en el país: un ejecutivo de Citgo apresado en 2017, y un turista detenido en 2021 en el estado Táchira.

De tripas, corazón
representante diplomático del gobierno encargado en Estados Unidos
El comunicado de Guaidó agradece a Estados Unidos su respaldo. Foto cortesía prensa Juan Guaidó

El comunicado del gobierno encargado comienza refiriéndose en su titular al “próximo reinicio del proceso de negociación en México”. Si bien aún no ha sido anunciado de manera formal, el lunes por la noche Nicolás Maduro también dio a entender la reactivación de ese mecanismo cuando dijo: “El diálogo de México recibió un golpe tremendo, pero si estamos pidiendo diálogo para el mundo tenemos que dar el ejemplo en el país”.

En ese sentido, Guaidó reiteró la disposición del sector de la oposición que él representa en retomar el proceso de negociación en México “cuanto antes”.

Haciendo de tripas, corazón tras haber sido dejado por fuera el sábado, Guaidó agradeció a Estados Unidos “el respaldo” en la búsqueda de una solución a la crisis venezolana, y como quien traga un sapo después del duro revés diplomático y político, afirma: “Los asumimos y reconocemos como el principal aliado internacional de nuestra lucha, y como tal tenemos el deber de luchar en conjunto por la libertad”.

El comunicado recalca que Guaidó recordó a los enviados de Biden la que había sido la premisa del Departamento de Estado en el caso venezolano hasta febrero por lo menos: “Todo levantamiento de sanciones debe estar condicionado a avances reales hacia la transición a la democracia. El levantamiento de cualquier medida de presión, si no está orientado a la democratización, solo fortalecería al autoritarismo que hoy amenaza al mundo”.

Sin entrar en detalles sobre si Estados Unidos buscó algún tipo de acuerdo energético con Maduro, el comunicado afirma que la única manera en que Venezuela puede volver a ser un proveedor “confiable y eficiente para el mundo” es si recupera su democracia y sus instituciones: “De lo contrario se estaría financiando y fortaleciendo a una dictadura acusada de crímenes de lesa humanidad, que ha generado el desplazamiento de más de 6 millones de refugiados y está solicitada por el Departamento de Justicia de los EE. UU. por financiamiento al narcotráfico y terrorismo”.

El gobierno encargado también se refiere a la liberación de “los dos rehenes norteamericanos que se encontraban secuestrados en territorio venezolano”, en referencia a dos estadounidenses liberados en las últimas horas y afirma que todos los más de 200 presos políticos civiles y militares que hay en Venezuela “no deben pasar ni un minuto más lejos de sus familias”.

Guterres, Blinken y el PSUV reaccionan

La postura del gobierno encargado de Juan Guaidó y de Nicolás Maduro luego de sus respectivas reuniones con los enviados de Biden, generó la reacción este miércoles del secretario general de la ONU, Antonio Guterres, quien a través de su portavoz dio la bienvenida a la disposición a reanudar el proceso de negociación con México.

“El secretario general hace un llamado a las partes para que se comprometan con una negociación inclusiva y significativa con pleno respeto a los derechos humanos y el Estado de Derecho”, dijo el portavoz.

Por su parte, el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, también fue interrogado sobre el caso venezolano en su rueda de prensa de este miércoles. Allí señaló que Estados Unidos tiene con Venezuela “un conjunto de intereses que incluyen apoyar las aspiraciones democráticas del pueblo venezolano, asegurar la liberación de los estadounidenses injustamente detenidos allá (…) y también es verdad que tenemos un interés global en mantener un suministro constante de energía incluso a través de esfuerzos diplomáticos”.

Mientras tanto en Caracas, el diputado del PSUV integrante de la Asamblea Nacional electa en diciembre de 2020, Francisco Torrealba, le declaró a Unión Radio que desde el gobierno de Nicolás Maduro esperan que en la reactivación de las negociaciones “no solo estén los sectores del llamado G4, sino también las distintas expresiones de oposición que tiene gobernadores, alcaldes y bancada en el Parlamento nacional”, en referencia a la denominada Alianza Democrática, integrada por varios partidos judicializados por el TSJ.

A comienzos de febrero, el partido Avanzada Progresista solicitó a la Plataforma Unitaria ser incorporados como parte de la delegación de la oposición en las negociaciones, pero unos días más tarde, la petición fue descartada por Juan Guaidó.

Demócratas y republicanos cuestionaron acercamiento
retomar el proceso de negociación en México
El Comité de Relaciones Exteriores del Senado estadounidense interpeló a la subsecretaria de Estado Victoria Nuland sobre la respuesta de ese país a la invasión de Rusia a Ucrania. Foto captura de pantalla

Entretanto, el martes por la tarde, el Comité de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos, interpeló a la subsecretaria de Estado, Victoria Nuland, para evaluar la respuesta estadounidense y de la comunidad internacional frente a la invasión de Rusia a Ucrania.

En la interpelación, tanto el presidente del Comité, el demócrata Bob Menéndez, como los senadores republicanos Jim Risch y Marco Rubio, repudiaron la reunión de los altos funcionarios de la Casa Blanca con Maduro en Caracas.

Estoy muy preocupado sobre si la administración está considerando comprar petróleo de Venezuela. El esfuerzo de Biden de unir al mundo entero contra los asesinos en Moscú es valioso, pero no puede ser degradado acercándose a un dictador que está siendo investigado por crímenes de lesa humanidad, en Caracas. Las aspiraciones democráticas del pueblo venezolano así como la determinación y el coraje del pueblo de Ucrania valen mucho más que unos pocos miles de barriles de petróleo. Son tiempos extraordinarios y buscamos soluciones extraordinarias, pero no podemos perder de vista nuestros principios y valores”, dijo Menéndez.

Por su parte, el senador Jim Risch acotó: “Me alegra que la administración haya cortado la compra de petróleo y gas de Rusia, pero es imperativo que no reemplacemos el petróleo pesado de Rusia apuntalando a dictadores de Irán y Venezuela. Estamos en la posición envidiable de tener las reservas suficientes de gas y petróleo necesarias para incrementar nuestra propia producción. Me resulta perturbador que la administración piense en comprarlo a dictadores cuando nosotros podemos atender nuestros requerimientos sin poner sangre en nuestras manos”.

La frase utilizada por Risch hizo recordar el mensaje publicado en sus redes sociales el lunes por la mañana por el representante del gobierno encargado en Estados Unidos, Carlos Vecchio cuando aseguró: “Comprar petróleo a Maduro o a Putin es lo mismo. Son Petróleo de sangre” (sic).

¿Cambio de estrategia a la vista?
Comité de Relaciones Exteriores del Senado
El senador republicano Marco Rubio aseguró que ninguna autoridad del gobierno encargado fue informada con antelación de la visita de la delegación de la Casa Blanca a Miraflores. Foto captura de pantalla

Pero la de Marco Rubio fue la intervención más extensa sobre el tema de la reunión en Miraflores, y la que puso entre la espada y la pared al gobierno de Biden respecto a si su política exterior hacia Venezuela está o no a punto de dar un giro que podría implicar dejar de reconocer a Juan Guaidó como presidente encargado y definitivamente iniciar un reacercamiento a Nicolás Maduro.

A continuación el careo completo entre Victoria Nuland y Marco Rubio:

Rubio: Secretaria Nuland, ¿Estados Unidos reconoce a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela?

Nuland: Nosotros reconocemos su liderazgo en Venezuela, sí.

Rubio: ¿Lo reconocemos como el presidente de Venezuela? ¿No es esa nuestra posición oficial?

Nuland: Sí, esa es.

Rubio: ¿Entonces, por qué nos reunimos con el dictador Nicolás Maduro sin decirle a Juan Guaidó o al embajador en EE. UU. (Carlos Vecchio) que eso estaba pasando? Sé que se lo dijeron después, pero ¿por qué ustedes no coordinaron antes con ellos?

Nuland: Nosotros sí coordinamos con ellos antes. Nosotros nos reunimos con la oposición antes de la reunión (con Maduro).

Rubio: Ustedes se reunieron con la oposición después de la reunión con Maduro.

Nuland: Me quedo con eso. Yo creo que fue justamente al revés, senador.

Rubio: Bueno, yo puedo asegurarle que fue después. El embajador (Vecchio) lo siente así, que no fue advertido sino hasta después de la reunión (con Maduro). Usted está al tanto de que la industria petrolera venezolana está destruida luego de años de corrupción y mal manejo, que en un buen día de producción ellos producen más o menos un cuarto de lo que solían producir cuando era lo que todos recordamos como Venezuela y que cualquier persona informada en el tema petrolero le dirá que si nosotros llegáramos a comprar toda su actual producción –y no podemos porque parte de esa producción ya está comprometida en otros contratos– eso tendría un impacto insignificante en la economía de los Estados Unidos, pero sería de enorme beneficio para Maduro. Serían miles de dólares para su alcancía personal. Entonces ¿esta reunión secreta que ocurrió este fin de semana es parte de una estrategia rusa o es parte de una especie de giro en nuestra estrategia hacia Venezuela?

Nuland: Esto no es un giro en nuestra estrategia hacia Venezuela, senador. Yo solo puedo hablar hasta cierto punto en este espacio, con gusto podré informarle mejor en otro espacio si a usted le parece, o luego.

Rubio: Pero esto no es algo clasificado…

gobierno de los Estados Unidos
Subsecretaria de Estado, Victoria Nuland, afirmó que la reunión con Maduro fue para tratar la situación de los seis de Citgo, el retorno a las negociaciones en México «y otros asuntos». Foto captura de pantalla

Nuland: En primer lugar esta misión fue para visitar y revisar la salud y el bienestar de los ciudadanos americanos presos en el país, los seis de Citgo y los otros dos ciudadanos presos en el país y como usted sabe, nosotros hemos hecho visitas regulares a Caracas con ese mismo propósito. Nosotros también estábamos buscando lograr que el gobierno de Venezuela volviese a la mesa negociaciones con la oposición y la comunidad internacional. Y luego hubo otra serie de asuntos de los que conversamos que no puedo hablar en este espacio.

Rubio: ¿Por qué ellos dejaron las negociaciones, usted se acuerda?

Nuland: Ellos las dejaron porque ellos objetaban la extradición de uno de sus… de sus…

Rubio: Alex Saab…

Nuland: Sí, correcto, uno de sus… sí.

Rubio: Alex Saab, el tipo que los ayudaba a robar oro y vendérselo a Irán.

Nuland: Sí, pero yo creo que usted estará de acuerdo en que si ellos tienen la voluntad de volver a la mesa con la oposición, será algo bueno para los objetivos de la oposición.

Rubio: En realidad no creo que eso importe. Maduro está habituado, es un negociador habitual pero nunca llega a nada, por eso el Vaticano ya no los acompaña, por eso otros países ya no quieren ni involucrarse más. Él usa las negociaciones de la forma que las usa Putin, habitualmente para dividir y desmoralizar a la oposición. Yo sencillamente no entiendo por qué pensamos hacer un trato con Maduro ahora, levantar sanciones, tal como lo dijo ayer en televisión, como habló de la reunión mientras se burlaba de Guaidó. Esa reunión le hizo mucho daño a la persona que nosotros reconocemos como Presidente de Venezuela. Es increíblemente preocupante y no significará nada, no obtendremos nada. Él estará más que feliz en acordar volver a las negociaciones porque las usará para dividir a la oposición y desmoralizarla, como lo ha hecho Putin también. (FIN)

En este enlace se puede ver la sesión completa del Comité de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos sobre la invasión rusa a Ucrania, en inglés, y a partir de una hora, 35 minutos y 18 segundos (01:35:18) se puede ver el careo entre Nuland y Rubio.


Participa en la conversación