Experta en urbanismo asegura que estos terminales no cumplen con los requerimientos de seguridad ciudadana para proteger a usuarios y transportistas. Están por toda la ciudad: Zona Rental, Plaza Venezuela, La Vega, Catia, Caricuao, Chacaíto, La Hoyada y La California. El Plan de Movilidad para la Región Metropolitana de Caracas, anunciado en 2013, contemplaba la construcción de 22 terminales; nunca se concretó.

Caracas. Casi una hora de Los Cortijos a Plaza Venezuela y otra hora de ahí a Las Adjuntas; ese es parte del trajín que debe aguantar todas las tardes Victoria Ojeda, habitante de Macarao, cuando no tiene efectivo suficiente para abordar una de las unidades pirata que salen desde el terminal improvisado que hay en las afueras de la estación Zona Rental.

Como esta parada, muchas otras han surgido en los últimos dos años a raíz de la crisis en la que está sumergido el transporte público a escala nacional. Falta de repuestos, tarifas oficiales irrisorias en comparación con el índice inflacionario, diáspora y la escasa renovación de las flotas han incidido en que cada vez sean menos las unidades que presten servicio en las rutas establecidas legalmente.

Victoria, por ejemplo, solía llegar hasta Plaza Venezuela en camioneta y ahí abordaba el Metro hasta Las Adjuntas en las tardes, pero los retrasos, la falta de aire acondicionado y la amenaza latente de nuevos apagones hicieron que cambiara la forma de llegar a su casa. 

Ahora prefiero aguantar en el Metro hasta aquí [Plaza Venezuela], que se tarda menos, y pagar los Bs. 1500. En hora pico uno se tarda más haciendo cola, porque ahora hay más gente que prefiere usar estas camionetas, pero como se van por la autopista, en media hora estás en Las Adjuntas, señaló Victoria.

Por las mañanas hace lo mismo, aunque evita el Metro de la Línea 1. De Las Adjuntas llega directo a Zona Rental y “ahí mismo” se monta en una de las camionetas que recorren las avenidas Casanova y Francisco de Miranda. Años atrás, abordaba solo una unidad que cubría la ruta desde San Martín hasta Petare y a una tarifa fija.

Foto: Luis Morillo
Número de rutas en Caracas es cada vez menor

Según datos expuestos en 2013 por el entonces ministro de Transporte Terrestre, Haiman El Troudi, en el Área Metropolitana de Caracas estaban activas para ese año 505 rutas entre municipales e intermunicipales que eran operadas por 263 organizaciones y asociaciones. Transportistas consultados por Crónica.Uno aseguraron que hoy la cifra es ínfima y no se cubre ni la mitad de dichas rutas. 

Algunas líneas optaron por recortar sus rutas, como la que salía desde la estación del Metro Capitolio y llegaba hasta Antímano, pero ahora llega hasta la redoma La India y ahí vuelve a recoger pasajeros, mientras que en otras sus miembros prefirieron establecer nuevas rutas exprés para «desgastar menos» sus unidades. 

Estas rutas se han establecido en varias zonas de Caracas y, en su mayoría, sin presencia de autoridades que controlen el tránsito ni velen por la seguridad de usuarios y transportistas. Es así como se han formado varios terminales improvisados en Zona Rental, Plaza Venezuela, La Vega, Catia, Caricuao, Chacaíto, La Hoyada y La California. 

Esas paradas, por lo general en horas pico, congestionan el tránsito vehicular pues la mayoría está ubicada en zonas que no fueron delimitadas para tal práctica. En Zona Rental, por ejemplo, suelen ocupar hasta tres canales de la avenida Casanova, y cuando se activan rutas de contingencia del Metro colapsa aún más el lugar. 

Directo, vía autopista

Edixon Sánchez, uno de los fiscales, señala que llevan ahí aproximadamente año y medio y que, en principio, los destinos eran Caricuao y Las Adjuntas. Sin embargo, desde hace unos meses también salen unidades, vía autopista, hasta La Vega y Carapita.

Sánchez niega que durante este tiempo hayan tenido inconvenientes con autoridades, más allá de fiscales del Instituto Nacional de Transporte Terrestre (INTT) que les llaman la atención por el incremento del pasaje, pese a que no son rutas oficiales ni registradas ante la Alcaldía de Caracas u otro organismo.

De hecho, el fiscal de la ruta Zona Rental-Caricuao afirmó que cuentan con el permiso del Metro de Caracas para cargar usuarios en ese lugar y que, en ocasiones, el personal del subterráneo les pide colaboración para transportar pasajeros cuando tienen que activar rutas de contingencia. Trabajadores de la estación Zona Rental no quisieron dar información al respecto.

Desde las 5:00 a. m. empiezan a trabajar más de 60 unidades en la ruta de Las Adjuntas, 35 en la de Caricuao y más de 20 en la de La Vega. A ellos se les suma una ruta recién incorporada con unidades de TransMiranda que van hasta San Antonio de los Altos y Los Teques. 

La mayoría de los transportistas provienen de líneas del oeste de Caracas, como la Unión de Conductores de Antímano y la Unión de Conductores del Oeste, o del terminal de La Bandera, pues los viajes hacia el interior del país se vuelven cada vez más difíciles de hacer, según Gabriel Jaimes, uno de los conductores consultados. 

Las rutas exprés incluyen paradas en varios puntos de la autopista como La Paz, La Yaguara y Antímano | Foto: Luis Morillo
Desde La Casanova y desde la plaza Cipriano Castro

A este nuevo terminal se le suman dos paradas más a menos de dos cuadras de distancia: una en el cruce de la avenida Casanova con la calle de los hoteles, y otra en la plaza Cipriano Castro, cerca de la parada de Metrobús de Plaza Venezuela. 

Desde la primera, mucho menos organizada que las de Zona Rental, salen unidades hasta Petare, pasan por la avenida Francisco de Miranda y a veces por la Rómulo Gallegos. Está compuesta en su mayoría, como el terminal de Zona Rental, por unidades de varias líneas que anteriormente pasaban por allí. 

En la que está ubicada en la plaza Cipriano Castro, los conductores están más organizados y forman parte de una misma línea, la Cooperativa de Transporte Carabobo Tiuna, que cubre la ruta Plaza Venezuela-Coche y que también presta un servicio directo por la autopista hasta La Rinconada cuando es hora pico o hay retrasos fuertes en la línea 3 del Metro. 

Foto: Luis Morillo

Juan Morillo, fiscal de la línea, señaló que la misma está compuesta actualmente por 18 unidades y que en el lugar no permiten que carguen pasajeros unidades piratas o de otras líneas. Admitió que han tenido inconvenientes con personal del hotel President y vecinos de los alrededores por la gran cantidad de pasajeros que se aglomeran en la plaza a determinadas horas del día. 

Consultada por Crónica.Uno, Carmen Martínez, habitante de uno de los edificios de la avenida Habana, criticó “la falta de autoridad que ponga orden en esa parada” y la “inconsciencia” de los pasajeros, pues algunos dejan desechos en la zona. 

Hasta el sur de la ciudad (Valle, Coche, La Rinconada) también salen unidades desde Chacaíto, La California y el centro de Caracas, donde las abordan en su mayoría personas que buscan evitar el desorden y retraso del Metro. El costo del pasaje (1500 bolívares o más) pasa a un segundo plano cuando de llegar a tiempo a su destino se trata.

Camionetas que salen de Chacaito a La Rinconada | Foto: Gleybert Asencio
Plan de Movilidad se convirtió en pura promesa

En el año 2013, el Ministerio de Transporte Terrestre expuso parte de lo que sería el “Plan de Movilidad para la Región Metropolitana de Caracas” en un foro al que acudieron Jorge Rodríguez (exalcalde de Caracas), Jacqueline Faría (exjefa de gobierno del Distrito Capital) y Ernesto Villegas, quien entonces era candidato oficialista a la Alcaldía Metropolitana. 

Dicho plan, entre otras cosas, contemplaba la construcción de soluciones viales, expansión del Metro de Caracas y Los Teques, reorganización e integración del transporte público y la construcción de 22 terminales y 9 intercambiadores en el Área Metropolitana de Caracas. 

Cinco de los 22 terminales serían urbanos y, en teoría, estarían ubicados en Propatria, Antímano, La Rinconada, Chacaíto y Plaza Venezuela, mientras que los intercambiadores (infraestructuras que facilitarían la intermodalidad entre distintos tipos de transporte) estarían en Baruta, Plaza Las Américas, Las Minas de Baruta, Plaza O’Leary, La Hoyada, El Hatillo, La Trinidad, Terrazas del Club Hípico, El Paraíso y Montalbán.

Las estaciones Petare, Plaza Venezuela, Miranda, Palo Verde, La California, Los Cortijos, Gato Negro, Mercado, Los Símbolos, El Valle, Las Adjuntas, Zoológico y Bellas Artes también contarían con intercambiadores, según expuso Haiman El Troudi. Crónica.Uno se acercó a la sede del Ministerio de Transporte a solicitar información acerca del estado de este plan y no recibió respuesta.

Foto: Luis Morillo

Zulma Bolívar, urbanista egresada de la Universidad Simón Bolívar (USB), considera que sí hay espacios en Caracas para crear terminales urbanos, pero que “las cosas no se dan por sí solas”, por lo que es necesario que el Estado se proponga formalizar e invertir en un proyecto, más que presentarlos. 

La buena movilidad de una ciudad es responsabilidad del Estado, mediante alianzas con el sector privado, y es un servicio público que se debe prestar. Estamos en presencia de niveles terribles de precariedad urbana y de movilidad, expresó Bolívar.

Terminales improvisados son inseguros

La urbanista, quien cuenta con una maestría en Diseño Urbano de la Universidad Central de Venezuela (UCV) y fue presidenta del Instituto Metropolitano de Urbanismo de la Alcaldía Metropolitana, criticó la proliferación de los terminales improvisados pues no cumplen con los términos de seguridad ciudadana que protejan a usuarios y transportistas. Cualquier espacio público que sea improvisado es un peligro para la ciudadanía y representa una tremenda irresponsabilidad estatal, dice. 

Bolívar menciona que, en el caso de Plaza Venezuela y la Zona Rental, ya existe un proyecto diseñado que contemplaba la creación de un intercambiador modal que conectaría las tres líneas del Metro de Caracas con el transporte superficial. A su vez, criticó que el Estado no haya presentado “un solo proyecto serio” que implique licitaciones e inversiones para mejorar la vialidad y el transporte público de la ciudad.

Intercambiador Modal de Transporte Público ideado por la Fundación Fondo Andrés Bello (FFAB) que nunca se ejecutó. El mismo estaría ubicado detrás de la estación Zona Rental. Foto: Cortesía FFAB

En noviembre de 2016, Nicolás Maduro anunció la aprobación de 2400 millones de bolívares para culminar la construcción de la estación intermodal de La Rinconada. Entonces, Maduro señaló que la nueva estación sustituiría al terminal de La Bandera y ofrecería una interconexión entre el Ferrocarril de los Valles del Tuy, el Metro de Caracas y el sistema de transporte urbano.

Los recursos fueron asignados a la Alcaldía de Caracas, para la fecha regida por Jorge Rodríguez, y se esperaba la culminación de la obra para 2017.

Funcionarios de la Fundación Caracas, adscrita a la Alcaldía del municipio Libertador, señalaron a Crónica.Uno que la información de esos proyectos es suministrada por la fundación a cargo del parque Hugo Chávez en La Rinconada, la cual sostuvo que era necesario el visto bueno de la alcaldesa Erika Farías para hablar al respecto.

Lee también
Déjà vu venezolano en el Chile de la prosperidad (V)

Participa en la conversación