En el edificio José María Vargas, sede administrativa del Parlamento, empleados expresan su preocupación ante el futuro incierto en la toma de decisiones administrativas. Advierten de nuevas divisiones en la directiva que apoya a Juan Guaidó y aseguran que han sido chantajeados por el diputado del chavismo Francisco Torrealba, quien intenta captar nuevos simpatizantes a cambio de beneficios.

Caracas. Mientras el oficialismo y la oposición, ahora dividida, se enfrentan para hacerse con el Poder Legislativo, trabajadores de la Asamblea Nacional viven una incertidumbre. La juramentación de la nueva junta directiva encabezada por el opositor disidente Luis Parra y la reelección de Juan Guaidó, reconocido como el jefe legítimo por más de 60 países, provoca divisiones en la dirección administrativa y pone en jaque las actividades laborales y el funcionamiento de las comisiones que están por definirse.

Aunque este miércoles no era día de sesión, hubo movimiento en la sede del Palacio Federal Legislativo. Desde las 9:00 a. m. Luis Parra y otros miembros de la junta directiva integrada por Franklyn Duarte, como primer vicepresidente, y José Gregorio Noriega, segundo vicepresidente, realizaban una agenda comunicacional para condenar los ataques a la prensa, supuestamente, provocados por la oposición. Reunión a la que al equipo de Crónica.Uno no se le permitió el acceso. 

Foto: Luis Morillo

En paralelo, también se desarrollaba una reunión de la Asamblea Nacional Constituyente respaldada por simpatizantes oficialistas y grupos de choque que asistieron a la sede del Parlamento para apoyar a los legisladores. No obstante, a pocos metros, en el edificio José María Vargas, sede administrativa de la AN, proliferaron los rumores en torno a la conducción del Parlamento y su repercusión en la decisiones administrativas que hasta este 5 de enero estuvieron dirigidas por la junta de Juan Guaidó. 

Luis Parra convocó a los directores de cada área a asistir a una reunión, pero algunos no fueron porque apoyan a Guaidó y son mayoría. Seguimos esperando instrucciones, porque quedamos en un limbo supeditados a órdenes, aseguró uno de los trabajadores a las puertas de la sede administrativa.

La fuente, que prefirió mantenerse en anonimato y que acumula 14 años de actividad laboral, relató que en los últimos días los empleados fueron chantajeados por el diputado Francisco Torrealba, del PSUV, que intentó convencerlos para que apoyaran a Parra y al resto de la nueva junta chavista a cambio de mejores sueldos y beneficios.

Torrealba dijo que la culpa de los salarios insuficientes la tenía Guaidó, pero los trabajadores saben que eso no es cierto, porque a la oposición le han sido negados los recursos desde el principio, afirmó.

Hasta este miércoles ninguno de los dos sindicatos de trabajadores: Sinolan (oficialista) ni Sinfucan (opositor) había fijado posición en relación con la incertidumbre que reina en el Poder Legislativo. 

José Hernández, quien se desempeña como analista II desde hace 25 años en la Comisión de Ambiente, consideró que los más afectados por la crisis en la conducción del país y ahora del AN son los trabajadores, que subsisten con un sueldo mensual que no supera los 700.000 bolívares, incluso para quienes acumulan más de 20 años de servicio.

Supuestamente, oficialistas y opositores harían una reunión para definir cómo quedamos los trabajadores, pero  todavía en la intranet de la sede se reconoce a Guaidó como el legítimo, dijo.

En el piso 5 del edificio donde funcionan las comisiones permanentes de Ambiente, Comunicación Social, Política Exterior y Cultura y Recreación, las oficinas estaban desiertas. Los pocos empleados que se hallaban en las dependencias trabajaron por guardias, además de los integrantes de ambos sindicatos. 

Foto: Luis Morillo

Un mensajero que hablaba con una de las secretarias comentó que pasaría mucho tiempo para que los presidentes de cada comisión fueran designados, y agregó:  “Al final los perjudicados por el tema político somos los trabajadores, porque quedamos a la deriva. Sin saber quién nos manda o si es que vamos a cobrar ese sueldo que no nos alcanza para nada ”.

Lee también
Partidos indígenas se preparan para acudir al TSJ en defensa de su derecho al voto directo y secreto

Participa en la conversación