Vecinos de Petare piden atención social para dos ancianos y un paciente con esquizofrenia

paciente con esquizofrenia

Desde el sector Isaías Medina Angarita de Petare, en el municipio Sucre, solicitan al gobierno la atención social a través de un equipo multidisciplinario para una familia compuesta por dos adultos mayores y su hijo de 40 años, paciente con esquizofrenia desde los 14.


Caracas. Con la consigna “Ayudemos a Tito”, vecinos de Petare inician una campaña para conseguir medicinas y atención social para Tito José Briceño Figuera, paciente con esquizofrenia que reside en el sector Isaías Medina Angarita, en el municipio Sucre.

Durante mucho tiempo Tito José recibió atención en centros de salud. Lo hospitalizaban, le daban tratamientos, lo estabilizaban y lo mandaban a su casa. Pero desde hace tiempo no recibe las medicinas y sus padres no pueden comprarlas con las pensiones que reciben.

Teodula Figuera, de 76 años, y Tito Briceño, de 78, son los padres del paciente de 40 años, quien sufre de esquizofrenia desde los 14 años. Trabajaron toda la vida y hoy solo les queda una pensión de un dólar al mes para cada uno, que apenas alcanza para comprar algunos alimentos.



Debido a la falta de medicación, Tito José ha sufrido varios episodios de agresividad, atentando contra su padre y contra sí mismo. Por ello, y para protegerse de agresiones y también a la comunidad, sus padres lo mantienen encerrado en la casa.

En el centro de salud le piden para el reingreso las medicinas que no pueden comprar y tampoco las dan en el Seguro Social, y una prueba reciente del COVID-19, que se hace en establecimientos médicos asignados. Esta familia vive en pobreza extrema y no tiene los medios para cumplir esas exigencias.

Los vecinos están angustiados pues temen que Tito José, por su condición de esquizofrenia, pueda acabar con su vida o la de sus padres. Piden atención del Estado para evitar una tragedia como la ocurrida la semana pasada en Puente Hierro, donde encontraron sin vida a dos hermanos septuagenarios a causa de desnutrición. 

La comunidad de Petare, sensibilizada por el caso de Puente Hierro y la precaria situación de esta familia, hizo público este problema porque el Estado está obligado constitucionalmente a garantizar la salud a los venezolanos. Clama por el envío de un personal multidisciplinario para que evalúe y atienda este caso.

Hoy la salud es un privilegio. Como sociedad no podemos ser indolentes y fríos, es hora de la solidaridad y la empatía. No esperemos que no haya nada que hacer para hacerlo viral, para que nos duela el dolor del otro. Aún hay tiempo, ayudemos a Tito y a sus padres. Teléfonos 0414-9186045 y 0424-1235216.



Este es el mensaje que difundieron los vecinos para sensibilizar a la población y a las autoridades municipales, regionales y nacionales a atender este caso, antes de que sea tarde.

Con información de la cronista popular Ingrid Palacios @ingridpalacios

Video elaborado por Deisy Sánchez

Lee también
#GüiriaDuele por su salud precaria y la migración

Participa en la conversación