87% de los hogares están en pobreza de ingresos

La Encovi de 2017 indica que del total de pobreza, 56 % fue reciente y 30 % crónica. Se estima que la tasa de desocupación es 9 %.

Caracas. Por la elevada inflación a las familias sus ingresos no les rinden para cubrir las necesidades básicas de alimentación, transporte, educación y salud, y más hogares pasaron a engrosar las filas de la pobreza.

En 2016, 81,8 % de los hogares estaban en pobreza de ingresos. Para 2017, la cifra llegó a 87 %,  reveló la Encuesta de Condiciones de Vida (Encovi) elaborada en conjunto por la UCAB (Universidad Católica Andrés Bello), la UCV (Universidad Central de Venezuela) y la USB (Universidad Simón Bolívar).

“La escalada nos empobrece a todos”, señala el informe. La profesora de la UCAB, María Gabriela Ponce indicó que 61,2 % de los hogares están en pobreza extrema, cuando en 2016 era 51,5 % y en 2014 23,6 %.

Aunque el Gobierno destacó que en el transcurso de 2017 se autorizaron cinco incrementos salariales, la realidad es que los ajustes y las ayudas se quedaron cortas. Para el momento de la medición de la encuesta, julio a septiembre, la inflación estaba elevada. Desde octubre los precios varían más de 50 % al mes con lo cual el país está en hiperinflación, lo que deteriora con fuerza la capacidad de compra del sueldo.

En 2017 del total de pobreza, 56% fue reciente y 30% crónica. El estudio señala que “hasta el 2016 la pobreza reciente se desaceleró y la crónica aumentaba. En 2017 el impulso inflacionario ha incrementado nuevamente la pobreza reciente”. Ponce señala que ese repunte de la pobreza reciente refleja la “pulverización del ingreso de la clase media”.

Lee también
La crisis acaba con los oficios por cuenta propia

La Encovi presenta la medición de la pobreza multidimensional que pondera vivienda, servicios, estándar de vida, educación, trabajo y protección social. Su resultado es menor porque se le quita el peso que tiene el ingreso. En 2015  fue 41,3 % y en 2017 escaló a 51,1 %.

La encuesta detalla que ese aumento de 10 puntos porcentuales, “quiere decir que el empeoramiento de la calidad de vida, no sólo se relaciona con la pérdida del poder de compra, sino que afecta las dimensiones más estructurales de los hogares”

En 2017 se siguió evidenciando la profunda desigualdad territorial. En Caracas (donde vive menos del 20% de la población) la pobreza  multidimensional alcanzó a 34% de los hogares, en la zonas menos pobladas (donde habita alrededor del 25% de la población) la pobreza fue 74 %.

Más desempleo

La crisis económica deteriora el empleo. Aunque el Gobierno asegura que la tasa de desocupación fue 6 %, la Encuesta de Condiciones de Vida (Encovi) indicó que fue 9 %.

El estudio mostró que la población activa fue de 58,5 % y la inactiva 41,5 %. El profesor Demetrio Marotta, comentó que el pasado año aumentó el número de personas que dejaron sus empleos para dedicarse a los quehaceres del hogar y se incrementó la cantidad de estudiantes en el mercado laboral, aunque no hay precisión de las áreas en las que están insertos.

Según, las cifras hay menos trabajadores en los sectores clave de la economía como manufactura y construcción. En 2015 había 20,7 % de ocupados en esas dos áreas, en 2017 fue apenas 11 %.

Lee también
La crisis acaba con los oficios por cuenta propia

Más venezolanos trabajan por su cuenta. 37,5 % labora por cuenta propia, hace tres años era 30 %. “La situación laboral del venezolano se sigue deteriorando y todos los indicadores generales dan cuenta de ello”, indicó el sondeo.

Foto referencial


Participa en la conversación