Martha (16) habló como una mujer con un proyecto de vida a largo plazo. Pero no, a esa edad tiene un bebé de 1 año y dos meses y está sacando el segundo año en la Misión Ribas

Mabel Sarmiento Garmendia/@mabelsarmiento

Caracas. “A los 14 años planifiqué mi embarazo, tenía ya tres años viviendo con mi pareja. Yo quería ser mamá, tener responsabilidades en la vida y un hogar. Hoy no me arrepiento porque mi hijo es lo mejor que me ha pasado”, dijo.

Este parece el testimonio de una mujer adulta, pero eso fue lo que respondió Martha, de 16 años, (se omite la identidad completa por protección), cuando se le preguntó qué hace una niña con un bebé.

Su historia como madre -aunque ella no lo quiera ver así- forma parte de las estadísticas que señalan el embarazo adolescente como un problema de salud pública.

Y es que Venezuela ocupa el primer lugar en Suramérica de embarazos no planificados. Aproximadamente 101 de cada 1.000 chicas, entre 15 y 19 años, quedan preñadas. Solo Nicaragua y Honduras superan al país según la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo de Población de las Naciones Unidas (Unfpa).

El caso de Martha no está entre los 15 y los 19, pero es igual una realidad alarmante en el país. Jorge Díaz Polanco, coordinador del Observatorio Venezolano de la Salud en CENDES-UCV, sostuvo que las menores de 14 años son las más vulnerables y las que tienen un mayor riesgo de sufrir complicaciones o morir por la preñez y el parto.

Primero, explicó, sus cuerpos no tienen la madurez y desarrollo suficiente, no se alimentan bien, no consumen hierro, tienen pocos estudios y, por tanto, sufren más.

“Este no es solamente un problema de salud pública sino de desarrollo, debido a que sus raíces están en la pobreza, en la violencia y en familias donde el embarazo a temprana edad es un mal generacional”, señaló Díaz Polanco.

Y el caso de Martha traduce parte de esa situación descrita por el investigador: una muchacha de barrio (vive en Las Mayas), que tuvo que dejar el segundo año porque su embarazo a los siete meses era de alto riesgo y además con una hermana que a los 12 ya tenía su primer bebé.

Lee también
La vida del billete de Bs. 100 se prolonga hasta el 20 de julio
salud pública
El embarazo precoz está asociado a la pobreza y vinculado con la mortalidad infantil. Foto referencial: Jota Díaz

Lo otro que consideró fue que todo esto está asociado a los índices de mortalidad infantil y materna en Venezuela. Según cifras oficiales en 2014 se estimaron entre 370 y 380 muertes maternas en todo el país, dato que a la Organización Mundial de la Salud (OMS) le pareció alta, pues el Gobierno suscribió el acuerdo de la Organización de Naciones Unidas (ONU) para disminuir la tasa de mortalidad infantil 75% entre 1990 y 2015.

De generación en generación

“Mi hermana quedó embarazada de 12 para los 13 años. Yo le cuidé su hijo durante tres años. No sé cómo le ocurrió, no sé si fue abuso o loqueando, no la juzgo porque no fue fácil. Mi mamá de 37 años tiene un niño de casi dos años”.

En el barrio donde vive ve muchas niñas ya con su barriga. De hecho mencionó el caso de una muchacha que salió preñada a los 14 y el hombre no se hizo responsable, más bien tiene un hijo con otra chica.

Mencionó que hay quienes traen un niño al mundo porque se creen más mujeres y porque eso les da como un estatus en el barrio. Otras buscan de abortar cosa que ella, aseguró, no haría.

Dijo que siempre contó con el apoyo de su mamá. “Ella sabía que yo vivía con mi pareja. Mi papá fue el que se molestó en un principio porque eso no era lo que él quería para sus hijas. Él no vivía con nosotras, pero luego entendió y me aconsejó muchísimo”.

Comentó que ciertamente no fácil tener un bebé. Aunque hay otras cosas de la vida de las que no se pierde.

“La gente te señala y te mira feo. Pero yo digo que por el hecho de ser mamá uno no puede dejar de vivir, no es impedimento disfrutar. Yo salgo a rumbear y me llevo a mi niño. Trato de ir a una casa donde pueda acostarlo sin problemas, y siempre voy con mi pareja”, añadió.

Martha, una chica que no pasa el metro 50 de estatura y pesa menos de 52 kilos. Refirió que en el liceo donde estudiaba, el Peñalver que queda por Chacaíto, había cinco jovencitas embarazadas por año. “No había burlas y las dejaban estudiar. Yo me retiré porque la barriga era pesada y me afectaba la columna”.

Lee también
Gobierno interviene predios agrícolas en Táchira

Por ahora, indicó, no piensa en el segundo. “Espero tener una mejor  posición para darle de todo, es complicado por la situación del país”.

Esto lo dice porque ha sido toda una travesía comprar pañales y leche. Por ser menor de edad no le vende. “Me lo dan más caro porque no soy una mujer adulta. Y pienso que eso no debe ser, porque no solo las mayores tienen la responsabilidad de mantener un niño, las madres adolescentes también tenemos derecho. A mi hijo no le falta nada ahorita pero no sé mañana”.

En estos momentos Martha reinició sus estudios a través de la Misión Ribas. Recibe los cursos en la casa Belén San Juan, ubicada en la parroquia Coche. Allí le cuidan el niño y la motivan a hacer cursos de emprendimiento.

“Ahora me veo siendo profesional, con una casa y brindándole un mejor futuro a mi hijo. Quiero sacarlo del barrio para que no vea las cosas malas que allí sucede”.

Lea mañana: ¿Cómo está el país? ¿Se ha hecho campaña para prevenir el embarazo adolescente? ¿Desde cuándo no publican las cifras?



Participa en la conversación