María Donaire es comunicadora social y payasa de hospital. Hace cinco años se preparó con la Fundación doctoras y doctores de la piñata y con el nombre de Sinforosa lleva alegrías y sonrisas a niños hospitalizados.

Caracas. Desde hace cinco años la comunicadora social María Donaire visita el hospital Israel Ranuárez Balza de San Juan de Los Morros, en el estado Guárico, para hacer reír a niños que se encuentran recluidos en ese centro de salud. Llega con una bata blanca llena de detalles, una nariz roja, un cintillo, globos y juega con los pequeños.

Su vocación por ayudar al prójimo viene de su abuela, quien desde su fe católica y con la iglesia aportaba a quien necesitaba. María llegó al mundo de las narices rojas después de conocer por Facebook a una prima que es payasa de hospital de la Fundación doctoras y doctores de la piñata. A través de ella asistió a uno de los talleres de preparación en el J. M. de Los Ríos de San Bernardino, fue el primer hospital que visitó y en el que trabajó con niños.

Payasa de hospital

Se define como una persona llena de temores, que admira, valora y ama a Sinforosa. María y su personaje tienen en común las ganas de ayudar. Esta experiencia le cambió la vida, le ha permitido ayudar a niños —algunos ya no están— y hacerlos felices a ellos y a sus familiares mientras estuvieron en el hospital.

Sinforosa nació hace 5 años, es alegre, nunca dice que no, ni siquiera a los niños, si ellos quieren que ese payaso entre volando por la ventana uno tiene que ver cómo le cumple ese deseo. Ella es una persona que trata que lo oscuro vuelva a tener color, no tiene pena, acompaña, quiere resolverlo todo, quisiera tener magia, poderes con una varita para que esa persona no sufra en ese hospital.

Con el apoyo de Fundación doctoras y doctores de la piñata logró formar en su estado Guárico a otros chicos interesados en ser payasos de hospital. Esta labor la motivó a crear la asociación civil sin fines de lucro la Magia de la Sonrisa, a través de ella va a los hospitales y comunidades. Desde el principio ha contado con la colaboración de mucha gente, también hace aportes para llevar globos a los centros asistenciales.

Lee también
Padres buscan alternativas para no sacrificar merienda escolar de sus chamos

Payasa de hospital

María agradece a la doctora Wendy Tovar, jefa de Pediatría del hospital Israel Ranuárez Balza, en San Juan de los Morros, permitirle conocer niños maravillosos. Afirma que hay que tener mucha fuerza de voluntad, valentía, para estar con los niños en los hospitales, para «hacerlos reír mientras tienes ganas de llorar por la situación que ellos están pasando».

«Uno va aprendiendo a controlarse, es inexplicable el cambio que tiene Sinforosa, cuando ella está con ellos los entretiene, los hace reír. Franyer, Efrén y Jonathan son tres niños que me marcaron la vida, son ángeles que me cuidan y los recuerdo siempre con mucho cariño y mucha nostalgia. He llorado muchísimo cuando me entero que fallecen, he llorado como si fuesen familiares cercanos míos».

Payasa de hospital

María pasa su cumpleaños en un hospital para dar gracias a Dios por un año más de vida. Ella quisiera que mucha gente tuviera esa voluntad de pararse un día, preparar una maletica con los implementos que usa un payaso de hospital y acudir a un centro asistencial a darle horas de diversión a un niño enfermo. «Cada visita a un hospital es un aprendizaje, es una experiencia única».


Participa en la conversación