La falta de atención oportuna agravó la situación. Este lunes fue que llegaron medicamentos al hospital central, con estos serán atendidas las personas del sector Puerto Nuevo.

San Cristóbal. En las afueras del Hospital Central de San Cristóbal están los familiares de los pacientes por brote epidemiológico de mal de Chagas a la espera de que confirmen o descarten las sospechas de la enfermedad que ha cobrado la vida de cinco personas, entre ellas, un bebé de 11 meses de edad.

Este fin de semana las autoridades regionales decretaron un alerta epidemiológico por “un brote de Chagas agudo”. Los enfermos más graves fueron trasladados en ambulancias desde Puerto Nuevo hasta San Cristóbal, mientras que familiares y afectados leves fueron llevados en Bustáchira.

Los médicos de ese centro indicaron que hay 26 pacientes hospitalizados, 19 adultos y 7 niños, los cuales se encuentran estables y bajo estricta vigilancia.

Anyer Mendoza, que estaba a las afueras del centro de salud, comentó que sus familiares comenzaron a sentir malestares desde hace poco más de un mes. Sentían malestar estomacal, fiebre, dolor en el cuerpo y articulaciones. Después se les comenzó a hinchar la cara y a uno se le comenzó a inflamar el estómago.

Las causas del brote están en evaluación sobre si fue por contaminación de alimentos o por el agua.

Mendoza comentó que es difícil decir si fue el pescado o el agua, que no es de muy buena calidad, sin embargo, expresó que muchos no hierven el agua. Por las condiciones de la vivienda, indicó que en el sector no hay casas de bahareque o ranchos, ya que hace algunos años el Gobierno remodeló las infraestructuras.

Lee también
Gremio médico en el Táchira se sumó a paro de 4 horas

No obstante, advirtió que en la zona hay un problema con las aguas servidas que recorren las calles y patios de la comunidad. Allá hay dos barrios y las aguas negras pasan por la mitad. Las bombas que hacen que esas aguas se vayan a las lagunas están dañadas y en las últimas casas, como a 10 metros, está una laguna que es donde caen las aguas negras (…) Las aguas de las casas están dañadas, se filtran, usted ve en los patios que corren las aguas negras.

La falta de precisión sobre las orígenes de la epidemia lleva a los familiares a señalar que el brote también podría ser por una quesera que hay en las adyacencias del sector y cuyos desechos caen a las mismas cañerías de las viviendas.

La lentitud en la atención

Parientes de los afectados denunciaron que ellos acudían al ambulatorio del sector en busca de atención médica, pero el diagnóstico siempre era el mismo: “Es por una virosis”.

Expresaron que los galenos rurales les mandaban reposo, por cuanto achacaban los malestares a una virosis por el consumo de agua.

Sin embargo, al ver que no había mejorías, las personas comenzaron a realizar llamadas telefónicas a conocidos, quienes multiplicaron la información que alertó a las autoridades sanitarias. De hecho, muchos de los afectados se realizaron exámenes para determinar si habían salido positivos para salmonela.

Varios comentaron que aquellos que corroboraron en sus exámenes que tienen salmonela aún no saben si también son portadores del mal de Chagas.

Darcy Vargas está embarazada y señaló que se ha sentido mal. No la han hospitalizado, pues su cuadro es estable. He tenido fuertes diarreas, pero hay días en que es más duro y muchos gases que no dejan hacer del cuerpo.

Sostuvo que la población consume mucho pescado, dado el paso de ríos por la comunidad, y reiteró que es poca el agua que se hierve, ya que los pozos son profundos. Finalmente, la diagnosticaron con salmonela, pero no ha recibido tratamiento para su patología.

Lee también
“En 2017 hubo 200.000 casos de parotiditis y de nuevo estamos en las puertas de un nuevo brote”

Otro de los ciudadanos que estaban en las afueras del centro de salud relató que sus tres sobrinos, más los 20 que están hospitalizados, tienen recrecido el corazón debido a una acumulación de líquido.

Durante gran parte de la mañana y la tarde llegaban más pacientes al hospital. Uno fue directo a la emergencia pediátrica con el positivo de mal de Chagas, era un pequeño de apenas tres años de edad.

Este lunes una comisión de Corposalud viajaría hasta la población de Puerto Nuevo para evaluar la condición de los habitantes del sector.

Los medicamentos

Este 9 de abril el Hospital Central empezó a recibir las medicinas para el tratamiento.

El doctor Diego Soler, director médico de este centro de salud, informó que se recibieron 120 frascos de Benznidazol, con 100 comprimidos cada uno, los cuales serán utilizados “única y exclusivamente para los pacientes hospitalizados”.

Explicó que el tratamiento para esta enfermedad es prolongado y resaltó que el envío es suficiente para los pacientes recluidos en el nosocomio, además indicó que no se prescribirá de manera ambulatoria hasta tanto no llegue mayor dotación del medicamento. Esperan la entrega de más medicinas.

Fotos: Ana Barrera @anabarr84



Participa en la conversación