Cerca de 49 chipos mensuales recibe el Instituto de Medicina Tropical de la UCV

chipo

Más del 70 % de los estudiados, provenientes del Área Metropolitana de Caracas, tiene el parásito Trypanosoma cruzi, causante de la enfermedad de Chagas. Aunque el último informe del instituto recoge los datos correspondientes al periodo 2007-2013, investigadores afirman que en la actualidad las cifras se mantienen.

Caracas. En todas las parroquias del Área Metropolitana de Caracas hay chipos infectados con el parásito que ocasiona la enfermedad de Chagas, lo que pone a los caraqueños en un estado de vulnerabilidad elevado, más en un momento en el que son escasas las campañas de vigilancia y control epidemiológico.

En promedio, el Instituto de Medicina Tropical (IMT) de la Universidad Central de Venezuela (UCV) recibe mensualmente 49 chipos provenientes de las distintas parroquias caraqueñas, especialmente de aquellas que bordean la ciudad, tales como Sucre, Petare y varias comunidades del municipio Baruta. Más del 70 % de tales chipos está infectado con el parásito Trypanosoma cruzi que causa la enfermedad. Alta densidad poblacional, acumulación de basura y proliferación de roedores son factores atractivos para el insecto.

Se reciben de todas partes de Caracas, del piedemonte del Ávila, de San José, Lídice, La Pastora, de toda esa parte oeste de la ciudad, pero también de La Trinidad, La Tahona, Turgua y en las inmediaciones de la Universidad Simón Bolívar en Sartenejas, afirma Belkisyolé Alarcón de Noya, directora del IMT-UCV.

De acuerdo con el último informe del IMT-UCV sobre distribución de chipos en Caracas, correspondiente al periodo 2007-2013, de los 3551 chipos estudiados, más del 70 % resultó infectado con el parásito Trypanosoma cruzi, responsable del mal de Chagas.

Lee también
Proliferación de chipos mantiene en alerta a los caraqueños

El doctor Hernán José Carrasco, jefe de la sección de epidemiología molecular del IMT, afirmó que el panorama actual no varía en relación con los datos recogidos en el informe antes referido. “De acuerdo con los registros que tenemos actualmente, podemos decir que hoy la situación es la misma”.

En Caracas predomina una especie denominada Panstrongylus geniculatus, cuya picada no produce necesariamente el mal de Chagas. La especie pica, pero no evacúa inmediatamente, puede hacerlo después. Y la infección se da cuando a través de la herida producida por la picada o a través de otra herida el parásito entra en contacto con la sangre de la persona, explica el doctor Carrasco.

chipos
Foto: Captura de pantalla

En ese sentido, la situación en Caracas se diferencia de la del interior del país dado que tanto en el sur, como en oriente y occidente, existe una especie de chipo denominada Rhodnius prolixus, el cual defeca inmediatamente después de haber picado a la persona. La persona se toca la zona afectada, se frota, y lo que hace es ocasionar que el parásito presente en las heces entre en contacto con su propia sangre.

Además de la picada, otra vía de transmisión muy importante en Venezuela es la oral.

Tenemos una situación muy particular en el AMC que es la infección oral de Chagas: chipos infectados que defecan sobre los alimentos o que caen dentro de los jugos, generalmente chipos muy jóvenes que fueron paridos dentro de las casas. A esta situación sí le tenemos más temor porque significa que el chipo entró en la casa y se quedó a vivir en ella, lo que se conoce como domiciliación del insecto. Pueden deambular por la casa, por la cocina, entre los cubiertos, evacuar ahí o en la licuadora, etc, explica la doctora De Noya.

Recomendaciones
Para los expertos, hay dos caminos para evitar la enfermedad de Chagas: las medidas empleadas por las familias en el hogar, y las políticas de sanidad ambiental que deben ser ejecutadas por el Estado.

Lee también
Proliferación de chipos mantiene en alerta a los caraqueños

En el ámbito doméstico se recomienda:

  • Colocar telas metálicas y mosquiteros que eviten el ingreso de chipos.
  • Evitar televisores, computadoras y bombillas hacia las ventanas de las casas, dado que la luz es un factor que atrae a los chipos.
  • No permitir que las mascotas estén dentro de la casa.
  • No dejar alimentos expuestos, especialmente durante la noche.
  • Lavar bien los alimentos, particularmente las frutas.

A nivel de Estado, las sugerencias de los profesionales del área apuntan a la fumigación, el control de vectores y el control en mujeres embarazadas. Si usted me pregunta si eso se está haciendo, mi respuesta es: no lo sé”, dice De Noya, mientras que, a juicio de Carrasco, “se abandonaron campañas de vigilancia y de control epidemiológico.

El Instituto de Medicina Tropical de la UCV ofrece a los ciudadanos la página web www.chipo.chagas.ucv.ve a través de la cual ofrece información sobre todo lo relacionado con el chipo y con la enfermedad de Chagas, desde estudios hasta fotos de especímenes y recomendaciones de qué hacer si hay sospecha de haber sido picado por el insecto.


Participa en la conversación