Parlamentarios del ente legislativo se trasladaron a la sede del Sebin en Caracas para expresar su apoyo al también diputado y acordaron que acudirán a diversas instancias para denunciar lo que calificaron como una “desaparición forzosa”.

Caracas. A menos de 24 horas de lo que calificaron como una “desaparición forzosa” en contra del diputado Juan Requesens, la Asamblea Nacional (AN) emitió su primera respuesta institucional al instalar la comisión de Política Interior del Parlamento a las afueras de El Helicoide, en Caracas, lugar de detención del legislador.

La acción, que contó con la presencia de Juan Requesens (padre), de la presidenta de la FCU-UCV, Rafaela Requesens y de miembros del movimiento estudiantil, todos presentes en la sede del Sebin desde tempranas horas del miércoles, fue la primera movida institucional de la AN tras la detención del diputado que fue señalado por el propio presidente Nicolás Maduro como involucrado en el supuesto magnicidio en su contra y que tuvo lugar el pasado 4 de agosto.

La instalación de la comisión estuvo presidida por la diputada Delsa Solórzano, quien anunció que la misma debatiría sobre la posibilidad de abrir una investigación paralela a la que conduce el gobierno chavista para determinar lo que ocurrió el 4 de agosto y quienes fueron los responsables.

Por la comisión intervinieron una serie de diputados, el primero de ellos fue Juan Pablo Guanipa, quien dijo que será la investigación de la AN la que verdaderamente ofrezca los detalles a la opinión pública sobre lo que ocurrió en el supuesto magnicidio.

Lamentablemente, en este país quien debería llevar la investigación penal es un funcionario que lleva el Ministerio Público de forma írrita como lo es Tarek William Saab, quien dirije el TSJ ha demostrado que no quiere justicia, que no le interesa el Estado de Derecho y que solo le importa responder a los intereses de Miraflores. Por esa razón es pertinente que sea la comisión la que adelante una investigación para determinar qué fue lo que pasó, expresó Guanipa.

También intervino el diputado Luis Florido, quien solicitó un derecho de palabra en el que criticó no solo el “ensañamiento” en contra de Requesens, sino también en contra de Julio Borges, asegurando que la misma es un pase de factura por parte del “régimen”.

Lee también
Rafaela Requesens: “Los jóvenes venezolanos no le tenemos miedo a nada ni a nadie”

Hay que preguntarse, sinceramente, si lo que están haciendo ahora en contra de Julio Borges no es un pase de factura por haberse negado a firmar aquel acuerdo en República Dominicana, y también hay que preguntarse si lo que le hacen a Juan Requesens no es una represalia porque él, en el 2017, fue uno de los que estuvo al frente de las protestas ciudadanas, manifestó.

Tras esas intervenciones, y las de otros diputados como Mariela Magallanes y Juan Miguel Matheus, la comisión acordó no solo iniciar su propia investigación sino también dar a conocer los resultados de las mismas en diversos escenarios internacionales, desde la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, hasta la Unión Interparlamentaria.

Desde temprano y sin noticias de Requesens

Mucho antes de que los diputados llegaran a las adyacencias de El Helicoide para la instalación de la comisión, varios dirigentes estudiantiles se hicieron presentes en el lugar reclamando información sobre el diputado de Primero Justicia y exigiendo su liberación.

En la zona también estaban su padre, Juan Requesens, y su hermana Rafaela, presidenta de la FCU-UCV, que también fue detenida el martes en horas de la noche por miembros de los organismos de inteligencia.

Ambos destacaron en diversas declaraciones que no saben nada sobre el estado físico de Requesens y que exigen al gobierno de Nicolás Maduro información sobre el diputado.

Foto referencial: Francisco Bruzco @bruzco1



Participa en la conversación