Algunas familias de las zonas populares se han quedado sin preparar los alimentos para sus bebés porque se les acabó la bombona. Es en ese momento que comienza el viacrucis para comprarla. Muchos han desempolvado las cocinitas eléctricas o cocinan en casa de los familiares.

Caracas. A las dificultades para conseguir alimentos de la dieta básica del venezolano se suma la escasez de gas doméstico, problema que está haciendo mella en la población de las zonas populares de la Gran Caracas. Hasta cuatro meses reportan los vecinos sin recibir el suministro que debe hacer Pdvsa-Gas. Si encuentran, es a través de los revendedores, que las ofertan hasta en Bs. 6000. El precio en el llenadero de este producto es Bs. 50 y en las bodegas y en algunos camiones se puede conseguir en Bs. 600. Para una familia de siete integrantes este producto dura 10 días.

Desde hace cuatro meses que no llega el gas doméstico aquí al Retiro. Cocinamos con una hornilla eléctrica, pero nos turnamos. Primero lo hace mi hija, que tiene niños pequeños, luego yo y de última mi otra hija. Es una calamidad estar así ahora, contó Carmen Azuaje.

Siete días estuvimos buscando por todos los vericuetos de Catia una bombona pequeña. Nos parábamos a las 3:00 a. m. y no conseguíamos. Caminamos Los Frailes, Los Magallanes, llegamos a la avenida Morán y nada. Tuvimos que comprar una bombona en Bs. 6000. En los llenaderos no dan respuesta de por qué está fallando la distribución. De hecho, la semana pasada protestamos frente a la Ciudadela y los guardias nos dijeron que eso no era problema de ellos, denunció Dana Hernández.

Lee también
Hasta para comprar gas doméstico se hacen colas interminables en Los Frailes de Catia

Coromoto Méndez, habitante de Los Mecedores (La Pastora), tampoco ha tenido suerte con el servicio de gas doméstico: En Los Mecedores no se consigue y tuvimos que comprar una bombona de gas en Bs. 5000. Pagamos eso porque tenemos un bebé que alimentar. Hemos tenido que perder una mañana de trabajo esperando un camión que no llega.

Juan Carlos Pérez, sector La Grama de Antímano: “Aquí se hizo un censo por cada consejo comunal, supuestamemte, para organizar la distribución, pero todo lo contrario. El camión tarda muchísimo en pasar por el sector y la gente opta por bajar a La Colmena donde las colas son enormes. Desde las 5:00 a. m. hay gente esperando. Es un verdadero suplicio”.

Más penurias

Esta situación se vive en forma similar y regular en El Valle, Antímano, La Candelaria, San José, La Vega y Petare, donde los camiones de Pdvsa-Gas tardan semanas en pasar. La gente amanece esperando a los distribuidores. Cuando llegan, no suben a los barrios sino que se quedan en las entradas de las comunidades y, por tanto, solo aprovecha el que está más cerca.

Isabel de Espinoza, vecina de Catia, comentó que las dificultades en el suministro comenzaron hace dos meses, cuando cerraron las ventas de bombonas a lo largo y ancho de la avenida Morán.

“Las bombonas se conseguían a Bs. 6000 por la zona, luego intervino el consejo comunal, trae un camión que hace unos días llegó tarde porque vendió la mayoría de las bombonas en la avenida Morán y eso no debe ser, la otra mitad la vendió en nuestra comunidad”, dijo Espinoza.

Evelyn Martínez, vecina de Antímano, añadió que aunque en su zona el camión del gas pasa los viernes nunca ha podido comprar la bombona. Mientras que en la Intercomunal llega los sábados pero “las colas son infinitas”. Coincidió en que la avenida Morán es cuna de la venta clandestina y es posible adquirirlas en diferentes precios según su tamaño: Bs. 6000 la pequeña, 10.000 la mediana y 18.000 la grande.

Igual en la periferia

No solo en el municipio Libertador se las ven feas para comprar el gas. Los vecinos de zonas periféricas tienen que zanquear por varios lugares para conseguir una bombona. Para Maribel Materano, vecina de Montesano, en Maiquetía, es “una sufridera” conseguir gas doméstico.

Aquí en La Guaira es una calamidad comprarlo, no llega regularmente. Para que eso suceda el consejo comunal de cada sector tiene que solicitar el camión, de lo contrario no lo mandan. La bombona cuesta Bs. 100, no muy lejos a una cuadra de mi casa, pero sino la compras allí, te toca ir más lejos a Catia La Mar, al llenadero”.

En el sector El Calvario, en Guarenas, hacen honor a su nombre. Gretty Morales, vecina del sector, afirmó que los habitantes claman por este servicio. Los distribuidores pasan en horas indeterminadas. “Desde las 7:00 a. m. esperamos las unidades y son las 11:00 a. m. y no llega. Si pasan, dicen que están vacíos y no vuelven a subir. El servicio de Gas-Pdval tampoco tiene días específicos”.

Aun cuando el precio establecido como justo para la bombona de gas comunal es de Bs. 50, en la zona de Barlovento este producto puede llegar a costar entre Bs. 2000 y Bs. 5000 bajo la manga de los vendedores informales. “Es de hacer notar que el suministro en los depósitos de la zona es bastante irregular y cuando llegan los camiones son pocos los ciudadanos que logran adquirirlas, por lo que es común ver a personas en las calles de los pueblos caminando de un lado a otro con la bombona vacía a cuestas”, dijo Yerhika Villasmil, vecina de esa región mirandina.

Con información de Mabel Sarmiento.

Foto referencial: Cristian Hernández



Participa en la conversación