Este jueves se realizará una campaña para recibir donativos que beneficiarán a las madres y niños recluidos en los servicios pediátricos. Ya los días viernes la ONG Prepara Familia hace lo propio y lleva medicamentos y comida a los pacientes.

Caracas. Al J. M. de Los Ríos, conocido como el Hospital de Niños, se han sumado muchas voluntades. Desde que se incrementó la crisis asistencial y la escasez de insumos y medicinas son muchos los que dan su aporte.

Con la sopa semanal, los teteros, pañales, con jornadas recreativas y hasta con charlas para motivar anímicamente a las mamás que pasan todo tipo de calamidad mientras esperan en un pasillo la mejoría de su hijo se le ha brindado apoyo al J. M. de Los Ríos.

Prepara Familia, una organización no gubernamental, desde hace ocho años intenta que la carga de las familias que hacen vida en este puesto asistencial sea más ligera.

La mayoría de los que están en las salas de hospitalización son del interior del país y además de escasos recursos económicos.

Costear meses de hospitalización no es nada fácil, principalmente para las mamás que son solas y no tienen empleo.

Lee también
Estudiantes de Comunicación Social se meten en la onda de la educación vial

Por eso a Katherine Martínez, quien asumió el liderazgo de la ONG, no le importa sudar la gota gorda para tender ese brazo amigo.

Cada día las necesidades en el pediátrico son más álgidas. Requieren hasta lo menos pensado: un par de cholas.

Es por eso que este jueves 5 de octubre será el día de donar una prenda de vestir para el J. M. de Los Ríos, un hospital que este año ha sido noticia por el fallecimiento de siete niños del servicio de Nefrología, a causa de una bacteria nosocomial.

Esta jornada especial de recolección de ropa para los pacientes y sus mamás se realiza también con el fin de apelar a la sensibilidad de la población. En tiempos de crisis se resiste mejor en conjunto.

En caso de querer sumarse a esta acción de Gente Buena las coordenadas son: De 9:00 a. m. a 12:00 m. en la escuela Stella Matutina, ubicada en la avenida Coromoto de la urbanización la Alta Florida.

Esta es una labor de los voluntarios que apoyan a lo interno a los trabajadores de la salud, a los pacientes oncológicos, a los que necesitan un trasplante y están condenados a muerte porque estas operaciones siguen suspendidas.

Foto referencial: Angeliana Escalona



Participa en la conversación