En menos de 12 horas mataron a dos mujeres en Caracas por robo

mataron a dos mujeres

Liskeila Molina, de 34 años, recibió un tiro en la cabeza dentro de una camionetica en dirección a Antímano. Mientras que a Luisa Martínez, de 63 años, la hallaron muerta dentro de su casa en Petare. A ambas les quitaron sus pertenencias.

Caracas. Liskeila Molina tomó una camionetica en Plaza Venezuela porque el Metro tenía retraso. Momentos antes de que la mataran la llamó su hermano, a quien le dijo que iba por la autopista Francisco Fajardo, a la altura de Antímano, y que dentro de poco tiempo llegaría a la casa. Le dieron un tiro en la cabeza.

A la joven de 34 años le dispararon luego de forcejear con uno de los tres delincuentes, que abordaron la unidad de transporte con destino a Antímano, cuando este trató de arrebatarle la cartera. Eran las 3:00 p. m. del martes 7 de mayo.

Su hermano, Reinaldo Molina, explicó que Liskeila le había dado su celular, marca Blackberry, a los delincuentes. Presume que se puso nerviosa. Generalmente, él la llevaba hasta su casa porque trabajaban cerca, pero ese día no fue y no la pudo buscar.

No voy a pedir justicia, la justicia no me la va a devolver, dijo.

Liskeila trabajaba en el área de mantenimiento en el Ministerio de Finanzas. Vivía en Carapita y tenía una hija de 16 años. Sus familiares dijeron que era muy trabajadora, a diario despertaba a las 5:00 a. m. para iniciar su rutina.

Fuentes policiales indicaron que los delincuentes se bajaron en la estación del Metro Antímano y que el cuerpo de la víctima fue arrojado en la autopista. Abordaron la unidad en Plaza Venezuela, con el resto de los pasajeros.

Lee también
Antímano: una parroquia echada pa'lante

Robo y homicidio dentro de vivienda

A Luisa Oletta Martínez, de 63 años, la localizaron muerta dentro de su casa, en la zona 1 del barrio José Félix Ribas, en Petare.

A un vecino que siempre la veía le pareció raro que no contestara al llamado de la puerta. Por eso se montó por el techo y al ingresar a la vivienda la descubrió maniatada y amordazada en la sala.

Fuentes policiales presumen que la víctima conocía a los delincuentes, porque la cerradura no presentó signos de violencia. La casa estaba en completo desorden por lo que se desconoce qué robaron.

La hija de Luisa está fuera del país y por eso la mujer vivía sola. Era profesora jubilada.

El director del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), comisario Douglas Rico, dijo que en los últimos meses personas de la tercera edad son víctimas de delincuentes, pues los captan fácilmente para ingresar a su vivienda.

Normalmente, viven solas y después de que entran a la residencia les roban todo. Hay momentos con finales tristes y otros corren con mejor suerte, por eso hacemos un llamado a denunciar estos hechos, explicó durante una rueda de prensa el 6 de mayo.

Rico se refirió al homicidio de Orlando Francisco Rojas, de 67 años, quien fue asesinado dentro de su casa en la esquina Ferrenquín, en La Candelaria, el 21 de febrero a las 6:30 p. m. Cargaron con varias pertenencias del hombre.

El grupo de cuatro delincuentes involucrado en el caso de Rojas fue detenido por el Cicpc la mañana del 30 de abril en Cotiza.

Lee también
José Altuve hace swing para ayudar a los niños en Antímano

Participa en la conversación