En San Cristóbal muchos compran alimentos antes de que llegue la reconversión

Con angustia en los rostros, los andinos gastaron los ahorros que tenían en bolívares, pues temen que el martes no puedan comprar nada, luego de los anuncios hechos por Maduro.

San Cristóbal. Confusa jornada vivieron los ciudadanos en San Cristóbal, quienes poco a poco fueron saliendo de sus casas con más incertidumbre, tras los anuncios realizados por el presidente Nicolás Maduro la noche del viernes.

Los supermercados no sacaron productos regulados a la venta, pero algunos clientes aseguraron que los huevos, al menos, estaban más económicos que en la calle.

En la bodega del barrio donde vivo amanecieron  a 15 millones y aquí están a ocho. Compro casi dos aquí con lo que pago uno allá”, indicó una compradora en un supermercado de cadena.

Al consultarles sobre las expectativas, tanto compradores como trabajadores no saben lo que va a pasar el lunes. Señalaron al unísono que no hay más alternativa que seguir trabajando.

Afortunadamente, para quienes pagaban, los puntos de venta funcionaban sin novedad, salvo con las tarjetas del Banco Bicentenario, las cuales no pasaban en ninguna parte.

En los mercados municipales la presencia de compradores era la habitual de un sábado, pues este es el día acostumbrado para realizar las compras de verduras, frutas, hortalizas y carne. Sin embargo, los precios registraban un incremento de 100 %. Es decir, si un kilo de plátano la semana pasada costaba 150.000 en efectivo, hoy costaba 300.000. Si se paga por punto, los precios son mucho más elevados.

Lee también
Desconcierto entre los ciudadanos por el nuevo repertorio económico de Nicolás Maduro

Comerciantes aún manifiestan confusión, pero señalaron que deben esperar a ver cómo van a ser las cosas con el cono monetario.

“Uno pensaba que los precios solo iban a cambiar con el tema de los ceros, pero esto lo cambia todo. No sabemos qué hacer, pero no podemos dejar de trabajar”, señaló Heriberto Escobar, dueño de un puesto en el mercado de los Pequeños Comerciantes.

Por su parte, en las estaciones de servicio se mantuvo la dinámica de siempre. Inmensas colas son el pan nuestro desde hace muchos años. Revendedores de gasolina en la ciudad estaban reacios a vender el combustible a tempranas horas. Sin embargo, ya avanzada la mañana procedieron a venderla, pues deben esperar a septiembre para ver los nuevos precios.

Foto: Ana Barrera


Participa en la conversación