El principal del Venezuela-Colombia se equivocó al marcar el penal que decretó el 1-1 en el inicio del hexagonal por estar lejos de la jugada.

Caracas. Corría el minuto 84 del Venezuela-Colombia y la Vinotinto Sub 20 contaba con un efectivo más en el césped del Atahualpa de Quito. Además, el equipo de Rafael Dudamel dominaba la pizarra 1-0 y no pasaba sobresaltos ante la oncena cafetera.

En medio del torrencial aguacero que caía en la capital ecuatoriana, un contragolpe neogranadino terminó en un balón largo para Juan Hernández, quien tropezó con el portero venezolano Wuilker Fariñez antes de caer en el área chica. Lo que parecía un contacto limpio, donde el guardameta toca el balón, se convirtió en un cobro desde los 12 pasos decretado por el réferi uruguayo Jonathan Fuentes. La decisión del silbante produjo una gran molestia en el estratega criollo.

“El resultado final me deja un poco de amargura, porque nos empatan con un penal que no fue, ya pregunté en Venezuela, ya pregunté en Colombia, no fue penal. Se están equivocando muy seguido con Venezuela y eso no me gusta”, señaló el exportero, que hizo un pedido quizás algo comprometedor para el resto del torneo: “No nos regalen nada, pero no nos quiten”.

La opinión arbitral

Más allá de la calentura de Dudamel y los chamos por perder tres puntos que deberán recuperar hoy ante Ecuador, el exárbitro internacional Lenín Rodríguez le da la razón al seleccionador nacional, pero explica el porqué del fallo: “Las jugadas tienen varias lecturas y el árbitro siempre hace una lectura del juego. Por lo general, el juez siempre maneja información de los jugadores de ambos equipos”.

“En 95 % de las veces, una jugada como la de Fariñez, que además es de contragolpe, siempre va a agarrar al árbitro lejos de la acción porque los jueces no pueden correr al ritmo de los futbolistas. Y en estos casos el delantero sabe que automáticamente cuando lo tocan en el área en ese tipo de situaciones, el árbitro va a pitar el penal, aunque el portero hizo una jugada muy limpia”, aclaró el especialista, para quien incluso la nacionalidad del silbante pudo influir en su forma de dirigir el encuentro.

“Los árbitros uruguayos, a excepción de Jorge Larrionda, no se caracterizan por estar cerca de la jugada. No están encima como el colombiano Roldán o el venezolano Jesús Valenzuela”, acotó el también analista televisivo, que, en términos generales, ha visto aceptable el nivel arbitral del Suramericano donde, apunta, los colegiados conversan mucho y se lo piensan dos veces antes de amonestar a un futbolista.

Lee también
Sub 20 en Daejeon: 3 victorias, 10 goles y el arco en cero

Foto referencial



Participa en la conversación